#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

Temporada de ensueño | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

1972 es el año del récord en la NFL. Un increíble equipo de los Delfines lograba firmar una temporada perfecta: 14 victorias y 0 derrotas en temporada regular, y para coronar la hazaña, campeones (obviamente invictos) del Super Bowl VII.

Magia, mística, récord, esa temporada ha sido irrepetible para Miami en un deporte en donde los empates son una rareza.

En 2008 la historia parecía repetirse, incluso aumentarse. Llegó febrero, los Gigantes de New York parecían la víctima en el Super Bowl XLII ante unos increíbles Patriotas que habían marcado una impresionante temporada regular de 16 victorias y 0 derrotas. Obviamente estaban en el Super Bowl después de firmar unos play offs invictos. Lo increíble pasó: Gigantes derrotó a los Pats 17-14, para que los de New England perdieran solo un juego en toda la temporada, el juego más importante de todos, el juego de campeonato.

Guardando todas las proporciones debidas, esta noche Atlético de San Luis está a 90 minutos de firmar una temporada regular perfecta: hasta ahora 13 partidos, 0 derrotas, el Atleti ha impuesto ya una nueva marca en la división, se ha convertido en el campeón invicto con mejor racha de la historia.

El partido de hoy puede quedar en la anécdota como el juego que le dio la primera temporada perfecta a un equipo en San Luis, y la primera vez que un equipo de la división firma el invicto después de enfrentar a todos los rivales del torneo. Sería un gran paso en las aspiraciones del bicampeonato.

Sin embargo, en una entrevista antes de la final del torneo anterior, Alfonso Sosa sentenció algo muy importante: “De nada sirve ser campeón, si no se asciende”. Es prudente replantear esas palabras y escribir “de nada sirve el invicto, si no se obtiene el campeonato”.

Hablar de invicto y de temporadas perfectas es un gran logro para el club, pero de poco sabrá si no se consigue el principal objetivo del equipo: el ascenso.

La historia puede ser benévola con el equipo y pintar algo como los Delfines del 72, o puede golpearnos la realidad y firmar algo como los Pats de 2008. El futuro puede ser el peor rival cuando se analiza el pasado.

Pero primero, enfrentar a Dorados. Atlético de San Luis necesita un empate para asegurar el liderato del torneo, sin embargo, este ha sido un torneo muy flojo: el líder apenas podrá alcanzar los 30 puntos, mientras que el segundo lugar solo aspira a 27.

Para Dorados el triunfo es de suma importancia, de perder y con una combinación de resultados podría incluso quedar fuera de la fase final. 

No cabe duda que tendremos un gran partido para cerrar la temporada: dos equipos con un pasado reciente muy movido y dos aficiones que no olvidan; el final de una temporada que puede ser perfecta o el inicio de una pesadilla que no vamos a olvidar. Que ruede el balón y que Maradona venga al Lastras a volver a cenar.

 

@Nefrox

 

También lee: Una copa con historia | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Nota Anterior

El poder en manos de cualquiera | Columna de Óscar Esquivel

Siguiente Nota

33 personas fueron detenidas en SLP durante la semana pasada