#4 TiemposColumna de Sebastián EscorzaDeportes

Una estrella que conquistó Europa y el mundo en tiempos de guerra | Columna de Sebastián Escorza

En Cancha Rival

A muchos aficionados al futbol nos encanta la historia de “La Cenicienta” en este deporte, ya sea porque las sorpresas siempre son gratas o porque solemos tener cierta empatía con equipos que dan la campanada.

Cuadros como el Leicester City que inesperadamente ganó la Premier League, y el Chapecoense que ganó la Copa Sudamericana (y que por desgracia no disputó debido al accidente aéreo donde perdieron la vida la mayoría de los integrantes del equipo), nos hacen pensar que en este deporte no siempre ganan los mismos, pese a que parezca lo contrario.

Lo mismo pasó con el Estrella Roja de Belgrado en 1991, cuando el conjunto de la entonces República de Yugoslavia se coronó campeón de la UEFA Champions League contra el Olympique de Marsella.

En esa final inédita en el balompié europeo, misma que se jugó en el Stadio San Nicola, en Italia, se tuvo que llegar a la instancia de penales, pues ni los franceses ni los yugoslavos se hicieron daño en el tiempo reglamentario y los tiempos extras.

Manuel Amorós se convirtió en el verdugo de Les Olympiens, pues falló el único penal por parte del Marsella, mientras que Estrella Roja “hizo la tarea” y mandó todos sus tiros al fondo de las redes.

Cabe hacer mención de que el Estrella se convirtió en un matagigantes durante el torneo al eliminar al Bayern Münich en la fase de semifinales. Otro de los titanes europeos, el Real Madrid, cayó ante el Spartak de Moscú en este torneo, y el Milán perdió contra el subcampeón Olympique de Marsella.

Otra de las proezas que logró la escuadra balcánica fue convertirse en un club campeón del mundo, luego de derrotar al Colo-Colo de Chile en la Copa Intercontinental el mismo año que ganó la Champions League; luego de que la propia FIFA reconociera este extinto certamen como el predecesor del Mundial de Clubes, el club de Belgrado puede presumir también este logro.

A la par de que se convirtieron en campeones de Europa y del Mundo, en la extinta Yugoslavia se gestaba una guerra que duró poco más de 10 años, y que terminó por descomponer al país en los estados que conocemos actualmente: Serbia, Montenegro, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Bosnia y Herzegovina.

Es por eso que la noticia de que este equipo regresaba a la fase de grupos de la máxima competencia europea agradó a propios y extraños, pese a que esta estrella no brille con la misma intensidad que hace 27 años, y haya caído por un abultado marcador de 6-1 contra el PSG; con todo y ello quiero pensar que los aficionados serbios vuelven al Estadio Estrella Roja en una de las canchas difíciles en el viejo continente, no por nada también le dicen “El pequeño Maracaná”.

@Sebaz_wolf

También lea: Marco Reus, el hombre centenario | Columna de Sebastián Escorza

Nota Anterior

Atlante... otra vez | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Siguiente Nota

Raúl Gudiño, una promesa que apunta a lo grande | Columna de Israel Miranda