#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDeportes

Hasta el último suspiro | Columna de Adrián Ibelles

Playbook

#LoMejorDelAño | A días de que concluya el año, recordamos esta columna sobre una de las hazañas deportivas más importantes de 2017… y de la historia

 

El himno

Siempre he sido un mal perdedor. Me gusta apagar la tele cuando veo la repetición de alguna caricatura o serie, para no ver morir a Ned Stark o para dejar que Bart conservara su elefante. Yo soy ese que se miente para saber que las cosas fueron como más me convenga.

La moneda

Sandra se quedó en la casa, Edu y yo bajamos al pueblo a buscar el partido. Escogemos un lugar al azar; tienen dos teles, una se ve bien pero está lejos, la otra tiene un poco alta la saturación, pero no importa. Es el Super Bowl. Estamos en desventaja, la mayoría de nuestros compañeros comensales celebran las imponentes jugadas de Freeman y Ryan. Justo me pregunto, cuándo habré de apagar la tele para que me convenga el resultado.

Kickoff

San Cristóbal es muy curioso. Lo ideal es llamarlo “pueblo” por su tamaño, pero es una especie de Aleph, con gente de todos los colores, vistiendo completamente distintos, hablando inglés, tzotzil o francés, tomando café o vino en el mismo lugar.

0-7

Pedimos unas naranjadas y unas papas, justo antes de la anotación. Un niño se acerca y nos ofrece un jaguar de cerámica. En la mesa de enfrente le compran uno, un grupo de extranjeros que le van a Atlanta o detestan a New England, aunque yo apostaría por lo segundo porque uno de ellos trae una playera de Minnesota. En la barra, el bartender celebra el acierto de Matt Ryan.

0-14

Desde pequeño he tenido una condición de ansiedad, que se ve reflejada en mis dedos. Aunque le he prometido en varias ocaciones a Sandra que dejaré de morderme las uñas, no he podido abandonar el hábito. Durante el partido descubro que no me quedan uñas que morder, así que rompo servilletas. Los meseros no aprueban mi medida alterna.

0-21

Pido la carta. Edu me pide su Nintendo y se dedica a atrapar Pokémon; voltea a veces y observa la espalda arqueada de Brady, luego regresa a mí y alza las cejas. Yo hago la misma mueca de decepción y mejor le pregunto por el ultraente que está atrapando, y le sigo el paso afuera del partido.

3-21

Se acaba la primera mitad y comienzo a tuitear. Veo a otro mesero y también le pido la carta. Recuerdo la mala pasada del SB XLIX y pienso en qué tantas posibilidades hay de que los Pats repitan el milagro. Mientras yo viajo al pasado, las extranjeras sentadas frente a mí giran su silla y le entregan toda su devoción a Lady Gaga.

3-28

Pido la cuenta porque la carta nunca llegó. Me imagino que al mesero no le gustó mi montaña de servilletas. O que le fuera a los Patriots. Como fuere, ya me dice cuánto es mientas regresan la intervención. Edelman falla su pase. Todo sale mal. Salimos del lugar y pienso en el camino de regreso a casa. Pienso en las otras dos derrotas de BradyChick en SB y como Eli Manning ya tiene compañero en el Olimpo de mi desprecio. En el pasaje del Carmen se oye un grito ahogado. Nos acercamos a la fuente. Un fanático con un jersey de Brady celebra. Gostkowski nos hace extrañar a Vinatieri.

9-28

Pienso en si es posible, y en realidad lo es. Faltan 15 minutos y es probable que NE anote 21 puntos como lo hizo Atlanta en el segundo cuarto. Pero la cosa está en la defensiva. ¿Pueden Long, Chung y Butler aguantar a esos malditos rojos?

12-28

Gostkowski acerca más el marcador y ya lo quiero de nuevo. No me imagino lo que está pensando Adam en este momento. Brady está en llamas, no sé qué se dijeron al medio tiempo, pero funcionó.

20-28

¡AMENDOLA! Lo que estará envidiándole Welker. Conversión para acercar y acertar, mira que confiar más en la ofensiva que en los equipos especiales no cualquiera. Una anotación y se empata. Pero siguen Freeman y su sinfonía terrestre. Me pregunto qué cara habrá puesto el bartender que le iba a los Falcons. Freeman devora yardas, pero Ryan es detenido. Dos minutos.

28-28

White lo hace de nuevo. Si no le dan el MVP a Brady, o en su defecto a Freeman, que se lo den a White por su osadía.

34-28

Hubo alguna vez un comentario en el que decían que en el futbol americano juegan ofensivas contra defensivas y siempre ganan los Patriots. Por quinto domingo, no se equivocaron. Ya creo en los milagros otra vez, y ahora no quiero apagar la televisión. Soy un mal perdedor, y un ganador muy convenenciero.

 

Sigan en sintonía.

@Adrian_Ibelles

También recomendamos: Rivales de acero | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

#LoMejorDe2017 | Viajar para abortar; la criminalización de las potosinas

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 28 de diciembre para SLP