#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

Soy migrante y…, vuelo o me pudro | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte


Maquiavelo lo subrayó: lo más difícil en política es el cambio de régimen: para el nuevo príncipe, los derrotados serán enemigos a muerte, y los aliados originales demandarán más de los que se les puede y debe dar.
-Lorenzo Meyer, politólogo mexicano de mente trashumante.

 

Hay de migrantes a emigrados. Si algo denigra y hasta pudre al ser humano es contravenir su esencia evolutiva, migratoria, la de ser inacabado inteligente y proactivo natural.

La migración geográfica abre horizontes, y su precio oscila entre el asombro, el riesgo para mejor vivir o morir en su camino. La migración mental es la más riesgosa y, a la vez, la más constructiva. Es la más humana porque depende de la voluntad y decisión, y no sólo de las circunstancias del camino.

La migración hondureña/centroamericana de hoy

El hecho:

  •        Un contingente numeroso de migrantes inicia una égida de Honduras al infinito norteamericano como supuesto destino.
  •        En la caravana hay infiltrados. Donald Trump, presidente estadounidense, con intención electorera (para afianzar a congresistas republicanos) ve terroristas.
  •        Si hay mercenarios, puede ser, como siempre en tales coyunturas, agentes “de inteligencia” norteamericanos de la CIA. Trump se viste de falsa víctima e investido de héroe propaga el dicho: viven en a despojar de su trabajo a norteamericanos originarios. Él mismo, como la mayoría de ciudadanos estadounidense, es hijo de la migración, y…, de la desmemoria, a conveniencia, desde luego.
  •        Televisa y algunos medios filo-peñanietistas, para desinformar y distraer, propagan una falacia, de coincidencias con la de Trump: son malagradecidos porque dejan en la calle la ropa y parte del alimento que les dimos.
  •        Otros medios de comunicación y el mexicano de a pie, apelan a los derechos humanos, dan comida, abrigo y aliento a los caminantes.

El hecho

  •        En la línea del tiempo histórico, lo migrantes centroamericanos son hijos de generaciones de despojo provocadas en la distancia por la instalación de empresas productoras de materias primas, (inicialmente norteamericanas, ahora se les denomina “transnacionales”), particularmente de banano/plátano.
  •        El nacimiento de la empresa norteamericana United fruit Co., y el transitar de sus “tren amarillo” en los territorios colombianos arranca en 1928.
  •        El desarrollo exponencial de la producción de banano se expandió pronto a varios países de Centroamérica. Honduras, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica de manera subrayada.
  •        Cuba fue destinada entonces, en el proyecto “imperialista yankee” se decía) a producir azúcar; Argentina y Uruguay a la producción de carne urgida por la posguerra; Venezuela, Ecuador y México al petróleo; Chile al cobre. Y así por el estilo…, siempre imponiendo sobreprotección al capital extranjero y no al trabajo.
  •        “Fueron ejércitos humanos de obreros obedientes y baratos que machetearon malezas y racimos a menos de un dólar por día que aceptaron vivir en inmundos barracones y morir de paludismo o tuberculosis” (1). Si te equivocas, paisito bananero, te impongo una dictadura militar para ello tengo ejércitos y riquillos criollos domesticados y sobornables.

El hecho

  •        La producción a escala mundial de banano, además de apellidar a naciones latinoamericanas “bananeras” con desprecio a su situación, entonces apellidada “subdesarrollada” o “tercermundista”, imponía una condición de sobrexplotación laboral a costa de enriquecimiento al capital en fuga.
  •         (1) En la óptica de Eduardo Galeano (texto) y Fernando Birri (realización fílmica), “El siglo del viento” (https://www.youtube.com/watch?v=qoEfaENlChk), versión imaginativa/utopista de Latinoamérica durante el transcurrir del siglo XX, esta historia no termina y es la de un sub-continente, dividido a capricho y contra los intereses y bienestar de su población. No es el culto a la derrota, sino la identificación de los hechos, incluso con humor, pese a recurrentes sucesos trágicos como el que ahora quiere bonificar Trump para sí, con destino electorero, y alianzas bananeras/tropicales/distópicas de entreguismo criollo, si nos dejáramos.

 

“Cuando la radio escuche, no sólo hable”: Bertolt Brecht

Esta versión de los hechos, jamás la verás en Televisa. Sí en Canal 6 de julio, Aristegui noticias, TV UNAM, Telesur, festivales de cine, en las cadenas radio/televisivas colombianas Sutatenza/Todelar, en portales de Internet, radiodifusión comunitaria, y en noticiarios europeos.

Es cómodo ver sucesos mostrados como espectáculos o fiestas de violencia y dolor desde la platea o las imágenes telemáticas/virtuales. Guerras de exterminio en Medio Oriente, africanos nómadas sobrevivientes a naufragios en el Mediterráneo. La tragedia real en envase de espectáculo para entretener e, incluso, evadir el entorno propio, en el México actual de criminalidad extrema.

De suyo, esas son películas catárticas (en la intención de “limpia-mente”). La realidad se nos empaquete y muestra  como espectáculo febril, emocional a la baja porque nos acostumbramos a verlo sin sentirlo, convertible en rutina de fácil digestión en tanto realidad ajena o mostrada como tal.

Distinto es cuando la migración toca tu vida o eres el migrante. Que migre nuestra mente y toque la generosidad y riesgo para pensar/actuar en consecuencia.

Aquí en pueblo aquietado…

Fuentes documentadas informan que es asesor/diseñador del naciente municipio capitalino potosino, el personaje siniestro aquí mostrado hace dos semanas: “sin arte interrogativo, formas básicas plagiadas (…) el autodenominado ´Charly´, Carlos Joaquín Ramírez”. Será otra raya para tigre si el municipio no rectifica.

Mientras, las oficinas de administración de recursos estatales y municipales para las artes/cultura, sin horizonte ni aliento.

También lea: De El siglo del viento a La noche de los lápices | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Así amanece el precio del dólar hoy 29 de octubre en SLP

Siguiente Nota

¿Qué pasó, Real Madrid? | Columna de Sebastián Escorza