#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

¡Uuuuuyyyyy el cambio! | Columna de Jorge Saldaña

Tercera Llamada

¿Cuántas veces en las campañas escuchamos la promesa de cambio? Sí, Culto Público, ese juramento empaquetado en slogan de diseño a la medida para ofrecernos justamente el cambio histórico, el cambio urgente, la transformación, el cambio de rumbo, el cambio de los malos por los buenos, el cambio que merecemos, la hora del cambio, e interminables versiones del mismo compromiso.

Se le adjudica a Heráclito aquella frase matona de “lo único constante es el cambio” y como viene de un barbón griego y tiene aparentemente todo el sentido del mundo, muchos confiamos en esas sabidurías como si fueran una verdad absoluta, axiomas. Quizás lo son, pero se vale diferir, sobre todo si las aplicamos a los asuntos sociales y políticos en México y en nuestro querido San Luis Potosí.

En México, a partir del primero de julio, tanto los seguidores de AMLO como sus detractores hablan del cambio, unos con gran esperanza y entusiasmo, otros con miedo.

La premisa de que todo va a cambiar mantiene pues la incertidumbre (positiva o negativa) en un país que ha soñado con un cambio desde que se convirtió en país. He aquí la primera pista: si todo ha cambiado, independencia, revolución, reforma, Fox y ahora AMLO, ¿por qué todo sigue igual y queremos seguir cambiando?

“La cuarta transformación del país” se oye magnífico aunque muy pocos sepamos en términos prácticos lo que significa, pero al parecer no importa, la cosa es que sabemos que vendrá un cambio y eso ya nos anima, es probablemente el sentido de aventura del mexicano o de plano el pensamiento de que cualquier cosa diferente a la que se vive hoy no podría ser peor. No lo se.

La narrativa del candidato presidencial por ejemplo, nos habla de la transformación de un México que está sumido en la corrupción y en manos de un pequeño comité de poderosos, a uno que de la noche a la mañana, según nuestro presidente electo, dejará de ser corrupto y corruptor, y que además pasará de estar sometido a la Mafia del Poder para estar entregado a la voluntad de todos los mexicanos.

Qué maravilla (y que conste que soy Chairo y voté por AMLO) pero… ¿en serio cree usted que a partir del primero de diciembre los contratos y licitaciones del gobierno se harán con absoluta transparencia? ¿Y luego los compromisos de campaña?

¿En serio cree que el dos de diciembre los policías no recibirán moche?, y más importante, ¿usted dejará de ofrecerlos?

Los trámites gubernamentales, el acceso a becas, el acceso a programas federales, el reparto de programas de financiamiento, los créditos a fondo perdido, la compra-venta de plazas, el moche por el puesto, el escritorio o hasta el lugar de estacionamiento, el envío de regalos de todos los tamaños a los funcionarios y burócratas, ¿de verdad cesarán de la noche a la mañana? ¿No que todo cambió?

Para salirnos incluso del sistema-gobierno, a partir de la toma de posesión de AMLO como presidente, ahora sí legítimo, de México, veamos un ejemplo simple en la Zona Industrial potosina, ¿los proveedores dejarán de invitar a los compradores a tremendas comilonas para ser los favoritos a la hora de recibir las codiciadas órdenes de compra? ¿El gerente dejará de recibir los apapachos de los proveedores, compradores de chatarra, subalternos y otros interesados en gozar de los alcances de su mando?

Volvamos al tema político pero ahora local. Ganó Xavier Nava y ganó bien. Los números estuvieron dos a uno a su favor.

Personalmente quiero que le vaya bien para que le vaya bien a San Luis aunque es momento también de dejar las cosas claras: Me podría hacer tonto y dejar pasar el asunto. Callar sobre todo lo dicho aquí sobre Nava y hacerme el inocente con la nueva administración. No lo hago y no lo haré.

Sigo pensando, personalmente, que el nieto del doctor es un farsante que escondió sus bienes y propiedades en las faldas de su esposa y que no es todo lo que tiene que esconder. Que no tiene la altura moral que él cree tener, que traicionó una vez y que lo volverá a hacer, que abandonó sus ideales por ser el candidato del gobernador, y que carece de cualquier trayectoria de beneficio para SLP como para ahora tomar las riendas de la ciudad.

Electoralmente me equivoqué en mi cálculo y lo reconozco. Ganó Xavier y lo acepto sin problema, pero lo que no me he permitido nunca es arrepentirme, recular o rajarme. Todo lo dicho lo sostengo.

