#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

¡Tuca no! | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

Dos trabajos deben ser los más ingratos en todo el país: presidente de la República y director técnico de la Selección Nacional. Sí, muchas personas podrán decir que los salarios y prestaciones de ambos puestos son lo bastante lucrativos como para aceptarse, mas eso no quita la presión y la lluvia de críticas que ambos seguro acarrean.

Apenas hace unos días la Federación Mexicana de Futbol comunicó que Ricardo Ferreti no sería considerado como una posibilidad para dirigir al Tri en el proceso que ya se inició rumbo al Mundial de 2022. Resulta que Tigres decidió no romper el contrato con el “Tuca” y por obvias razones, el brasileño no podrá dirigir al equipo nacional.

Muchos respiraron tranquilos ante este comunicado, muchos no querían al Tuca en el banquillo nacional.

La pregunta es, ¿entonces quién? La lista parece recortarse a pocos nombres. Las condiciones para sentarse en el banquillo nacional son muy entendibles: un técnico que hable español, que conozca de futbol mexicano, que no tenga contrato vigente o que sea fácil romperlo, que se entienda con los compromisos comerciales de la Selección, y la más importante: que entienda la mentalidad del futbolista mexicano.

Han sonado algunos técnicos del ámbito local como Matías Almeyda o nuevamente Miguel Herrera; también toman fuerza argentinos como Manuel Pellegrini, Marcelo Bielsa, Gerardo Martino o Guillermo Barros Schelotto. Obviamente en la ilusión de los aficionados mexicanos no se pierde tiempo y se piensa en nombres descabellados para el mercado local como José Mourinho o Pep Guardiola.

Lo único que tenemos hoy muy claro, es que Ricardo Ferretti, no. El Tuca no será el técnico nacional.

Es una lástima que el proceso haya comenzado sin un director técnico definido, lo sé, falta mucho, pero es momento de que se pueda trabajar con alguien al frente y se pueda generar un plan de trabajo desde el primer momento. No olvidemos que el cambio generacional en la selección se tiene que dar precisamente ahora.

Ojalá el próximo técnico nacional tenga el tamaño necesario y el oficio requerido para poder afrontar el difícil reto del Tri. Ojalá sea el próximo, el técnico que por fin pueda dar el brinco pendiente para que la Selección supere sus fantasmas. No sabemos quién será y nos toca esperar las noticias, sin embargo, toca ser crítico ante la decisión y siempre deseando que por fin levantemos la cara con el futbol mexicano.

También lea: Oye, Atlético, no tengo ganas de hablar de ti | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Nota Anterior

¡Enfermos! Exdiputados gastaron más de 200 mil pesos en médicos durante 2018

Siguiente Nota

Marco Reus, el hombre centenario | Columna de Sebastián Escorza