Seguridad

Suman 15 ataques armados contra Centros Nocturnos en el último año

La problemática tiene en vilo al sector empresarial

Por La Orquesta

 

El jueves 4 de enero de 2018 un grupo de personas armadas disparó contra la fachada del antro conocido como Kharma, en la calle de Nereo Rodríguez Barragán, frente al parque de Morales. En la escena se encontraron 28 casquillos de bala y un mensaje proveniente de, presuntamente, un grupo delictivo. Se trató del segundo ataque contra el mismo lugar que apenas unas semanas atrás, el 26 de noviembre pasado, ya había sido víctima de un ataque similar en el que murieron dos personas.

No se tratan de casos aislados. En el último año se han presentado al menos 15 ataques contra centros nocturnos en la capital potosina de acuerdo a lo registrado por la prensa local.

Al clima generalizado de inseguridad que asola a la comunidad, hay que sumar el que se presenta en las noches de esparcimiento que se encuentran contaminadas ya de un clima de peligrosidad por una serie de variables, unas más claras que otras. En años anteriores se ha sabido de ataques motivados desde por pleitos personales hasta venganzas, pasando también por los típicos pleitos entre borrachos. Sin embargo, en San Luis Potosí ya se presenta un punto aún más delicado: el crimen organizado.

En apariencia, asociaciones delictivas  se ha colado en la industria de la vida nocturna a través de la dinámica de cobro de piso, una forma de extorsión cada vez más presente en la vida nacional; una problemática de seguridad, pero también económica y social ya que trastoca las dinámicas empresariales, así como el empleo, el turismo y la inversión de donde quiera que se establece. También se trata de una plaga que afecta a lo más elemental: la voluntad y derecho que los seres humanos tienen de disfrutar su tiempo libre, en especial en los fines de semana, que hasta hace no mucho  (ya no) eran un oasis de relajación tras varios días de desgaste laboral.

Ya a mediados de 2017 el periódico El Universal había levantado la voz respecto a la problemática de San Luis Potosí en lo que se refiere a ataques a bares y antros. La descomposición se acentuó a partir de 2015, cuando las ofensivas empezaron a aumentar.

Si bien algunos de los ataques se quedan en el susto (en uno grande y del que cuesta salir adelante) donde solo hay afectaciones materiales, en algunos de ellos hubo víctimas mortales, de modo tal que pueden considerarse un foco rojo y una cuenta pendiente por parte de las autoridades que no han dado con la fórmula para remediar el tinglado de incertidumbre que existe al respecto. No se trata de una tragedia únicamente del área metropolitana. A mediados del año pasado llegó hasta medios nacionales la noticia de un ataque armado en bar de San Luis Potosí que dejó seis muertos en la cabecera de Ciudad del Maíz.

A continuación se ofrece un recuento de los percances de esa naturaleza ocurridos durante el último año en la capital potosina, incluyendo algunos que fueron dobles… o triples.

 

  1. Disparos contra la fachada del antro conocido como Kharma Club en la calle Nereo Rodríguez Barragán (4 de enero de 2018).
  2. Ráfaga contra el Kharma Club con un saldo de dos personas fallecidas (26 de noviembre de 2017).
  3. Rafagueo contra el table dance Junior’s en la avenida 20 de Noviembre del Centro Histórico (21 de noviembre de 2017).
  4. Agresión contra policías frente al antro La Envidia en la lateral de la carretera 57 (9 de noviembre de 2017)
  5. Ráfaga de balas contra El Cabaret en la lateral de la carretera 57 (9 de noviembre de 2017)
  6. Ataque contra el bar El Mil Amores durante su inauguración en la lateral de la carretera 57 (9 de noviembre de 2017).
  7. Comando rafagueó antro en la Ricardo B. Anaya (16 de septiembre de 2017)
  8. Balacera contra el antro Foxxez de la carretera 57; dos heridos (7 de mayo de 2017)
  9. Tiroteo contra el Canay de Chapultepec; dos lesionados (5 de abril de 2017)
  10. Balacera contra el antro Huracán en avenida Chapultepec (8 de marzo de 2017)
  11. Tiroteo en el Tío Mich de Tequis (3 de marzo de 2017)
  12. Balacera contra el Red Club de Lomas (25 de febrero de 2017)
  13. Segunda balacera contra Rockabilly Beach (2 de febrero de 2017)
  14. Disparos contra Rockabilly Bar en la calle Agustín de Iturbide (9 enero de 2017)
  15. Fachada rafagueada de Rockabilly Beach, ubicado sobre Salvador Nava (9 enero de 2017)

 

La nueva ofensiva contra el Kharma Club fue un balde de agua fría para el espíritu de Año Nuevo que invitaba a la esperanza de tener un San Luis Potosí más seguro. Ahora la perspectiva no invita al optimismo, sobre todo porque existen testimonios de empresarios que han declarado ser rehenes del cobro de piso por parte de grupos delictivos sin que las fuerzas del estado hayan podido solucionar nada al respecto.

LA PERSPECTIVA EMPRESARIAL

 

El socio de un conocido antro de la capital potosina quien por seguridad pidió no revelar su nombre, abundó para La Orquesta sobre la situación que viven los empresarios de este sector ante los hechos que se han venido generando en nuestra entidad.

“Así tengamos cincuenta o cien guardias de seguridad no vamos a evitar una balacera, al contrario, ponemos en riesgo la vida de más personas”, comentó. “Es una situación muy preocupante, el hecho de que nos baleen alguno de nuestros negocios, dan la idea a nuestros consumidores de que no son lugares seguros, bajan las ventas o las ganancias, nosotros somos los más afectados”.

Destacó además que no existen protocolos para balaceras o hechos similares pues las medidas de seguridad que pide Protección Civil y Gobernación tienen que ver con las salidas de emergencia, ventilación, capacidad de clientes o la venta regulada de bebidas pero ninguno contempla balaceras.

Respecto a lo que se pueda dar fuera del bar contestó: “lo que debes hacer es retener a toda la gente porque todas son testigos, es un pedote por que muchos se quieren ir, se ponen rebeldes y a fin de cuentas no puedes obligarlos a que se queden”.

Indicó que el negocio del que es socio sí ha sufrido este tipo de percances, pero “la delincuencia es muy inteligente, no le interesa ir a matar gente, le interesa ir y dar un mensaje”.


Por otra parte, es bien conocido que el crimen organizado pide tajada a los dueños de antros y bares; al respecto, el empresario comentó que algunos negocios llegan a pagar entre 30 mil y 60 mil pesos mensuales: “depende del tamaño del negocio y la antigüedad”. Al cuestionarle específicamente sobre su caso sólo nos ofreció una risa nerviosa, “no es un cobro, es como cuando contratas seguridad en un fraccionamiento”.

También recomendamos: Grupo armado balea antro en Morales, por segunda vez en solo semanas

Nota Anterior

José Antonio Meade estará hoy en SLP

Siguiente Nota

Priistas bien organizados para apoyar a Meade… hasta el mero día y en Whatsapp