#4 TiemposDesde mi clóset

El VIH y yo | Columna de Paúl Ibarra

Desde mi clóset

Hace siete años acudí por primera vez a la Plaza de Carmen al evento por el Día Mundial del sida. Esa ocasión me tocó presentar un par de números de baile con el grupo en el que participaba. Recuerdo que apenas hace meses había salido del clóset. ¡Todavía no realizaba activismo más que la escritura de artículos en una revista electrónica regia llamada Ulisex! Era pues uno de los primeros actos públicos en los que comprometía mi identidad sexual.

Luego de ese primer acercamiento decidí involucrarme en labores para hacer frente al VIH y el sida, es así que inicié mi servicio social en la asociación civil Amigos Potosinos en Lucha contra el sida. Aprendí la aplicación de pruebas de detección, acompañamiento entre pares, así como estrategias comunitarias de prevención. El tema me empezó a apasionar. Con la guía de Andrés Costilla, dirigente de APLCSAC, logré incorporarme a actividades varias para la reducción del estigma y discriminación asociadas a la infección por VIH y el sida. En este espacio aprendí muchas cosas, sobre todo de la necesidad de generar acciones colectivas para mitigar los efectos de la discriminación hacia las personas con el virus. El VIH es un virus que podemos controlar en la actualidad con el tratamiento adecuado, la discriminación y violencia asociadas a este, son nuestro principal enemigo en la actualidad.

Luego de varios años, decidí continuar mi camino en un proyecto propio, Red Diversificadores Sociales AC. Desde 2013 y hasta la fecha, hemos colaborado en la construcción de espacios favorables libres de estigma y discriminación hacia el VIH, así como la prevención y detección oportuna del mismo.

Hoy en día, tenemos un reto muy grande por cumplir: el 90, 90, 90. Que en 2020 el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto al virus. Que en 2020 el 90% de las personas diagnosticadas con el VIH reciban terapia antirretrovírica continuada. Que en 2020 el 90% de las personas que reciben terapia antirretrovírica tengan supresión viral. Es un reto ambicioso, quedan solo tres años y estamos, al menos en México, 20% abajo del estimado. Es importante fortalecer los esfuerzos combinados entre sociedad civil y gobierno para llegar a la meta. Los compromisos por parte de los estados son importantes ya que el etiquetamiento de recurso destinado a la prevención y detección de esta infección, disminuye dramáticamente año con año.

Por último, es importante que las personas entendamos que la mejor manera de prevenir el VIH es el uso de condón en todas nuestras prácticas sexuales penetrativas. Cualquiera estamos expuestos al virus. Es necesario realizarnos la prueba de manera periódica para conocer nuestro estado serológico frente al virus.

@paulibarra06 

También recomendamos: Diluir luchas, cooptando movimientos | Columna de Paúl Ibarra Collazo

Nota Anterior

La Liga de la Justicia | Columna de Víctor Hernández

Siguiente Nota

José Antonio Meade, ¿candidato priista? | Columna de Marco Martínez