Tres de tres y la venganza. Columna de Marco Martínez

11:33 05-Julio-2016
Tres de tres y la venganza. Columna de Marco Martínez

 

Ley3de3_DISENO_PortadaLAS MARACAS DEL VIEJO

En el momento en que su servidor escribe estas líneas, leo con asombro los alcances de la clase política en este país. Si creía que ya había visto todas las aberraciones en cuanto a negarse a cumplir un mandato de la sociedad civil, ya que la ley tres de tres fue una propuesta ciudadana que fue amparada por más de seiscientos mil firmas, para que se tomara en cuenta las inquietudes y reclamos de esta sociedad tan cambiante en nuestro México, pero cuál es mi sorpresa que la ley no cumple los estándares planteados por la sociedad, si no que fueron más lejos, ahora la ley va sobre la iniciativa privada.

Los senadores al verse acorralados por la iniciativa de ley, que preveía se les descubriera hasta sus intimidades, ya que corrían el riesgo que en su familia se dieran cuenta que tuvieran otras familias, por su declaración patrimonial, decidieron que ellos tenían que presionar ahora a los empresarios e industriales que licitan y prestan sus servicios para el gobierno para hacerles impositiva la ley, siendo a todas luces esto una intolerancia.

Esto está mal, ya que por decreto se busca atacar a la iniciativa privada, cuando en nuestro México, es claro que las cosas que se imponen no sirven, recuerden que nuestro México es bronco, y esta ley con la imposición realizada por el senado, únicamente va a friccionar las relaciones con la sociedad civil.

El buscar auditar a la iniciativa privada con esta nueva ley tres de tres, es una intolerancia a quienes buscan y apuestan su patrimonio para reactivar la economía, se les olvida que todos tenemos derechos humanos y uno de ellos es el derecho a ser intolerante a la intolerancia, y esto en razón de que la sociedad civil y la iniciativa privada van a buscar desistir realizar actividades conjuntas con el gobierno, ya que las reglas no son claras, puesto que se busca imponer circunstancias y candados a las empresas y que estas van a tener la obligación de hacer públicas sus declaraciones contenidas en la ley tres de tres, pero la clase política no va a tener esta imposición de forma obligatoria, ya que se van a limitar a hacer su declaraciones y las mismas no van a ser públicas. Como siempre, todo en lo obscurito.

Al ver esta modificación de la ley tres de tres solo me queda la reflexión de que modificaron el espíritu de la iniciativa, y ahora pretenden que los empresarios y trabajadores hagan lo que la clase política no está dispuesta a hacer bajo ninguna circunstancia, esta situación me deja la tristeza, de que por más que luchemos y avancemos como sociedad en muchos temas, el lastre para nuestro México siempre va a seguir siendo esa clase política, la que no está dispuesta a cambiar, a crear nuevas estructuras con los jóvenes que tienen nuevos valores, que representa la superación y el hambre de triunfar haciendo las cosas bien, pero los viejos políticos creo esto les da una aberración, ya que para ellos es mejor que todo siga igual.

Es una ley mocha para la clase política, puesto que lo importante era que se obligara a los políticos a hacer públicas sus tres declaraciones, pero al hacerlas y no teniendo la obligación de hacerlas públicas, los deja en un estado de confort, esa comodidad de que nadie los va a ventanear, que la sociedad no les va a poder reclamar, por la opacidad, en la que la ley se quedó, esa opacidad que nos hace mucho daño al momento en que no se trasparente con las cuentas y los actos de los gobiernos en sus tres niveles.

Después de esta votación tan extraña durante la madrugada, solo me queda pensar que nadie de la clase política, sea del partido que fueren, no quisieron que supiéramos en realidad sus intereses y patrimonio al ser políticos, y tomaron una revancha en contra de la iniciativa privada que fue la gran promotora de esa ley.

Asimismo, pienso cómo le va a hacer el gobierno para auditar cada una de las declaraciones que hagan los particulares al cumplir la ley #3de3, al hacer negocios o prestar servicios al gobierno en sus tres niveles, ¿a quién van a contratar?, ¿se va a robustecer la burocracia en México?, qué tristeza, ahora habrá más Godínez que no sirven de nada, como las contralorías con las que cuenta el gobierno.

Otras columnas de Marco Martínez

 
 
Comments

No comments yet.

 
Comentarios