#4 TiemposColumna de Víctor Hernández

Thor Ragnarok, la mejor comedia del año | Columna de Víctor Hernández

Serendipia

Entre las cosas que me apasionan, además de Pokemon Go, los maratones de Netflix y jugar con mis perros, está ese gusto culposo por las películas de Marvel, aunque he de confesar que prefiero a los héroes del universo de DC Comics, sin embargo es importante señalar que es muy distinto hablar de cómics y de sus adaptaciones en cine o pantalla chica, cada uno de ellos tiene sus características muy específicas.

Por ejemplo, las empresas creadoras de estos grupos de héroes, desde principios del siglo pasado, han realizado una serie de copias, adaptaciones o versiones mejoradas de sus listas de personajes, varios de ellos incluso han sido resultado de campañas de mercadotecnia o nacido para cubrir alguna deficiencia de otro héroe.

En este sentido, habrá que identificar que el origen reside en los cómics o historietas, esa sería la base de ambos universos, son las primeras apariciones de cada uno de los héroes y que incluso en la mayoría de los casos, han sufrido modificaciones o hasta desaparecido en relación a las ventas o la aceptación por parte de los consumidores.

Posterior a esto, comenzaron a aparecer las adaptaciones en otros medios, como las primeras series televisivas de Batman o las series animadas de la Liga de la Justicia e incluso las adaptaciones de Marvel de Los Vengadores, todo esto en distintas épocas y con diversas tendencias acordes a ellas.

Ahora bien, desde la adaptación cinematográfica de Batman a cargo de Tim Burton, hubo una constante necesidad de representar a los héroes de ambas cadenas en la pantalla grande, desde luego al ver las ganancias que esto generaba. Así, desde 2008 comenzó una etapa interesante para Marvel Studios con el lanzamiento de Iron Man y que recaudó más de 4 veces su presupuesto, ya de ahí se siguieron como hilo de media.

Específicamente para Marvel, que posteriormente fue comprada por Disney, ha habido muchos aciertos así como uno que otro fracaso, pero han sabido explotar a la mayoría de héroes de los que tienen derechos. Entre las desafortunadas cintas está la primera de Capitán América, todas las de Hulk e Iron Man 2, si bien recuperaron sus presupuestos en las taquillas no les fue muy bien ante la crítica.

En este caso hay que hablar de la más reciente película del dios del trueno, Thor, hijo de Odin que considero tuvo dos muy buenas adaptaciones previas, sin embargo, debo expresar mi sentir al verla la semana pasada.

Por un lado, se trata de una versión modificada del Comic Civil War, en el que originalmente Ragnarok era un clon cyborg creado por Tony Stark para sustituir al verdadero Thor que había caído en batalla. En la película, Ragnarok es un ser mitológico destinado a ser quien de fin a Asgard.

Puedo decir que el argumento de la película es muy bueno, tras los acontecimientos en Avengers Age of Ultron, Thor se dedicó a seguir su propio destino a partir de la creación de Visión, en este camino de autodescubrimiento, el héroe regresa a Asgard solo para descubrir que su padre está a punto de morir y que al hacerlo, liberará a su primogénita Hela quien es sumamente poderosa y desea recuperar su lugar como heredera al trono de Asgard.

En su primer enfrentamiento, Thor es derrotado y accidentalmente llega a un planeta de gladiadores en donde se debe enfrentar a su amigo Hulk para poder regresar a derrotar a su hermana.

Parece que la película lo tiene todo, honestamente cumple con todos los requisitos, desafortunadamente como fan, siento una gran decepción ya que se le dio gusto a los detractores de la franquicia quienes argumentan que Marvel está lleno de comedia mientras que DC tiene un toque más oscuro y “realista”.

Así es, Thor Ragnarok es una comedia, no se le puede catalogar de otra forma, la genialidad de su historia fue opacada por el abuso de escenas graciosas, en verdad, parece una secuela de esta serie de parodias cinematográficas, creo que debieron llamarle “¿Y dónde está el dios del Trueno?”, pudieron ahorrarse muchas escenas cómicas y deleitar al público con una mirada más profunda al héroe.

Al final de cuentas, la película cumple y seguro las empresas involucradas se llenarán los bolsillos con toda la mercadotecnia que esto representa, es una cinta hecha para niños que dista mucho de las primeras adaptaciones de súper héroes, aunque los foros que califican a lo mejor del cine, le han dado su voto de confianza, lo cierto es que para los seguidores es un muy buen blooper de 130 minutos.

Lo mejor de la película, Loki y la aparición de Stan Lee. Lo peor, la actuación de Mark Ruffalo y que se haya desaprovechado tanto a Hulk, sin contar las dos peores escenas post créditos de Marvel y ya lo dije.

@MrVictorHdz 

También recomendamos: Una revisión de la segunda temporada de Stranger Things | Columna de Víctor Hernández

Nota Anterior

Se lo juro por IMMSA | Columna de Jorge Saldaña

Siguiente Nota

Paren con Miranda; démosle una oportunidad | Columna de Édgar Santillana