Victorias morales. Columna de El Mojado

16:34 25-noviembre-2016
Victorias morales. Columna de El Mojado

RUDEZA NECESARIA

2854970_full-lnd

A finales de los 80, la revista argentina Solo Futbol publicaba, al final de la ficha estadística de cada partido, un resultado moral que dependía de la visión del reportero, pues según el número de llegadas de cada equipo y las acciones del encuentro, la revista daba a conocer -a su gusto- cuál era el resultado más justo para cada juego.

Según el blog En Una Baldosa -también argentino-, Solo Futbol daba seguimiento a estos resultados, pues publicaba cómo iría la tabla de posiciones de cada campeonato de haberse dado el resultado moral.

Una derrota de 1-0 para tu equipo que era reconocida como una victoria moral por 3-1, como ejemplifica En Una Baldosa, podía dar un poco de paz a corazones atribulados. O no.

La historia del futbol mexicano está llena de triunfos morales, pero pocas victorias reales. La Confederaciones de 2005, las eliminaciones en los mundiales de 98, 2006 y 2014 y hasta la eliminación de anoche de la Selección Femenil Sub 20 son las afrentas más recientes al orgullo nacional, sufridas por equipos superiores en la cancha pero inferiores en el marcador.

A nivel de clubes, los resultados morales también han sido un gran enemigo de los mexicanos. Desde la derrota de Cruz Azul en la final de Copa Libertadores de 2001, seguida de las de Chivas y Tigres; las derrotas de América y Pumas en Copa Sudamericana y hasta las participaciones de Necaxa y Atlante en Mundial de Clubes.

Pero no todo es malo. Pese a las tristezas que significan las victorias morales, pero derrotas en la realidad, otros equipos en el mundo han logrado superar sus historias de solo victorias morales para convertirse en los mejores del mundo.

El ejemplo más claro es el Barcelona, acostumbrado siempre a perder mal jugando bien, pero que terminó por convertirse en el mejor.

¿Es esto esperanzador? Por supuesto que no, porque para que el futbol mexicano se vuelva triunfador, como el Barcelona, necesitaría una generación dorada. La misma que después de dos campeonatos mundiales sub 17 seguimos esperando.

¿EL NUEVO REY MYSTERIO?

Máscara Dorada llegó a WWE, de planta. El tapatío se lo merece, pues es el mejor luchador mexicano de la actualidad. La idea, obviamente, es intentar que llegue a ser un estandarte latino de la empresa más importante de lucha libre en el mundo. El camino es difícil, pues no solo se trata de luchar bien, sino de ser llamativo como personaje y adaptarse al sistema de la empresa. Éxito para él, Gran Metalik.

Otras columnas de El Mojado.

 
 
Comentarios