Más que ciencia

 ¿Y si una raza extraterrestre ataca la tierra? | Columna de Pablo Alonso

Más que ciencia 

Simple, no tendríamos salvación

En las películas de Hollywood cuando se trata de luchar contra una raza alienígena siempre salimos victoriosos; en “Día de la Independencia” (1996), vimos cómo es que de pronto llegaban los extraterrestres a posicionarse en lugares estratégicos para luego comenzar un ataque coordinado a nivel mundial, en esa película, la humanidad gana gracias a que un virus de computadora que crearon en unas horas infectó la nave nodriza y eliminó todas las defensas del enemigo, los extraterrestres tuvieron la culpa por usar Windows 3.0…

Dejando de lado la historia de la película, existen varios factores interesantes, por ejemplo, sus naves tenían un campo de fuerza que evitaba que fueran atacadas, en la realidad esto serviría mucho para un viaje interestelar, ya que el universo está lleno de asteroides y otros peligros que podrían destrozar cualquier nave. Su nave, que era de un tamaño considerable, traía millones de alienígenas listos para la batalla, otro factor importante para colonizar un planeta ya que se necesitaría de muchos seres para acabar con una raza entera, por ejemplo la humana.

Otra película un poco más apegada a lo que en realidad pasaría en una invasión es “Invasión a la tierra, batalla los Ángeles” (2011). En ésta llegan sin avisar, atacan las ciudades más pobladas y los sistemas de comunicación, luchan cuerpo a cuerpo contra soldados y civiles, aquí primero tratan de eliminar al ejército y luego tratan de ir tomando poco a poco ciudad por ciudad, sus naves y armamento funcionan con inteligencia artificial. Este es otro factor que podría o debería ser tomado en cuenta, una raza con habilidad de viajes interestelares y con avanzada tecnología debería tener a la mano una inteligencia artificial que le ayude a su objetivo, del mismo modo deberían ser millones para un ataque global.

Ahora, dejémonos de películas y vayamos a los hechos, si una raza alienígena viniera a atacar la tierra, estaríamos perdidos, pero ¿Por qué, si las películas de Hollywood me han enseñado lo contrario? Pensemos en esto, nosotros estamos batallando para ir a Marte, a la Luna no se volvió jamás, solo hemos podido observar y estudiar otros planetas con pequeñas naves que aterrizan, toman alguna muestra, pero ya no pueden volver a la Tierra. Que venga una raza con  la finalidad de atacar, sería como si mandáramos un submarino actual impulsado con energía nuclear al siglo XV y luchara contra barcos hechos de madera, o como si en la edad media caballeros con armadura se lanzaran al ataque contra tanques de guerra y aviones de combate.

Hago énfasis en los millones de extraterrestres que se necesitarían, para mantenerlos con vida en un viaje que dure quizás cientos de años, se necesitaría tecnología de última generación, para un viaje interestelar, se usaría una cantidad de energía extraordinaria para mantener los sistemas y la vida en las naves, y además, ellos poseerían tácticas de guerra que la humanidad aún no conoce, si existiera una raza así, solo habría dos posibilidades, son una raza que se expande por el universo aniquilando otras razas en planetas habitables, o bien, ocurrió un cataclismo en su planeta y no tuvieron de otra, más que huir; en ese segundo caso, las posibilidades de ganar estarían un poco más a nuestro favor, porque no todos serían soldados entrenados para el combate.

Aunque lo más viable, sería que enviaran robots comandados por inteligencia artificial para acabar con la raza humana, así evitarían sus propias bajas, ese sería el primer puesto de avanzada, ya que los robots nos hayan pateado el trasero, vendrían ellos a exterminar lo que queda de la raza humana.

La historia lo ha demostrado, siempre en las conquistas, el que tenía mejor tecnología o está más avanzado termina aplastando a los nativos.

También recomendamos: Facebook crea su propio idioma, sin querer | Columna de Pablo Alonso

Previous post

Clima Político en FA - 05 de Julio 2017

Next post

Calidad de exportación (¿No para selección?) | Columna de Emmanuel Gallegos