#4 TiemposMosaico de plumas

Sobre el ejercicio de regalar libros | Columna de Andrea Lárraga

Mosaico de plumas

 

Los libros son, en una idea romántica, el mejor lugar para desconectarnos de la realidad. Un lugar de encuentros con historias lejanas, pero tan cercanas por la empatía con sus personajes. Los libros nos enseñan desde experiencias de vida hasta el buen uso de las palabras. La forma y textura de un libro es un pedacito de edén. Su aroma inigualable brinda un placer que solo se compara con el sabor de unos tacos al pastor acompañada de su coca cola de vidrio.

Los libros, además brindan, erróneamente, un estatus de intelectualidad. No importa que leas El secreto, Loco por emprender, Padre Rico, Padre Pobre, el hecho de tener un ejemplar en tus manos, acompañado de una taza de café y tus gafapastas, darán a todos los que te observen la idea de ser alguien superior. No importa que no respetes el reglamento de tránsito o quemes pirotecnia como idiota el fin de año.

Regalar un libro siempre será una opción para los intercambios decembrinos o cumpleaños del jefe. Un libro brinda a quien regala, la etiqueta de culto. La acción de acercar a una persona al mundo de la lectura será mejor aceptado que un six de cervezas o unos calcetines de colores. Basta con visitar cualquier librería de la ciudad en los días previos a Navidad. La mesa de novedades se encuentra semi vacía. Largas filas para realizar el pago. Los pasillos que meses atrás permanecían vacíos permitiendo a sus empleados leer un par de páginas de su libro anhelado, se encuentran repletos. Los vendedores tendrán comisiones más altas, si decides regalar este artefacto tan popular, pero tan poco leído.

En México se leen 3.8 libros en promedio por persona. En este promedio se incluyen libros de texto. Cada sesión de lectura tiene una duración de 39 minutos. La justificación del 45.6% de los mexicanos encuestados para la encuesta Molec (realizada por el Inegi en 2018) es la falta de tiempo. Una falta de tiempo que no se refleja en las estadísticas sobre el tiempo que dedicamos los mexicanos en redes sociales, alrededor de 2 horas y 58 minutos. En cambio, unos más argumentaron los altos precios de los libros. Si bien es cierto que las novedades editoriales rondan el precio de los 300 pesos; también es cierto que es una cantidad promedio para realizar actividades de entretenimiento como ir al cine o comprar un 24 de cervezas con un paquete de botana color morado.

La ventaja de un regalar un libro es que ayudarás a mejorar los números para las próximas encuestas del Inegi. Cumplirás con el valor aproximado de los intercambios de oficina (200 pesos). Si el receptor no le agrado el título regalado puedes argumentar que es sus bajos niveles de comprensión lectora lo que limitaron, no tu preferencia por libros de superación personal. Si en cambio, no tienes gustos definidos porqué nunca has leído más allá de los libros de Español lecturas, no te preocupes, cada año un sinfín de medios digitales se encargan de elegir los mejores libros del año, aunque sea una manera agradecimiento a los amigos escritores.

El único problema de seleccionar un libro de dichas listas será el alto precio por ser novedad. Si tu presupuesto no se adecua, puedes recurrir a la sección de los clásicos, editados por varias casas editoriales. La dama de las Camelias de Dumas, Orgullo y Prejuicio, Emma, o cualquier título de Jane Austen es una opción si tu destinatario tiene corazón de pollo y gusta de las historias de amor. En cambio, si siempre te habla de series futuristas, cree en los alienígenas ancestrales y piensa que los celulares nos escuchan; George Orwell, Asimov y H.G. Wells son autores infalibles. Si ninguna de las descripciones concuerda con esa persona del papelito, la definirás más como una buchona o buchón. Los libros también tienen una solución, escritores como Imanol Caneyada, Hilario Peña y Élmer Mendoza les gusta hablar de la violencia en nuestro país.

Si de plano no tienes idea  del otro individuo, la solución es buscar una novela ilustrada. Quizá será un poco más costosa, pero ten por seguro que le gustará el hecho de tener dibujitos. En fin, solo una cosa, en esto de regalar libros, no seas tacaño y no compres ediciones Tomo.

Andrea Larraga. Su perro se llama Rulfo, pero le dicen Juan. Le gusta escuchar a Valentín Elizalde y Jenni Rivera mientras escribe un ensayo de Yuri Tyniánov. Es licenciada en Lengua y Literatura Hispanoamericanas por la UASLP. Actualmente cursa la maestría en Enseñanza de los Estudios Literarios en la UAQ.

También lea: Cerrar la puerta | Columna de Andrea Lárraga

Nota Anterior

Un emocionante enero deportivo | Columna de Alma Barajas

Siguiente Nota

El poder simbólico | Columna de Ricardo Sánchez García