Columna de Adrián IbellesDeportes

Tiro de gracia. Columna de Adrián Ibelles

PLAYBOOK.

Hoy más que nunca los equipos proyectan la beldad de juego que profesaron, en su momento, los entrenadores; Barcelona se esmera, atina pero no trasciende; el Real Madrid ilusiona, brilla y hace magia.

Si en una ocasión previa, el Real superó al equipo culé en el marcador, ahora lo hace en nivel de juego, mostrándose fiero e intempestivo ante un resultado adverso, sabiendo presionar en las salidas, capitalizar las llegadas y azotar el reloj con su inteligencia de juego.

Del otro lado, un timorato gol en la ida no fue suficiente para que el puntero de La liga y campeón regente del torneo se hiciera con el pase a semifinales. Aquel equipo inquebrantable es hoy un rival de carne y hueso, cuya caída es factible –que no inminente-. 

 El tiro de Cristiano es grácil, se cuela entre la barrera sin demasiada potencia, apenas en el ángulo correcto  para que el balón viaje hasta la esquina inferior del marco y penetre en nuestros recuerdos. El olvido no perdona y a pesar de los codos, los dientes y las lágrimas del Barcelona, se lleva a su negra boca las 14 camisetas de un equipo que se empachó de gloria y hoy devuelve bilis de resignación.

Se antoja una final española, pero germanos y británicos quieren disipar la fiesta madrileña con Pep enfrentado a su próximo destino. Nada está escrito, pero hay mucho por decir.

 No queda duda. El fútbol da goces efímeros y lamentos eternos.

 Sigan en sintonía.

Nota Anterior

Suspenden operaciones en el Aeropuerto

Siguiente Nota

Pablo Castellanos no ha renunciado formalmente: Arturo Gutiérrez

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *