#4 TiemposDeportesGame, set and match

Tres veces por primera vez | Columna de Jesús Alejandro Tello

Game, Set and Match

Thanasi Kokkinakis vivió tres primeras veces durante la segunda ronda del Masters 1000 de Miami, y salió avante de todas al mismo tiempo: se enfrentó por primera vez a Roger Federer, le ganó a un número uno del mundo, y avanzó a la tercera ronda del Miami Open. Nunca antes el tenista australiano de 21 años había logrado tales hazañas.

UNO

En la joven carrera de Kokkinakis no se había enfrentado con Su Majestad, muy probablemente por los cruces que se hacen en los torneos dependiendo el ranking. Kokkinakis ha escalado año con año varios lugares, pero al estar la mayoría de las veces por detrás del número cien, juega la primera ronda de varios de los torneos donde los primeros lugares entran hasta la segunda ronda en automático, particularmente en los Masters 1000, donde no ha tenido tantas participaciones y cuando sí compite se ha quedado la mayoría en la primera ronda.

 

DOS

Sorpresa fue que siendo el número 175 en la actualidad, haya derrotado al número uno. Siempre suele ser noticia cuando se da un resultado inesperado en un encuentro donde hay tales diferencias de ranking. Le ha pasado a varios: Nadal, Djokovic, etc. Además, con su triunfo desplaza a Roger al segundo lugar del ranking. Y le quitó la posibilidad de refrendar el título que consiguió el año pasado.

 

TRES

Al no tener tantas participaciones en Masters 1000, es la primera vez que pasa a tercera ronda en Miami. Esto lo catapulta hasta el lugar 69 en el próximo ranking y le da la posibilidad de demostrar que es un jugador que aspira a tener grandes credenciales dentro del tenis. No tiene un cheque en blanco en tercera ronda, ya que le espera un experimentado Fernando Verdasco. Sin embargo, de su lado tiene la juventud, la cual siempre puede causar estragos hasta al más colmilludo.

Durante la segunda semana del Miami Open se verá de qué está hecho Thanasi Kokkinakis. Sin duda su triple hazaña le debe haber inyectado una buena dosis de confianza en su juego.

TIEBREAK

La afición de Miami se fue muy por debajo del respeto que suele promoverse dentro del deporte blanco. En el encuentro entre la danesa Caroline Wozniacki y la puertorriqueña Mónica Puig, el público apoyó totalmente a Puig, lo cual es algo normal. Sin embargo, llegaron a gritarle a Wozniacki insultos relacionados a deseos de muerte a sus padres. Esto es totalmente inaceptable, ya que una cosa es la competencia sana en un deporte y la aceptación del público de que se trata de un tipo de entretenimiento, y otra cosa es mezclarlo con increpaciones personales de ese tipo. Los torneos en Estados Unidos tienen algunos antecedentes de discursos de odio, ojalá no se repitan más.

@alejandrotello

También recomendamos: Después de todo, hermanas | Columna de Jesús Alejandro Tello

Nota Anterior

San lunes, de vacaciones con menú | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Siguiente Nota

Oscar Bautista pidió licencia para buscar una diputación federal