Explicar los cómo y porqué de los triunfos y derrotas lo dejaré para otra ocasión. Regresemos con el asunto del cambio.

Todo cambió en San Luis porque ganó Xavier Nava porque la única constante en el universo es el cambio. Falso.

Todo cambió para seguir igual o peor. Desde aquí se lo adelanto: Ningún esfuerzo de tres años y la mejor voluntad del alcalde electo dejará a la ciudad sin baches. Tampoco terminará la inseguridad porque el señor Nava despache en la UAM. Ningún ladrón, extorsionador, grupo criminal o asesino está preocupado porque terminarán sus actividades en la capital por el solo hecho de la toma de protesta de Nava Palacios.

Habrá colonias sin agua. Habrá calles sin pavimentar. Habrá desempleo, habrá gente que no tenga que comer, habrá carencia de servicios públicos, habrá lugares donde no se recoja la basura, habrá manifestaciones de comercio, habrá constructores inconformes, habrá compromisos de campaña que se deberán pagar. Habrá corrupción y habrá contratos a modo para los amigos que ayudaron en la campaña.

No quiero ser el pesimista o, como dicen, el optimista mal informado de la ciudad, incluso deseo de todo corazón que todos esos temas que enlisté se atiendan con inteligencia, pasión y honorabilidad. Que se avance todos los días por el bien de la ciudad que es de todos, pero créame, no cambiará la ciudad gran cosa.

Entonces, lo único permanente no es el cambio. Lo único permanente es la tensión por que las cosas cambien…para que sigan igual y se quiera volver a cambiar. En tres años habrá voces que no estarán de acuerdo en la forma de gobernar de Xavier y a los que vengan después de él les ocurrirá lo mismo. Se lo firmo.

 

jfsh007@gmail.com

@jfsh007

 

BEMOLES

EL ÉXITO TIENE MUCHOS PADRES

Los malos perdedores son comunes en la política. Pero hay una estirpe menos rara, la de los malos ganadores, aquellos que no están contentos si no humillan al enemigo y le hacen morder el polvo. Inocentes… el éxito no es buen consejero, embriaga y desordena a los grupos. Recuerden que a partir del triunfo, la competencia está al interior de los equipos y serán sus amigos los que les traicionen #NiSeChiflen

 

EL NOVENO CÍRCULO

En su obra, El Dante reservó la cuarta zona del noveno y último círculo del infierno para los que traicionaron a sus benefactores. Ahí se castiga al propio judas, por ejemplo. Ahí justamente quizás sea el destino de Antonio Meza Rojo, director de información del Gobierno del Estado, pero también asesor de medios de Gustavo Barrera y Juan Carlos Velázquez Pérez, “El Famyto”. A Toño Meza, de apodo “El pelicanote”, se le olvidan dos cosas: Que cuando lo corrieron del Gobierno del Estado y andaba por la calle de la amargura, la alcaldía de Soledad lo cobijó y le mató el hambre, y segundo y más importante, que es un funcionario de gobierno que está usando su tiempo para asesorar a un candidato, cometiendo así un delito electoral y desviando recursos de todos los potosinos. Si a alguien le queda duda, que vaya al café de la calle Díaz de León, donde despacha Meza Rojo los lunes a los candidatos perdedores que quieren impugnar y hacer guerra sucia al mismo tiempo. ¿El gobernador estará enterado? #Judas

 

NO ES LO MISMO

Por cierto, hablando del trabajo de Comunicación Social, en el boletín difundido el martes por esa oficina con el título “Eleva Fitch Ratings calificación crediticia de SLP” existió a todas luces error, pero como en esa oficina se hace lo que quiere, así se distribuyó a medios. Más tarde, la Secretaría de Finanzas aclaró puntualmente que el título menciona el término “Eleva” en lugar de “Mejora”, que es lo correcto. Aunque el contenido del boletín sí precisa que la calificación fue ratificada y que la mejora fue en la perspectiva crediticia (lo que significa que Fitch considera que el gobierno puede subir la calificación en el corto plazo) no es una elevación de la calificación técnicamente hablando, pero los acelerados de Comunicación Social pusieron una vez más al gobierno de Juan Manuel Carreras en entre dicho. Bien por Finanzas que es preciso en lo que informa, mal por los encargados de informar. #AdriánNiEstáEnterado #ParaVariar

También recomendamos: Navismo fake | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Legisladores ya electos para otros cargos vuelven por sueldo y bonos

Siguiente Nota

De “la prole pendeja” a aconsejar a los hijos de AMLO, esto dijo Pau Peña