Estado

El vergonzoso 2º lugar en violaciones de SLP

Entre los 12 estados con Alerta de Género, solo Morelos tiene más ataques sexuales de ese tipo

 

Por: María José Puente

En octubre de este año, la Fiscalía General del Estado detuvo a un chofer en la huasteca potosina, acusado de haber intentado violar a una niña de secundaria a la que trasladaba al municipio de Huehuetlán.
Relata el reporte que ella abordó la camioneta para ir a su casa pero en cuanto los demás pasajeros se bajaron, el chofer tomó otro rumbo con el pretexto de recoger a otra persona. En lugar de ello llegó a un lugar solitario donde aprovechó para jalarla a la parte trasera y comenzar a manosearla.
Ir del abuso sexual a la violación certera es la realidad de cientos de mujeres en la Huasteca Potosina, donde la violencia machista está enraizada al grado de colocar a tres de sus municipios entre los que recibieron la Alerta de Género en Junio de este año en San Luis Potosí.
En la teoría, las autoridades potosinas deberían tener ya diseñado e incluso comenzado a implementar una serie de estrategias orientadas a combatir esos y otros delitos relacionados con la violencia de género; sin embargo, los números arrojan una realidad distinta.
Según la organización Semáforo Delictivo, San Luis Potosí ha acumulado en lo que va de 2017 más violaciones que ningún otro de los cinco años previos. De hecho, según el corte de octubre, el estado se ha posicionado en el lugar 7 de los estados donde más violaciones en promedio se cometen en México.

Vergonzosa plata

El ranking nacional no es el único donde San Luis tiene una de las principales posiciones por el número de violaciones que se cometen, sino que comparado con los 11 estados donde también se ha declarado la AVG, solo es superado por Morelos, donde la tasa de violaciones que se cometen es de 15 por cada cien mil habitantes. Dos más que en la entidad potosina.
San Luis Potosí incluso desluce contra estados como Guerrero y Nayarit, cuyas AVG se declararon casi a la par o poco después que en San Luis Potosí y aunque la comparación puede resultar apresurada, vale la pena notar que existe entre estos estados y el potosino, una diferencia tasada de 5 contra 13 violaciones por cada cien mil habitantes.
Además, San Luis es de los 3 estados donde el semáforo ha mantenido el color de alerta durante todo el año por la cantidad de violaciones reportadas, junto con Colima y Veracruz. Es decir que la estrategia de seguridad y prevención no logró en ningún mes de 2017 revertir la tendencia a la alza en estas tres entidades.

Ni para cuándo

Para implementar la AVG en San Luis Potosí se requiere de un presupuesto destinado por el gobierno estatal de manera general y por cada dependencia de forma particular. Además, la norma marca que esa cantidad debe entregarse a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia de Género contra las Mujeres (Conavim) a más tardar diez días después de la declaratoria, lo que nunca sucedió.
Más aun, a días de aprobar el paquete fiscal para 2018, la Secretaría de Finanzas dio muestra de que combatir la violencia de género no es una prioridad para el gobierno carrerista pues quedó manifiesta la ausencia de recurso destinado para ello.
Se están construyendo los proyectos específicos. Todavía no hay un presupuesto. No va a estar en un solo día. Esto se va a ir construyendo paulatinamente”, reconoció el titular de Planeación y Presupuesto de la Secretaría de Finanzas, Manuel Algara Cossío, y agregó que algunas dependencias “han instaurado programas para combatir esta problemática”.
Momentos más tarde, la dependencia que dirige José Luis Ugalde contradijo lo dicho por su funcionario en un comunicado de prensa donde trazó un improvisado presupuesto “derivado de los montos probables que de sus propias asignaciones presupuestales destinará cada dependencia”.
El secretario de Finanzas fue más allá y estimó que cada dependencia del gobierno potosino recortará de su presupuesto para implementar lo que le toca de la AVG hasta sumar 152 millones 593 mil 339 pesos.
De ese presupuesto escrito en el aire, 21.4 millones de pesos serán para realizar un diagnóstico por incidencia y localización para establecer medidas de vigilancia y patrullaje en zonas de riesgo, una parte muy importante para la prevención de ataques sexuales a mujeres.
Por ejemplo, alumbrado y vigilancia quizá hubieran evitado que a Berenice la levantara con violencia el chofer de un camión de personal en Soledad de Graciano Sánchez en agosto de este año.
Ese día ella iba a trabajar pero el hombre la encerró en el camión para violarla, golpearla y tasajearle la espalda con un cuchillo. Después la tiró por ahí y ella de milagro alcanzó a llegar a una zona poblada a pedir ayuda. Ese mes se registraron otras 39 violaciones en San Luis Potosí, 11 más que en 2016, 17 más que en 2015, 26 más que en 2014 y 25 más que en 2013.

 

También lee: SLP, en su peor crisis de seguridad; reprobó las 8 categorías de Semáforo Delictivo

Nota Anterior

Xavier Nava: the favourite of the PRI

Siguiente Nota

En el futbol no hay tiempo: nuevo DT del Atlético de San Luis