#Si Sostenido

#TemblorCDMX | Crónica de Roberto Castillo

 

Quizás  por  ser  el  típico  presuicida  chafita  que  siempre  ladra  mediocre  y  muy  nacamente  su  pulsión  de  muerte, pero  no  se  mata…  Quizás  mucho  más  por  haber  visualizado  mi  funeral  varias  veces  cuando  tuve  la oportunidad  de  vivir  12  ciclos  de  quimioterapia…  Quizás  porque  mi  amor  actual  no  es  correspondido  y  no tengo  hijos…  No  sé, no  sé  con  claridad  por  qué, pero  no  me  dio  miedo  morir  cuando  sentí el temblor.

En  el  segundo  nivel  del  Centro  de  Desarrollo  Ejecutivo  de  la  UVM  en  Santa  Fe,  Ciudad  de  México,  el  temblor tuvo  un  aspecto  bastante  cinematográfico: el suelo  onduló  como  un  mantel de  seda  sacudido  por  un  gigante, los  teléfonos  cayeron  al suelo, las  paredes  de  tabla-roca,  los  pilares  de  metal  y  las  divisiones  de  cristal  se curvaron  como  gelatina  -ahora  sé  cómo  se  escucha  eso-  y,  gracias  a  haber  entrenado  una  hora  antes  –tal  vez menos-  con  el  simulacro  más  oportuno  del  mundo,  todos  desalojamos  con  mucha  agilidad  esa  sede administrativa  que  no  conocíamos  del  todo.

El  temblor  duró,  calculo  yo,  unos  40  segundos;  Blink-182  tiene  canciones  más  cortas  que  eso.   Un  sismo  de  este  tipo  no  da  tanto  miedo  como  la  gente  que  grita  y  llora  cerca  de  ti,  dan  ganas  de  patearlos, pero  como  tienes  aún  dos  pesitos  de  madre  les  pides  que  respiren, les  dices  que  todo  saldrá  bien,  que  el temblor  ya  está  pasando.

El terremoto  no  me  causó  más  angustia  que  imaginar  la  noticia  del  propio  terremoto en  cadena  nacional  y  saber  que  la  gente  que  me  ama  se  preocuparía  gravemente  por  mi  vida. Desalojados  y  reunidos  en  los  puntos  de  seguridad  supimos  que,  en  las  inmediaciones  del  Centro  Comercial Santa  Fe,  no  se  vio  rota  una  sola  ventana.  Creo  que  los  edificios  de  la  zona  corporativa  están  hechos  para sacudirse  con  sobrada  libertad,  pero  sin  romperse;  muy  mala  noticia  para  los  cardiacos,  porque  esta Experiencia  Pampers  no  lo  tiene  ni  Obama.

Me reporté  a  salvo  con  lujo  de  humor  para  tranquilizar  holgadamente  a  mi  familia,  encendí  mi  cámara  para hacer  una  crónica  que  todo  reportero  considerará  -no  sin  motivos-  aburrida,  donde  no  hay  muertos  ni derrumbes;  grabé  para  no  olvidar  mi  reacción  inmediata.   Una  amiga  llamada  Alejandrina  me  dio  un  aventón  hasta  San  Ángel,  antes  de  verse  colapsadas  las  vialidades de  Santa  Fe  –si  la  lluvia  retrasa  dos  horas  la  salida  en  cualquier  tarde  de  verano,  imagine  usted  un  temblor como  este;  yo  acepté  el  aventón  sin  pensar-.

Durante  el  camino  supe  la  verdadera  magnitud  del  siniestro  gracias  a  la  radio  y  entendí  entonces  lo afortunado  que  soy  de  no  vivir  más  en  La  Condesa,  la  Del  Valle  o  cualquiera  de  las  zonas  donde  la  gente tiene  verdaderas  razones  para  llorar  esta  noche  post-telúrica.   Estoy  triste  por  quienes  no  fueron  tan  afortunados  como  yo, estoy  vivo,  estoy  listo  para  ayudar  y  celebro  que la  fuerza  de  la  tierra  nos  recuerde  que  ninguna  ideología,  ni  rencor,  ni  error,  ni  discurso  intolerante  es  más grande  que  las  acciones  concretas  de  la  bondad  absoluta  en  una  noche  donde  los  abrazos  francos  entre  las personas  son  la  norma.

También recomendamos: Sismo | Crónica de Jessica Tristán

Nota Anterior

Un héroe en cada hijo te dio | Columna de Carlos López Medrano

Siguiente Nota

El bueno, el malo y Desfassiux | Columna de Paúl Ibarra