#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

Tekmol: de méndigo a millonario | Columna de Jorge Saldaña

Tercera llamada

 

Volví a ver el video de Tekmol y sí… definitivamente es un burro. Y no me refiero al video en que sale bailando con un jumento (…el burro), sino uno que publicó el 16 de mayo en el que con voz casi entrecortada, música llorona y pose de santo, explica a sus seguidores que en 1999 casi-casi “tuvo que timar” a un ciudadano con 2 mil quinientos pesos para su hija enferma y por tanto fue a parar a la cárcel en el municipio de Salinas.

Queda claro que ni al candidato ni a nadie le debería alcanzar la historia de la niña enferma como justificante para realizar un fraude, que por lo confesado por el propio Tekmol en su video, fue cometido en forma por demás dolosa.

Pero hay más que está escondido en la historia que nos contó a los potosinos el conocido como “Payaso Tekmoloco”, una historia que el propio y desmemoriado candidato contó sin enterarse (la inconexión cerebral lo persigue).

A ver, a ver, a ver…

¿Cómo se puede explicar que alguien que en 1999 no tenía 2 mil 500 pesos para las medicinas de su hija, de pronto pagaba de su bolsillo los 50 mil pesos de la nómina de Aurelio Gancedo cuando este era presidente del PRI y además rentaba helicópteros de a 200 mil pesos la hora a Carlos Jiménez Macías?

¿Ya se le olvidó a José Luis Romero aquella comida en la Ciudad de México que a principios del 2009 tuvo con José Luis Ugalde, ahora secretario de Finanzas, en la que le presumió tener más de 300 millones de pesos para la precampaña a gobernador de ese año?

Por si lo piensa, Culto Público, no son datos privilegiados que este aprendiz de reportero posea, no. Son historias que cuenta el propio candidato por todos lados y que hasta corroboradas están con sus interlocutores.

Hoy las locuras y desmemoria del payaso Tekmoloco (aunque se enoje) le han hecho una mala jugada; si bien dicen que para ser buen mentiroso se debe tener una memoria privilegiada, por cierto, signo inequívoco de inteligencia y de salud mental.

¿Cómo le hará Tekmol para explicar lo que dijo ayer tras el fallido debate que organizó el INE?

Dijo que no terminó sus estudios (no era necesario que lo aclarara) pero que para el 2003 ya había puesto no una, sino varias empresas con las que formó un corporativo de distribución de combustibles, lubricantes, comercialización y hasta transformación de energías.

¿Cuánto cuestan las pipas, el terreno, las instalaciones, la infraestructura, la construcción, los permisos y materiales para que en cuatro años se convirtiera de un pobre hombre sin un peso a ese empresario “esféricamente rico”? ¿A cuánta gente tendría que timar con “blocks” para que le alcanzara a tener esa fortuna a la que tuvo acceso de la noche a la mañana?

¿De dónde se compró su casa de más de 60 millones de pesos en el Pedregal?

¿Cuántos blocks de concreto se venderían para comprar el Mercedes Benz AMG modelo 2009 que en aquel entonces no tenía ni Luis Miguel pero que ya conducía Tekmol en SLP acompañado de un séquito de guaruras armados?

¿Alcanzan 18 años para que un agricultor carrera trunca (él lo dijo, yo no) como Tekmol haya podido construir el hotel “Canto de Sal”, valorado en más de 500 millones de pesos? Debe ser muy buena chamba esa de ser regidor en Salinas, ¿no?

Y la pregunta más importante… ¿Dónde está la declaración 3de3 del candidato?

Hay de dos sopas: José Luis (Tekmoloco, aunque se enoje) nos mintió con una historia sensibilera respecto al fraude por el que fue a la cárcel en 1999, y fue ahí que inició su gusto por usar dinero ajeno para gustos propios, o de plano hay un caso en San Luis de –ese sí evidente– enriquecimiento ilícito que ha pasado desapercibido por todo el mundo.

¿Tekmol pues, es un mentiroso patológico pero desmemoriado? ¿O es un pillo-pillo usado para distraer incautos bajo las órdenes del Palacio de Gobierno?

No sé la respuesta, pero sí me queda claro una cosa: lo que vi en su video es un burro bailando. Es un jumento sometido que tiene que hacer lo que sus dueños dicen. Ah, también había un pobre animalito en la escena. Ustedes decidan quién es quién.

 

BEMOLES

Desde el inicio de la semana circularon rumores sobre la designación de Marcos Enrique Rosales Vega como titular de la Junta Estatal de Caminos. Como se recordará, Rosales Vega es todavía “encargado de despacho” después de la supuesta renuncia de Porfirio Flores. El cambio podría darse en los próximos días, lo que implicaría un grave golpe a la administración estatal pues al parecer no han “googleado” al encargado de despacho. Tiene colita que le pisen y de nombrarlo, les va a reventar una bomba más en la cara. #Abusados

También recomendamos: 15 preguntas a 26 años de la muerte de Nava | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Camioneta con reporte de robo fue recuperada en la colonia Nuevo Progreso

Siguiente Nota

Tribunal Electoral aprueba sustituir candidata de Morena en Sta. María del Río