Desafinando

Universo paralelo. Acuerdos a tu favor. Columna de Óscar Esquivel

DESAFINANDO.

congreso sanluisino

Una cosa es ser feliz haciéndose idiota… otra serlo

LXI LEGISLATURA

Hemos oído hablar del universo paralelo, la dimensión desconocida, viajes en el tiempo y toda clase de ciencia-ficción, los científicos en teoría han demostrado que se puede viajar al espacio en un gusano o portal que atraviesa el universo en un tiempo muy corto recorriendo grandes distancias.

Pues bien, el tiempo y el espacio de nosotros los ciudadanos no es el que mismo que compartimos. Un ejemplo: con los diputados de la actual LXI Legislatura en San Luis Potosí.

Cuando no es uno es el otro… despilfarro al por mayor… hacen cosas sin pensar, después se arrepienten -como con el incremento del sueldo, como niños regañados se fueron al rincón a exculpar su falta-. La incapacidad de análisis de su entorno, de observar a la gente común, donde la mayoría no gana lo suficiente para la completar la canasta básica. Analizar es una isla en el subconsciente de su intelecto.

Diputados proponiendo leyes educativas sin conocimiento que actualmente las escuelas imparten activación física dos veces por semana de 45 minutos –el oficialismo periodístico les aplaude todo-.  Un Congreso que tira el dinero: un millón trescientos mil pesos para los informes anuales, 50 mil pesos para cada uno, ¡¿y que informaron?! ¿Gestiones ante los otros poderes? –Obviamente- el ejecutivo solo apoyo a uno que otro diputado consentido, como las solicitudes a la Sedarh, donde pocos tuvieron respuesta a los proyectos presentados o de plano “hasta nuevo aviso”.

Hemos caído en desgracia… para algunos la felicidad se alcanza siendo diputado, porque no hay manera más agraciada que ser congresista local, pareciera que la locura colectiva, la esquizofrenia del poder, son las dos maneras de ser feliz; como diría Freud “dos maneras de ser feliz, una hacerse el idiota y otra serlo”.

Los intereses políticos están a la orden del día, no respetan los acuerdos previos, no se someten a un reglamento, como lo sucedido con la aprobación de matrimonios igualitarios, el coordinador termino echándose la culpa y lo congeló.

Cuando uno de los #Lores o #Leidys campeones de los hashtag pisan suelo del Congreso, entran al mundo paralelo, cambia el ceño de sus frentes fruncidas -después de ver a tanto “pediche” del submundo real-  las arrugas que eran evidentes se vuelven tersas, la camarería es tal que parecen el club de Tobi .

¿Qué diputado causa más daño? ¿Aquellos que las redes sociales los exhiben o los que son como moscas muertas?, ante los medios de comunicación tienen una cara y entre su mundo, la traición es su “modus vivendi”: el mismo personaje Darth Vader de La Guerra de las Galaxias se ve pequeñito. Llegan preparados… eso sí, – como los toreros que acarician al toro antes de la corrida- listos para resistir las patadas, golpes bajos, berrinches y hasta ataques de pánico, nuestros diputados realmente requieren de asistencia médica y salud mental.

¡Un psiquiatra por favor! Se les solicita con urgencia… tanto trabajo los agobia, son la comidilla ciudadana. Para remediar sus fiascos legislativos reculan para todo.

Propuesta: la palabra “Recular” debería se inscrita con letras de oro en el Congreso. Es su deporte favorito.

El pensamiento irreal del político no preparado para asumir el poder le hace suponer que la vida es perfecta, que el pópulo es un ente en un agujero negro imposible de rescatar.

En una espiral en franca recesión económica, violencia desatada, corrupción, impunidad, pobreza en 55 millones de mexicanos ¿Qué creen?… Nuestros diputado locales podrían recibir hasta un millón de pesos anuales -cada uno- para “apoyar proyectos productivos y obra pública” en sus distritos sin perder todas sus prerrogativas -ya muchos se frotan las manos-.

Además está la pretensión -casi realidad– de crear dos distritos locales adicionales… dos diputados más… ¡No por favor!

El pretexto es “somos mucha población y se requiere”, atentamente la presidencia del CEEPAC

Asociaciones Ciudadanas, ahí está la respuesta a la rebaja del sueldo, o al menos eso parece.

Señores diputados y no agrego diputadas porque la Real Academia me lo permite como palabra de género. ¿Será posible desatenderse un poco de la ubre de sus respectivos partidos y concentrarse en lo verdaderamente importante, que es legislar? Su único jefe es el ciudadano.

Legislar para un futuro más prometedor, dejar de ser comparsa al mejor postor, apoyar con gestiones verdaderas que lleven bienestar a la población, con un “¡No!” como respuesta abandonan sus gestiones –por no molestar al jefe-. ¡Pónganse la camiseta ciudadana!  Y no aquello que les dé renta política, dejar la simulación, aceptar las propuestas de expertos, atender a las minorías… ellos también tienen voz y derechos.

El nepotismo, corrupción e impunidad, cobijadas por el contralor, es una muestra de la colusión de los 27 miembros del Congreso en avalar el mal manejo de los dineros de todos los potosinos, de presidentes municipales, funcionarios estatales y los diputados mismos.

Señores: no viven en otra dimensión, no son parte de un universo paralelo, ni mucho menos son dueños de la vida pública.

En ustedes esta cambiar la imagen descompuesta de un diputado, son el primer rostro del poder público, pareciera que desafinar es su único objetivo.

– 

caminante369@yahoo.com

Otras columnas de Óscar Esquivel

Previous post

Crece padrón de Liconsa

Next post

Los odios del domingo. Columna de El Mojado