#4 TiemposColumna de Felipe Donato

Un edil hambreado en Salinas | Columna de Felipe Donato

El Che Pachón

 

Al PARECER YA SE RINDIÓ. Quien al parecer ya se rindió y tiró la toalla a un mes de las elecciones, es la candidata del PAN Victoria Rodríguez, y es que cuentan que en la última reunión que realizó en un domicilio, solo acudieron 8 viejecitas, pero tres de ellas no tienen credencial para votar, a dos se les venció hace diez años, una más es espía del candidato Antonio Páez, otra más es orejilla de Salvador Hernández y la única que tiene su documento para votar en regla, aún no decide por quién va a votar, y pues así no se puede.

UNA COOPERACIÓN, POR El AMOR DE DIOS. A raíz de que el candidato Antonio Páez reveló a varias personas que como funcionario siempre ha sido austero y que incluso viaja en una camionetilla fea y vieja ahora en estas campañas, desde este espacio pedimos a la ciudadanía que nos ayude a recolectar medio millón de pesos, para comprar un vehículo nuevo de agencia a nuestro flamante candidato, sinceramente no es posible que tan ilustre personaje y ganando una miseria, ande sufriendo por las calles y haciendo campaña en ese vehículo inservible. Ayúdenos, señor, señora, niño, a reunir esa cantidad, puede aportar lo que le dicte su corazón: un pesito, dos, lo que sea su santa voluntad. Toño te lo agradecerá en la tierra y el señor se los pagará en el cielo.

SALE IGUAL. Para los padres de familia, según nos comentaron, resulta igual en estos tiempos mandar a sus hijos a escuela de paga que a una de Gobierno, y es que durante todo el año los maestros les están pidiendo cooperación para todo, que si el garrafón de agua, papel de baño, remodelación de algún aula, baños, etcétera-etcétera. Incluso señalan que existen escuelas en donde si el padre de familia no da la coperacha que se pide, el niño es exhibido en alguna cartulina en la entrada de su salón o en la puerta de la escuela. Eso sí no se vale, señalan los padres de familia, por que se supone que la educación es gratuita y laica.

PARA LA REFLEXIÓN. Cuentan que hace algunos años, cierto día, un presidente que se encontraba un tanto aburrido, mandó llamar a algunos de sus subordinados. Ya estando todos reunidos, a uno de ellos le dijo: “ve y tráeme una gallina”. De inmediato esta persona fue y trajo una gallina, el presidente entonces tomó al animalito; con una mano la apretó fuertemente, y con la otra comenzó a quitarle las plumas, el animalito ante tal dolor trataba de escapar pero no pudo y al final fue desplumado por completo. “Ahora fíjense lo que va a suceder”. El mandatario puso entonces a la gallina en el piso, se alejó un poco, agarró un puño de trigo y maíz y comenzó a caminar a lo largo del lugar donde se encontraban, sus colaboradores entonces vieron como la gallina adolorida y ensangrentada, lejos de huir de quien la había maltratado, perseguía a su verdugo para que este le diera de aquel alimento, fue entonces y para sorpresa de que su líder les dijo: “Así se gobierna a los tontos, ¿vieron como me sigue esta gallina a pesar del dolor que le causé? Así son la mayoría de los pueblos del mundo, persiguen a sus gobernantes a pesar del dolor que les causamos, por el simple hecho de recibir un regalo barato o comida que les durará uno o dos días.

ACUDE TODOS LOS DÍAS A LA IGLESIA. El que acude todos los días a la iglesia a rezarle a todos los Santos para que gane el candidato del PRI, Antonio Páez, es el presidente interino Jaime Robledo, o Jaimito Robledo como mejor se le conoce. Y es que se menciona en los pasillos de la presidencia que de no ganar Antonio Páez, el que va a dar la cara en caso de que se hubieran desviado recursos para la campaña será precisamente él, se menciona que el edil interino ya ha bajado de peso y no es porque esté a dieta o haciendo ejercicio, si no por la preocupación de tener que lidiar a diario con los problemas que le dejó en la administración Antonio Páez. Diría mi abuelita: que Dios lo agarre confesado.

También recomendamos: Un candidato borracho y una candidata abducida por extraterrestres | Columna de Felipe Donato

Nota Anterior

México is (the) shit | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Siguiente Nota

Jesús Cruz Sustaita, el jonronero del Altiplano | Colaboración de Miguel Ángel Paisano