DeportesGame, set and match

Transición generacional | Columna de Jesús Alejandro Tello

Game, Set and Match

Las hermanas Venus y Serena Williams han dominado el circuito de la WTA durante buena parte de las primeras dos décadas del presente siglo, pero dado el desgaste que provoca el paso del tiempo en el cuerpo humano, es normal que en algún momento tengan que pasar la batuta a las más jóvenes.

Venus tiene 37 años de edad, algo que es de llamar la atención para seguir compitiendo de manera profesional. Por su parte, Serena tiene 35 vueltas al Sol, y su retiro pareciera no estar a la vista, independientemente de que suspendió su actividad desde abril para el resto del 2017 debido a su embarazo.

Una de las tenistas jóvenes que podrían ser herederas de la genialidad de las Williams es la española Garbiñe Muguruza, que con tan solo 23 años de edad ha tenido éxito en ascenso desde su paso al profesionalismo en 2012. Y da la casualidad que la historia de su éxito ha estado relacionado estrechamente tanto con Serena como con Venus.

En Wimbledon 2015 Garbiñe llegó a su primera final de un torneo de Grand Slam, nada más ni menos que contra Serena. La Catedral del Tenis vivió un encuentro muy cerrado que culminó 6-4, 6-4 en favor de la estadounidense. Aquí mismo en Game, Set and Match escribí sobre esa ocasión.

En el saludo final del encuentro, Serena le dijo a Garbiñe que algún día llegaría a ser campeona en Wimbledon. Seguramente a la española no le hizo mucho sentido, dada la decepción de estar tan cerca de su primer título de Grand Slam y no poder alcanzarlo.

Al año siguiente, en 2016, Garbiñe alcanzó su segunda final de un torneo de Grand Slam, esta vez en Roland Garros. De nueva cuenta, su rival fue Serena Williams, pero con la diferencia de que esta vez sí se impuso la española luego de un encuentro bastante entretenido que terminó con un marcador de 7-5, 6-4. Con tan solo 22 años de edad, Garbi se hacía de un lugar en la historia de los major.

Este 2017 Mugu volvió a alcanzar otra final en Wimbledon, disputada el sábado pasado. Será casualidad o destino pero volvió a enfrentarse contra una Williams, ahora Venus, que ha recobrado buen nivel de juego durante las últimas dos temporadas, luego de que bajó significativamente durante algunos años.

Garbiñe tenía una especie de revancha por lo vivido dos años atrás, al tiempo en que reforzaba esa relación de rivalidad deportiva con las Williams. La constancia en su preparación le dio el título en el torneo más antiguo del mundo donde se impuso a Venus con mucha clase, finalizando 7-5, 6-0.

Muguruza es doce y trece años más chica que Serena y Venus, respectivamente. Hay jugadoras que su carrera profesional es más corta que ese rango de tiempo; sin embargo, Garbiñe lleva ya seis temporadas en el circuito y cuenta con dos títulos de Grand Slam, por lo que se vislumbra un futuro prometedor para ella.

Por su parte, Venus y Serena lo han ganado todo. Habrá que esperar a ver si Garbiñe lo logra también.

Tiebreak

Roger Federer sigue marcando historia y batiendo récords a sus 35 años de edad. Ayer ganó su octavo título en Wimbledon, jugando la final contra Marin Cilic, y tuvo un paso perfecto al no perder set alguno en todo el torneo. Esto solo él lo ha conseguido en la Era Abierta del tenis.

Como este suceso amerita una columna completa, por el momento solo me gustaría decir: eres grande, Roger. Gracias.

Nos leemos pronto.

@alejandrotello

También recomendamos: Ocho milímetros de pasto natural | Columna de Jesús Alejandro Tello

Previous post

JEC rehabilita 34 caminos en SLP

Next post

¿Dónde escuché esa canción? | Columna de Luis Moreno Flores