#4 TiemposDesafinando

Volver a nacer | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

Escenarios de ayer, hoy

 

Si se pudiera dejar de pensar en el pasado, uno tan vergonzoso, desatinado políticamente que nos arrojó una historia como esta: Después de la caída de Florencio Salazar, gobernador del estado, se suscitaron eventos políticos sociales desastrosos para los que vivimos aquí. En un periodo de 10 años, cinco gobernadores pasaron por la silla principal de palacio de gobierno, todos pertenecientes al Partido Revolucionario Institucional. Sería una historia pasada si no es porque quienes iniciaron la confrontación con el priismo están de vuelta en el escenario público muy activos: los navistas.

El navismo ha vuelto, a través de organizaciones del Frente Ciudadano Anticorrupción, impulsado por el Dip. Xavier Nava, quien llega a su cargo promovido por el PRD, a quien hoy le hace el feo y forma junto con un sin número de exmilitantes panistas, petistas y expriistas, el llamado movimiento “ciudadano” Galileo, todo para poder alcanzar la candidatura a la alcaldía del municipio de la capital.

Hace 25 años, Teófilo Torres Corzo entraba a palacio de gobierno por la puerta grande, después de la dimisión de Gonzalo Martínez Corbalá, apoyado por simpatizantes del PRI, quienes habrían de entrar y romper el cerco que los navistas habían formado frente a las puertas de palacio. Un servidor estaba en la primera línea creyendo que luchaba por los ideales de alcanzar una paz en San Luis Potosí, para mi mala suerte me vi envuelto en la muchedumbre y caí al suelo, si no fuera por un amigo que jalo del cinturón habría quedado muerto o paralítico, eso sí, al reincorporarme, Don Guillermo Pizzuto se llevó sus buenas trompadas y después desfallecí.

Tiempos pasados sin duda que hoy recaen en la memoria que no deja de recordar cada octubre, reflexiono. Como un servidor muchos jóvenes de aquellos años, priistas todos, de alguna manera arrojados, comprometidos con nuestros principios ideológicos, luchábamos por lo que deseábamos con base en doctrinas revolucionarias, democráticas y justas, lo que hoy parece ha cambiado un poco. Se observa que han añadido a ese adoctrinamiento el cómo defender las prácticas políticas erróneas y ofensivas de quienes llevamos al poder.

¿A qué viene esto? Pues digamos que los anteriores actores del caos político salen de sus trincheras y se está repitiendo la historia. Hoy las alianzas no escritas de las cúpulas apuntan a apoyar navismo nuevamente, a costa de su mismo partido y sus militantes, quienes han estado en primera fila todo el tiempo. ¿Que no tendrá el PRI figuras destacadas como para andar pepenando otros personajes?, por lo que se ve, no interesa promover a nadie de casa.

Causales

La casualidad no existe cuando se realizan acciones que no permean a la sociedad. Revista 32, en su análisis toma en cuenta ocho factores para realizar su encuesta y analizar la percepción que se tiene de los gobernadores del estado, los cuales han sido permanentemente cuestionados en la labor. El potosino fue evaluado como sigue: En Gobierno, comunicación, atención ciudadana, 75%, lo califican mal; obras pública, 70%, negativo.

La economía y comercio se salvan con el pelo de un calvo, con más del 53% de aprobación; el número de empleos generados y el crecimiento económico, mayor a la media nacional, del 5.3% su salvación.

El estado es uno de los de mayor dinamismo del país. Sin querer ser pesimista, permítanme decirles que la capital del estado aporta el 69.7% del Producto Interno Bruto, seguido de Villa de Reyes, con el 8.2%; después Soledad de Graciano Sánchez, con el 3.9%; Villa de Zaragoza con el 0.4% y Mexquitic con el 0.2%, la Zona Metropolitana, por si sola, aporta al crecimiento del estado el 82.4% de la riqueza, significa que resto de los municipios únicamente aportan el 17.6%, de ahí la pobreza.

El desequilibrio en el crecimiento está en las diferentes zonas del estado. Prácticamente viven de dádivas estatales, sin tener la menor oportunidad de generar mejores beneficios de desarrollo, los municipios se hunden en la miseria. Urgen políticos con sentido común y esos solo se encuentran en los funcionarios público de “a pie”, porque los gargantones ni se inmutan.

En valores, cultura, medio ambiente, servicios públicos, movilidad urbana, desarrollo social, salud y educación, tienen una desaprobación del 63% promedio.

Donde hay desesperación, existe el enojo y cuando hay enojo, todo se califica mal, 95% de desaprobación en seguridad publica, la sociedad, harta de la incompetencia, el desatino y la falta de cambios radicales en este tema de inseguridad. La suma de todo lo anterior ha generado que 9 de cada 10 potosinos desaprueben la gestión del gobernador.

 

Desafinando FA

Fiscalia General

“Sobre el cimiento de la necedad, no asienta ningún discreto oficio”, lo decía Cervantes, sin embargo, el caballero andante Don Quijote de la Mancha es necio al querer cambiar al mundo, “cambiarlo no es locura, ni utopía es, ¡justicia!”

Hablando de justicia, nuevamente se equivocó el camino, al presentar por fin una terna a fiscal general donde aparece el actual procurador, no aporta nada si se desea cambiar la impartición de la justicia, hoy los potosinos nos quedamos con las ganas de una fiscalía autónoma, no es la persona, ni los grados académicos y mucho menos el manejo técnico de las leyes de Federico Garza, es el hecho que se ignoró la voz ciudadana, se antepusieron los intereses de los grupos del poder. Se esperaba la reflexión con miras a obtener un fiscal independiente del Ejecutivo, que no lo ate ni la amistad y compadrazgo, que pudiera lograr un equilibrio justo, libre y verdadero. Señores diputados, si se dicen autónomos soliciten una nueva terna de abogados, para ocupar la Fiscalía General del Estado

Se puede cambiar, si se quiere, no todo está perdido, una pausa para pensar en establecer nuevo orden, nuevas caras sin los políticos consejeros negativos, sin el envilecimiento del poder, escuchar hace falta, actuar es urgente.

Nos saludamos, hasta pronto.

Caminante369@yahoo.com

También recomendamos: De Asalariados vs Limosneros | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Decolorados | Columna de Édgar Santillana

Siguiente Nota

Ser flaco | Columna de Alex Valencia