DestacadasEstado

Toranzo entregó quirófanos inútiles al HC; costaron 30 mdp pero serán demolidos

Durante la administración de Toranzo, se invirtieron 30 millones de pesos en su construcción

Por Redacción

 

Al borde de su mandato como gobernador de San Luis Potosí, el 14 de septiembre del 2015 Fernando Toranzo inauguró siete quirófanos que se construyeron al interior del Hospital Central Ignacio Morones Prieto, los cuales contaron con una inversión de 30 millones de pesos, sin embargo, a dos años y seis meses no han sido utilizados y en breve serán demolidos, con lo que los recursos se convertirán en gastos.

Fuentes consultadas al interior del Hospital Central contaron a La Orquesta que a mediados de febrero varias autoridades del sanatorio fueron convocados a una reunión con el doctor Francisco Alcocer Gouyonnet, director general de la institución. El motivo de esta fue anunciar la demolición de estos quirófanos, para dar pie a la construcción de una nueva área.

“Fue una especie de cóctel. Como si se tratara de una celebración, hubo comida y bebida. Alcocer nos dijo que van a demoler estos quirófanos. Nunca fueron usados, es más estaban clausurados. Nunca funcionaron”, contó nuestro informante.

Irónicamente, el festejo se realizó en el espacio de los quirófanos frustrados: “Hasta parece una burla, la única vez que los vi abierto y fue para anunciar que los van a tirar. Carreras debió dar seguimiento al tema para saber cómo se gastó la inversión y en qué condiciones se entregaron”, apuntó otro de los médicos presentes en la celebración.

Otros médicos residentes del hospital del área de cirugía, confirmaron que este espacio ubicada arriba del estacionamiento principal, nunca ha sido utilizada e incluso mencionaron que tiene errores de diseño, por lo que, aunque se quisiera, nunca podrían operar de forma óptima.

Ese lunes (14/09/15) el área de comunicación social de gobierno del estado emitió un boletín de prensa en el que daba detalles sobre la obra y citaban una declaración de Toranzo Fernández en la que el entonces gobernador habló del fragmento de su vida en el que trabajo dentro del Hospital Central: “la situación era muy diferente, pues se carecía de los recursos humanos y materiales para brindar la atención que la gente solicitaba. Ahora las carencias son menores, pues con obras como esta se puede reafirmar al Hospital Central como el alma pater de todo profesionista de la salud en San Luis Potosí”.

En septiembre del 2017, Francisco Alcocer reconoció ante un medio de comunicación que los quirófanos no estaban funcionaban y justificó que existían zonas del hospital que se encontraban pendientes de remodelación, esto pese a que la inversión de 30 millones de pesos contemplaba construcción y equipamiento.

El exgobernador priista, Fernando Toranzo

Más irregularidades del 2015

Entre las muchas observaciones que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que en la cuenta pública 2015 del gobierno de Toranzo, existieron daños por 10 millones 631 mil 111 pesos con 28 centavos, debido a que los Servicios de Salud en el Estado pagaron con recursos del Fondo de Aportaciones de Servicios de Salud 2015 a dos trabajadores 22 mil 973 pesos con 52 pesos y en el Hospital Central “Ignacio Morones Prieto” a 76 servidores públicos, 10 millones 408 mil 139 pesos. Esos pagos fueron realizados a personal que carece de cédula profesional que acredite el perfil mediante el que cobraron sueldos con recursos de ese fondo.

Portada del 2 de noviembre d

Un hospital rebasado

A finales del 2017, La Orquesta publicó un reportaje en el que se confirmó que por instrucciones del doctor Camilo Antonio Martínez López, jefe de la División de Cirugía del Hospital Central, a partir del primero de noviembre, las intervenciones quirúrgicas programadas quedaron suspendidas y fueron reprogramadas para realizarse a partir de la segunda quincena de enero del 2018. La medida afectó a medio millar de enfermos.

El propio doctor Francisco Alcocer Gouyounet, director del Hospital Central, confirmó la medida de suspensión y reprogramación, no obstante, aseguró que fue una “medida de prudencia” a partir de la alza repentina de pacientes.

“Llevamos 4 o 5 semanas con el área de Urgencias llena y estamos dando atención sin parar… no hay camas y tenemos pacientes hasta en camillas, por lo tanto hemos tomado esta medida porque la gente que llega a su operación no puede ser atendida y lamentablemente las tenemos que regresar y es muy penoso, por eso mejor les avisamos para que vengan hasta que se desfogue un poco el área de urgencias”.

Esta situación no es nueva. En diciembre del 2016, las páginas de La Orquesta consignaron que la instrucción fue la misma: no más cirugías para derechohabientes del Seguro Popular por falta de presupuesto.

«Va a pasar lo mismo que el año pasado, se acabaron el presupuesto del Seguro Popular, suspenden la cirugías y hasta enero que liberan recursos las reprograman. Varias áreas también sufrieron recortes», confirmó uno de los médicos que laboran en el hospital.

La misma fuente informó que en 2016 y 2017, durante los meses de noviembre y diciembre, solo las áreas de ginecología y urgencias realizaron cirugías, sin embargo, trabajarán con recursos reducidos:

«A fines de 2016 el Hospital Central solo estaba a un 30% de su capacidad de ocupación, porque así fueran pacientes de urgencias se les cobró un porcentaje mayor al habitual. Un ejemplo: una persona va a ser operada de una hernia.

El Seguro Popular, supongamos, cuando opera normalmente cubriría un 80%, depende del diagnóstico pero nunca cubre todo, en este caso podría pagar la hospitalización, quirófano, cirujanos, etcétera, pero digamos si ocupar un material especial, como un malla para hernia, esa no la incluiría, el paciente debe pagarla, esto muchas veces retrasa la fecha de las operaciones porque necesitas hacer el pago. En noviembre y diciembre de hace un año estaba peor porque el Seguro Popular también dejó de absorber el costo de medicamentos, suero, material de curación».

El dos de diciembre del año pasado, la secretaria de Salud a nivel estatal, Mónica Liliana Rangel Martínez, negó que existiera un recorte en la atención a derechohabientes del Seguro Popular. Una versión que se contraponía a la de enfermos y médicos.

También recomendamos: Pide Bautista al Hospital Central, no retengan a pacientes por falta de dinero

Nota Anterior

México a cuestas y… en vilo | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Siguiente Nota

Tras llamar “maricones” a los priistas, Tekmol buscó acercamiento con Morena