DestacadasEstado

SLP rompe récord de violaciones en 2018; hay más de 1 denuncia diaria

53 violaciones en SLP ocurrieron en ese mes y en 2018 ya van 400 delitos sexuales

Por El Saxofón

El pasado mes de mayo de 2018, las denuncias por el delito de violación incrementaron 47.22 por ciento con respecto a abril previo. Con 53 denuncias interpuestas ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, mayo es el mes con más denuncias por este delito sexual desde el 2015, según las cifras de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Hasta ahora, el mayor número de denuncias por violación se había registrado en agosto de 2016, cuando se abrieron 49 carpetas de investigación por este delito. En lo que respecta a 2018, en enero se presentaron 30 denuncias; la incidencia bajó a 26 en febrero, subió a 32 en marzo, repuntó a 36 en abril, y se disparó hasta los 53 casos en mayo.
En lo que va del año se han denunciado un total de 400 delitos sexuales: del total de las denuncias, 148 son por abuso sexual; 50 por acoso sexual; ocho por hostigamiento; 177 por violación y 17 por violación equiparada.

La mayoría de las denuncias, 244 (el 61 por ciento) se concentran en la capital del estado y el municipio conurbado de Soledad de Graciano Sánchez.

En la Zona Metropolitana de San Luis Potosí y Soledad de Graciano Sánchez se han registrado 106 denuncias por violación simple, 85 en la capital y 21 en el municipio conurbado.
Las 106 denuncias equivalen al 59.88 por ciento del total.

Además, en la capital del estado se han presentado 71 denuncias por abuso sexual, 29 por acoso y seis por hostigamiento.

En Soledad, se han registrado 26 por abuso, cinco por acoso y una por hostigamiento.

En total, en 2017 se presentaron 977 denuncias por delitos sexuales: de las cuales 368 fueron por abuso sexual, 135 por acoso, 20 por hostigamiento, 419 por violación y 35 por Violación Equiparada.

Magdalena González Vega, extitular de la Subprocuraduría Especializada en Atención a Delitos Sexuales

Subprocuraduría de delitos sexuales, rebasada

En abril pasado, la extitular de la Subprocuraduría Especializada en Atención a Delitos Sexuales, Magdalena González Vega, denunció la falta de personal en esta área de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

En declaraciones periodísticas, González Vega reconoció que “La falta de personal en la Subprocuraduría Especializada en Atención a Delitos Sexuales, contra la Familia y Derechos Humanos, ha orillado a que en ocasiones se les pida a las personas que regresen el próximo día”.

“De plano les tienes que decir que se vengan al día siguiente porque es humanamente imposible atenderlas a todas”, indicó.

La funcionaria explicó que la Subprocuraduría de la Zona Centro, atiende los casos de violación, acoso sexual, abuso sexual, hostigamiento, corrupción de menores, o violencia familiar, que se presentan los municipios de Armadillo de los Infante, Ahualulco, Cerro de San Pedro, Mexquitic de Carmona, Santa María del Río, Soledad, Tierra Nueva, Villa de Zaragoza, Villa de Arriaga, Villa de Reyes, Salinas, Villa de Ramos y San Luis Potosí.

Los casos que se presentan en los municipios restantes deben ser denunciados y atendidos en las subprocuradurías regionales.

Si se toma en cuenta que la mayoría de las denuncias se concentran en San Luis Potosí capital y en Soledad, y además se le suman los casos del resto de los municipios de la zona centro de la entidad, la carga de trabajo es, por decir lo menos, considerable.

González Vega explicó que cinco orientadoras debían atender hasta 25 nuevos casos por día, y en ocasiones hasta 40, principalmente de violencia familiar, lo cual implicaba una carga de trabajo importante si se considera todo el procedimiento que se debe seguir según sea el delito que se esté denunciando.

Sin embargo, cuando se trata de delitos de índole sexual, además de recibir la denuncia y brindar la asesoría, se debe proceder a la revisión de la víctima por parte de un médico legista, además de brindar orientación y citarlas para valoración psicológica.

La Subprocuraduría de la Zona Centro, atiende los casos de violación, acoso sexual, abuso sexual, hostigamiento, corrupción de menores, o violencia familiar de al menos 12 municipios

González Vega precisó que cada persona que pide el apoyo de la Subprocuraduría requiere en promedio una hora de atención, por lo que al considerar que va un aproximado de 25 personas por día, y que en ocasiones han llegado hasta 40, ha sido rebasada su capacidad de respuesta.

A pesar de esto, González Vega aseguró que el tiempo de respuesta a las víctimas es inmediato, pues el día que acuden a presentar la denuncia se les recibe, y se busca resolver los casos en un tiempo promedio de un año.

El lapso de un año para hacer justicia en un caso de delitos sexuales da la posibilidad al agresor de continuar ejerciendo estas conductas. Un caso que ejemplifica este problema es el de un joven de tan solo 18 años que fue detenido en junio pasado, acusado de abusar de al menos dos mujeres con un modus operandi similar.

De acuerdo con la información proporcionada por la PGJE sobre el caso “La primera víctima lo denunció en el mes de septiembre del 2017, cuando el ahora imputado la invitó a su casa ubicada en la delegación de Villa de Pozos, perteneciente a la capital, donde el joven le dio a oler algo y ella ya no supo lo que pasó después, solo que al despertar se encontraba sin ropa”.

“La segunda víctima fue su novia por un par de meses, hasta un día que la invitó a su casa a cenar y ya en el domicilio, ella le pidió permiso para entrar al baño y cuando salió, el sujeto ya le había servido refresco el cual bebió y perdió el conocimiento; al igual que en el caso anterior, al despertar la menor estaba desnuda en el cuarto del ahora imputado”.
Es decir, desde la primera denuncia hasta la detención del sujeto transcurrieron nueve meses, en los que el joven agresor sumó a su lista, al menos una víctima más.

Volviendo a las declaraciones de Magdalena González Vega, la funcionaria indicó que el problema de la falta de personal en la Subprocuraduría ya se le había planteado al fiscal general, Federico Garza Herrera, y confió en que con la transición de Procuraduría General de Justicia del Estado a Fiscalía -que por cierto lleva varios meses sin concretarse- se atendería esta necesidad, sin embargo, la funcionaria ya no permaneció en el cargo para verlo: poco más de 15 días después de dar estas declaraciones, el 2 de mayo, la PGJE informó que presentó su renuncia al cargo, la cual fue aceptada por el fiscal: en su lugar fue nombrada Juana María Castillo Ortega.

Cabe mencionar que los delitos sexuales tienen una elevada cifra negra, es decir, que la mayoría de los casos no se denuncian. En el caso solo del delito de violación, se calcula que se denuncia solo una de cada siete agresiones de esta índole, por lo que el papel de las autoridades es importante para motivar a las víctimas a denunciar a sus agresores, a fin de que estos delitos no queden impunes.

También lee: De 30 muertes violentas de mujeres en 2018 en SLP, solo 13 son feminicidios, dicen

Nota Anterior

Trump nomina a excolaborador de los Bush como nuevo juez de Corte Suprema

Siguiente Nota

Así dividieron las elecciones a los 15 distritos locales y las 58 alcaldías de SLP