#4 TiemposColumna de Alma BarajasDeportes

Un equipo | Columna de Alma Barajas

Capitana #13

 

Alguna vez tuve un equipo que se llamaba Equipo. Entonces el árbitro decía a nuestras rivales “van contra el equipo Equipo”. Me causaba tanta gracia, no mentiré si les digo que ahora estoy riendo al recordar la cara de las contrincantes.

Nunca había analizado esa palabra a fondo, yo iba a ganar, a competir para ganar, la palabra principal a la hora de un encuentro deportivo en mi cabeza era “ganar”. Tiempo después descubrí que la verdadera palabra más importante dentro de una competencia en conjunto es:

Equipo.

Aprendí a unir, y a unirme, a tolerar y a alentar, a aplaudir los aciertos y dejar que los errores se enmienden después de un “puedes hacerlo mejor, hazlo”. La mentalidad principal de un equipo claro que es ganar, pero para obtener un triunfo, se debe trabajar, apoyar y confiar en cada miembro del grupo.

La banca, aquel espacio repudiado por muchos profesionales ávidos de demostrar sus capacidades deportivas dentro de un cuadro titular era la que más sufría a la hora de sentirse parte del equipo. Los líderes, aquellos que guiaban y empujaban a seguir sabían mediar el momento.

A veces se dificulta entregar confianza a tu igual, pero dentro de un grupo que tiene el mismo objetivo el cual se basa en el éxito, las jerarquías y el respeto a éstas es vital para lograr cumplir las metas.  

El deporte une, no hay de otra si lo ves diferente y eres parte de esto entonces replantea tu forma de pensar porque algo estás haciendo mal. Confía en quien está a tu lado, confía en tu líder, confía en quien te sonríe para entregar ánimo así como en quien te aconseja con dureza.

Sabrás ser un ganador desde ahí, empezar con la humildad al recibir una instrucción, una propuesta, un consejo eso te hace ya un ganador. Si cae uno caemos todos, pero caemos para juntos intentar levantar al que cayó primero, si triunfa uno, todos seremos los que estamos triunfando.

Que la humildad nos guíe, que el esfuerzo nos sostenga, que la tolerancia nos distinga, y que el triunfo nos acompañé en cada encuentro. Y como dice Mariana, «mi equipo lo vale todo, no las defraudaré».

También lea: Club de Cuervos en Venezuela | Columna de Alma Barajas

Nota Anterior

La importancia de la humildad | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Siguiente Nota

Festín de palabras | Columna de Juan Jesús Priego