Daniel Esqueda

#Especial | Todos ignoraron a Édgar Daniel

El mecanismo de atención a periodistas y comité para revisar las denuncias nunca actuaron en el caso de Édgar Daniel Esqueda

Por Blakely Morales

La explosión de una bomba casera al interior de un automóvil, que dejó cinco policías heridos en el bulevar Río Santiago, fue el último suceso de la nota roja que cubrió Édgar Daniel Esqueda. Llevaba un mes inactivo debido a las amenazas, e incluso estaba planeando dejar de reportear. El viernes, cuando su cuerpo fue arrojado cerca del aeropuerto, acudiría a su primer clase de una nueva capacitación que iba a recibir para convertirse en paramédico, vocación que hasta entonces solo desarrollaba esporádicamente, como un voluntario más.

La noche del miércoles 4 de octubre, cuando Édgar Daniel Esqueda Castro le avisó al editor web y director del portal Vox Populi, Carlos Garrigós, que se encontraba en el lugar, éste le pidió que se regresara a su casa porque días antes había sufrido un accidente automovilístico que le dejó lesionado de una pierna. Cuando estuvo ahí, incluso hizo una transmisión en vivo para el portal Infórmate Potosino, que era su intento por conformar su propia plataforma de información.

Esa noche Édgar Daniel volvió a ver al menos a uno de los presuntos elementos que le habían amenazado. El testimonio de sus familiares reveló que esa madrugada, fue víctima de un nuevo acto de intimidación.

Édgar Daniel Esqueda fue hallado ejecutado cerca del Aeropuerto de San Luis Potosí

Quería que lo fotografiaran

Algunos compañeros reporteros que le conocieron, recuerdan que a Edgar Daniel le gustaba llegar primero. Era apasionado y en ese afán podía ser poco precavido; de vez en cuando discutía con ministeriales para hacer mejor su trabajo. Fue hace poco más de dos años, durante la fiesta anual de los reporteros, donde se empezó a relacionar con la fuente policiaca. Compró él mismo su radio y una motocicleta. Y así empezó.

Trabajó para Plano Informativo y un periodo muy corto en El Sol de San Luis, pero de ambos medios tuvo que salir, según algunos testimonios, porque los fotógrafos de más antigüedad le ponían el pie. Con veintitrés años, Édgar Daniel era un hombre que quería tener seis hijos y que pensaba en la muerte: “él decía que si le llegara a pasar algo que le tomáramos fotos”. Para que quedara registro. Y así fue.

Su trabajo era eficiente, y en la dinámica de la fuente policiaca, donde los fotógrafos se comparten imágenes para salvar el día, las fotos de Édgar Daniel llegaban a aparecer en portales donde no trabajaba, y algunas incluso en diarios impresos con la firma de otra persona.

Carlos Garrigós conoció a Édgar Daniel cuando ambos estaban aprendiendo a cubrir la fuente policiaca, y lo describe como alguien que siempre luchaba por la vida. Cuando se enteró de que había sido secuestrado, el jueves cinco por la mañana, se imaginó lo peor. “En esta fuente sabes que si no aparece en algunas horas, está muerto”.

Édgar Daniel Esqueda

FOTO: MARCELO PALACIOS/CUARTOSCURO.COM | El funeral de Édgar Daniel Esqueda

Del mecanismo de protección ni se enteró

El 28 de junio, cuando elementos de la Policía Ministerial confundieron una camioneta blanca y terminaron asesinando al joven Enrique Gómez, a quien tomaron por integrante del crimen organizado, Édgar Daniel notó irregularidades: la cadena de custodia abarcaba varias cuadras a la redonda del crimen. “Nos mintieron y dijeron que habían entrado a una casa de seguridad”.

A partir de informaciones recabadas por su cuenta, Édgar Daniel se percató de que la Ministerial estaba tratando de ocultar el error y fabricar a un presunto sicario. Édgar Daniel se desvelaba mucho. En la madrugada del 29 de junio, le habló a Garrigós para contarle lo que estaba pasando. “Fuimos de los primeros medios que reportó que habían matado a un joven (…) a Enrique lo querían criminalizar”.

Según la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), el 4 y el 13 de julio, al acudir a dos sucesos donde hubo balacera de por medio, elementos le pidieron Édgar Daniel que borrara las fotos; el 13 de julio, según Carlos Garrigós, se trató de un ataque al domicilio del comandante Antonio Varela.

La CEDH le informó al Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación, que el 24 de julio, el comandante José Guadalupe Castillo Celestino, comisario de la Policía Ministerial del estado, había aceptado las medidas precautorias que el organismo solicitaba para el periodista a raíz de las amenazas.

La CEDH compartió ese mismo documento, con el Comité Estatal de Protección al Periodismo, según el presidente del organismo Jorge Andrés López Espinoza. El mentado Comité se formó por primera vez en 2014, durante la administración de Fernando Toranzo a partir de la promulgación de la Ley de Protección al Ejercicio del Periodismo. Como dato: uno de sus integrantes de aquél entonces, renunció al notar la calidad de adorno que tenía el Comité.

El comité es obsoleto. Lo integran representantes de la Secretaría General de Gobierno, la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia, además de dos representantes del gremio, un periodista del Altiplano y Luis Fernández, subdirector de Pulso, inexperto del periodismo. El Comité apenas y ha sesionado este año. Cuando lo ha hecho, el presidente de la CEDH se dedica a actualizar los casos de denuncias.

A los periodistas que fueron a Palacio de Gobierno, a buscar entrevistarse con Juan Manuel Carreras, el viernes a raíz del asesinato, el gobernador les dijo que se buscó dos veces por teléfono a Édgar Daniel para ponerse de acuerdo con el esquema de medidas precautorias, pero éste no contestó.

El día que Édgar Daniel Esqueda apareció asesinado, los periodistas de San Luis se manifestaron frente al palacio de gobierno

Todos ignoraron a Edgar Daniel

Carlos Garrigós piensa que el fotoreportero nunca desestimó las amenazas. No por nada se separó de la actividad periodística un mes: “Daniel nunca se enteró de que había un Mecanismo o un Comité”.

Rumores

Este lunes, un grupo de periodistas volvió a reunirse para una mesa de trabajo con Juan Manuel Carreras. Ahí, éste hizo hincapié en la generación de rumores y chismes alrededor del caso. Pero estos no comenzaron con el asesinato de Édgar Daniel, sino que se remontan a hace dos años, cuando empezó a trabajar en la fuente policiaca.

Le señalaban por presuntamente estar integrado en un grupo delictivo. “Casi casi le decían que él iba a tirar los cuerpos”. Él se burlaba de eso. La selfie con la narcomanta de fondo que circula en redes, fue parte de esa mofa según Carlos Garrigós. Daniel siempre tenía problemas de dinero. Todo su equipo de rescatista lo compraba él mismo. “Pagaba para pagar para trabajar gratis”.

También recomendamos: “Édgar vio irregularidades en el asesinato de Enrique Gómez”: director de Vox Populi

Nota Anterior

#Crónica | Alzar, de eso se trató el partido del TRI

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 10 de octubre para SLP