#4 TiemposDeportesGame, set and match

Tres cuartos del Grand Slam | Columna de Jesús Alejandro Tello

Game, Set and Match

Durante los dos años últimos de su carrera, Angelique Kerber ha obtenido los triunfos más importantes de su carrera profesional iniciada hace ya 15 años. Desde enero de 2016 a la fecha se ha llevado tres títulos de Grand Slam, el sueño de cada tenista. El primero fue el Abierto de Australia (que se disputa en Melbourne), en 2016; el segundo fue el Abierto de Estados Unidos, el mismo año; el tercero fue hace unos días en La Catedral del Tenis, Wimbledon (Londres).

La alemana Kerber pareciera tener un talismán de primer nivel en su camino rumbo a las finales de los torneos de Grand Slam. Los títulos de Melbourne y de Londres los obtuvo frente a Serena Williams. Además, en la edición de hace dos años del Grand Slam londinense también llegó a la final frente a la menor de las Williams, solo que en aquella ocasión la estadounidense fue la laureada. Esto pone de relieve a Kerber, ya que sus triunfos en los major ha contado con una sinodal de primer nivel: nada más ni menos que a la mejor tenista de la historia. De paso, Kerber evitó que Williams consiguiera la marca histórica de igualar a la australiana Margaret Court con 24 títulos de Grand Slam, quien ostenta el primer lugar en tal rubro.

Con este triunfo, Angelique tiene pendiente coronarse en París, en Roland Garros, para conseguir el llamado Grand Slam en su carrera, es decir, ganar el título de cada uno de los cuatro grandes. Ésta no es una labor fácil ya que solo 10 tenistas a lo largo de la historia lo han logrado: Doris Hart, Maureen Connolly, Shirley Fry, Margaret Court, Billie Jean King, Chris Evert, Martina Navratilova, Steffi Graf, Serena Williams y Maria Sharapova. Y otras más se han quedado con solo tres: Mónica Seles, Justin Henin, o Martina Hingis. Nombres de sumo renombre, lo cual da cuenta de la dificultad de tal hazaña.

No hay que descartar que Kerber complete en algún momento el Grand Slam de carrera; su trayectoria ha ido en ascenso, tiene 30 años y estás más fuerte que nunca. Sin duda está en el cenit de su actividad como tenista profesional, aunque no se puede descartar el hecho de que la superficie de polvo de ladrillo (en la que se juega Roland Garros) no es la que más le favorece. Su desempeño en dicha superficie ha sido más bajo que en pista dura o de césped. Justo por esos matices es que varias jugadoras se han quedado sin completar los cuatro grandes.

Por lo pronto a Kerber puede disfrutar de su primer título en Wimbledon, el torneo con mayor tradición en el mundo. Y seguir preparándose con poco menos de media temporada que resta durante este año.

Tiebreak

Por el lado de los varones, el título de La Catedral del Tenis se lo llevó Novak Djokovic, quien tenía 770 días sin conseguir ningún major. Si las lesiones lo dejan en paz, este título puede significar el regreso a las andadas del serbio, quien se enfila para romper récords de los más grandes.

Nos leemos pronto.

También lee: De los 19 a los 32 | Columna de Jesús Alejandro Tello

Nota Anterior

Jornada 1 | Columna de Aurelio Rojo

Siguiente Nota

Los Agustinos y Juaninos en San Luis Potosí | Columna de Ricardo García López