DestacadasEstado

#Testimonio | Artistas desconocían corrida de toro en la ópera “Carmen”

En entrevista para La Orquesta, uno de los músicos relató cómo transcurrió el acto

Por: Xochiquetzal Rangel

Durante el fin de semana se concluyó el “Festival de Ópera San Luis 2018” con una puesta en escena de la Ópera titulada “Carmen” en la que se exhibió una sangrienta corrida, donde se lastimó y dio muerte a un toro, pese a que al staff del Festival, quienes tenían conocimiento de la actuación del torero, se les aseguró que sólo sería un montaje, por lo que no sería lastimado en ningún momento el animal.

En entrevista para La Orquesta.Mx, Francisco, quién pertenece a la Orquesta Sinfónica Universitaria y tocó durante la presentación de Carmen en la Plaza de Toros de San Luis Potosí, aseguró que la muerte del toro no debió pasar, “en ningún lado en la ópera se menciona un toro y su muerte”.

El ambiente entre los músicos, asegura Francisco, en un principio era preocupante porque pensaban que la simulación de una corrida sería en el ruedo, mientras ellos tocaban, sin embargo los calmaron, ya que les dijeron que ellos saldrían del lugar mientras el toro estuviera en escena.

“Muchos de los compañeros empezaron a preguntar qué pasaría con el toro. Y ahí comenzaron a decir que no le pasaría nada. A los cantantes les dijeron que no le harían daño, a mi, de voz de Linus (Lerner) me tocó escuchar que dijo que sólo serían unos piquetitos para que siguiera al torero. Nos preocupó más porque investigamos que en el tipo de toreo, al final matan al toro”.

LO: ¿Qué pasó cuándo salieron el torero y el toro?
F: Al inicio salió el toro y pensamos que sólo sería algo pequeño y representativo con capote, pero cuando empezaron a picarlo, yo y la mayoría de los músicos y cantantes abandonamos las gradas para ir a los camerinos. En camerinos estaban los niños del coro cantando para no escuchar la corrida, algunos de los adultos intentaban tranquilizarlos diciéndoles que no le pasaría nada al toro.

Cuando salió el toro nadie se retiró del lugar, sino que se fueron cuando salió el picador. Sin embargo muchos asistentes más se quedaron a presenciar el espectáculo, algunos de ellos callaban a las otras personas que se quedaron para exigir cancelar dicha representación y seguir con la ópera. Al final algunos regresaron, pero por ejemplo, hubo una cantante que iba a estar de solista y al ver lo sucedido decidió no salir.

 

LO: ¿Por qué decidiste irte a camerinos?
F: No estábamos obligados quedarnos, obviamente volví para tocar en el acto final. Me fui porque me dio sentimiento ver cómo lo maltrataban. Yo soy artista y el evento para el que me contrataron fue una ópera, no para amenizar una corrida.


LO: ¿Sabes qué pasó con el toro?
F: Lo mataron fuera del ruedo sin que la gente viera, unos coristas me dijeron que al final vieron una camioneta con el toro muerto.

El entrevistado, aseguró que Arturo Rodríguez, director de escena de la ópera, anunció durante un intermedio que el siguiente número sería una corrida, por lo que invitaba a los asistentes que quisieran retirarse durante la lidia podían hacerlo y posteriormente regresar.

Acto seguido el matador José Mauricio salió al ruedo al terminar el tercer acto de la Ópera para lidiar a la portuguesa, es decir, en donde no se mata en el ruedo, y así dar pie al cuarto acto en el que Carmen se encuentra afuera de una plaza de toros de Sevilla con Escamio, un militar del que Carmen está enamorada, en dónde sólo se escucha una multitud aclamando por una corrida que se realiza en la plaza.

Al respecto Lázaro Azar, crítico musical, opinó que el espectáculo taurino que ofrecieron los responsables de la cultura en San Luis potosí durante la ópera “Carmen” es inaceptable y absurdo.

“Que sepamos que Don José es un “toreador” no quiere decir que tengamos que ver una corrida de toros que no es parte del libreto. Es como si por ser marino Pinkerton, hubiera algún brillante embaucador como lo fue ahora el señor Gameros, que pretendiera venderle un buque a los de la producción para que la próxima puesta de Madama Butterfly tuviera que realizarse en un puerto donde dicha embarcación tuviera cabida” aseguró.

Indicó que no todo lo que se sabe de un personaje tendría que ilustrarse: “Si eso fuera, ojalá y lo próximo que pongan sea Turandot, para que el verdugo les corte la cabeza a ese máximo farsante que es el señor Lerner y a la acomodaticia señora Del Conde, cuyos máximos talentos son para atrapar incautos que les crean del bien urdido negocio con el cual se han servido buenas tajadas del presupuesto so pretexto de un “festival” que no es más que, repito, un negocio lamentable”.

Concluyó diciendo que el lado lamentable del Festival de Ópera de San Luis 2018, más allá del toro que fue lastimado y muerto, fueron las ilusiones abatidas de los jóvenes que asistieron, por promesas que no se cumplieron.


*El nombre del entrevistado fue cambiado por petición del mismo.

 

También lee: Festival de Ópera se autocensura tras acusar engaño en la Ópera Carmen

Nota Anterior

Ganemos negoció con el PAN para "dejar de molestar"

Siguiente Nota

Official ran over and killed a man but in 2 hours he was free