Estado

#SLP | ¿La universidad es para todos?

La realidad económica, social y cultural de México indica que no toda la población puede aspirar a una educación superior

Por Luis Moreno Flores

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en México cada año son rechazados más de 300 mil aspirantes a cursar una licenciatura en una universidad pública. Aunque casi todos los periodos las instituciones incrementan el número de admitidos, carreras y se abren nuevas alternativas, ningún esfuerzo parece ser suficiente.

En su plataforma de campaña, el candidato a la presidencia de la República por Morena, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido eliminar los exámenes de admisión a las universidades para que así todos los interesados en continuar sus estudios puedan hacerlo, no obstante, la propuesta suena poco realista, ya que, por ejemplo, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el 2015 rechazó a 117 mil 29 aspirantes de los 128 mil 519 que hicieron trámites de ingreso, lo que representa que solo el 8.9% logran ingresar.

Para San Luis Potosí el panorama es un poco más esperanzador, ya que en este 2017, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) recibirá al 56% de los estudiantes que se preinscribieron: 7 mil 572 personas de las 13 mil 600 que realizaron trámites.

Ante este panorama surge la pregunta: ¿cursar una licenciatura es para todos?

Ernesto Anguiano García, director de comunicación social de la UASLP, y Marianela Villanueva Ponce, titular del Colegio de Bachilleres (Cobach) en San Luis Potosí, respondieron la pregunta con un contundente sí: “Claro que sí, ojalá tuviéramos una capacidad de admitir al 100%, pero definitivamente es para todos”, declaró Villanueva Ponce, mientras que Anguiano García puso una reserva: “es para todos pero cada uno tenemos diferentes capacidades, cualquiera puede aspirar a entrar y cualquiera puede hacerlo, pero hay quizá para algunos sea mejor tener un oficio”. Con esa idea comulga, Simone de Giovanni, director de la preparatoria de la Universidad Tec Milenio, quien a diferencia de los otros dos entrevistados dijo:

“No es para todos, es para algunos. Se necesita gente que vaya y atienda a la necesidad del país en cuanto a educación superior, pero considero que cuando alguien decide emprender una carrera debe estar muy apegado y consciente de la demanda laboral. México es un país en desarrollo que necesita ingenieros pero también personas en áreas técnicas”.

Las preparatorias

Teóricamente, un alumno que concluyó cualquiera de las modalidades de educación media superior debería tener los conocimientos necesarios para cursar un programa de licenciatura, por lo que un examen de ingreso a la universidad sería innecesario, no obstante la realidad es otra, ya que en la mayoría de aquellos que presentar pruebas de entrada a las diferentes instituciones del país tienen lagunas en su preparación.

Como ejemplo en 2015, el 80% de los aspirantes a la carrera de medicina en la UNAM obtuvieron calificaciones por debajo de 8; y el 50% consiguió menos de un 6. Dicho escenario se replica en el resto de las carreras de las universidades de todo el país. Pese a esto, los directivos tanto del Cobach como de Tec Milenio afirmaron que el sistema educativo mexicano prepara de forma correcta para la transición de la educación media superior a la superior.

Anguiano García, en contraste, apuntó que no hay una educación adecuada, mas no deja toda la carga sobre las preparatorias: “El problema no solo es de la educación media, sino de todos los niveles, pero no solo del sistema educativo, porque la educación se da, en buen medida, tal vez más importante, en casa, con los ejemplos de los padres. Si no ves que en tu casa toman un libro, difícilmente se puede adquirir ese hábito. Es una responsabilidad compartida”.

A pregunta expresa de por qué los aspirantes a universidades reprueban los exámenes de admisión, aunque muchas veces aún así son admitidos, Villanueva Ponce apuntó:

“Y algunos otros todo lo contrario: pasan el examen pero el número de ingreso es limitado y se quedan fuera, por ejemplo, medicina tuvo mil 700 interesados, muchísimos, si se considera que solo van a admitir a 143. Son las dos partes, tenemos que trabajar fuerte en fortalecer la academia de matemáticas y español, son dos habilidades que estamos muy por debajo de otros países incluso dentro de Latinoamérica, como Chile, obviamente no hay comparación con naciones como Finlandia o Suiza”.

Cobertura del 100%

Sobre la posibilidad de desaparecer los exámenes de admisión y tener una cobertura del 100%, Ernesto Anguiano declaró:

“Eso es posible. Tal vez si las instituciones de educación superior tuvieran los recursos e instalaciones para dar cabida a toda la demanda que existe podría ser, pero independientemente creo que se requiere de un examen para seleccionar a las personas que mejor están capacitadas, porque de nada sirve tener salones llenos en donde nadie va a aprender”.

¿Sin dinero para abrir más espacios?

Pese a los recortes del gobierno federal, la UASLP recibe anualmente un presupuesto de dos mil millones de pesos, de ellos el 86% (mil 720 millones de pesos) se emplean en el pago de nómina del personal académico y administrativo, lo que deja apenas 300 millones de pesos para otros fines como el generar la infraestructura necesaria para acoger a un mayor número de alumnos.

“Los recursos para la educación superior son muy cortos. Es complicado, porque la universidad podría abrir más espacios y dejar que se saturen los salones con grupos de 70 u 80 alumnos, el problema es que eso sería en perjuicio de la calidad educativa, un profesor no puede atender a esa cantidad de estudiantes”, declaró el también catedrático Ernesto Anguiano.

No hay desinterés

Aunque Tec Milenio es una institución privada y el Cobach una pública, las cifras de intención de los alumnos para continuar con su educación en niveles universitarios es muy similar:

“El 75% de nuestros alumnos tienen la intención de hacer una carrera, ya sea técnica o universitaria, en el entendido que entregamos 9 mil graduados cada año. Su primera opción es la UASLP, en segundo lugar la Universidad Politécnica; en tercer sitio la Universidad Tecnológica. De ese 75%, el 50% desean ingresar en la UASLP, el otro 25% se lo dividen el resto de las universidad públicas y algunas privadas”, dijo Marianela Villanueva, quien además apuntó que tienen identificado que en 2016, dos mil de los aceptados por la UASLP son egresados de uno de los planteles del Cobach.

En Tec Milenio, Simone de Giovanni mencionó que tienen detectado que entre el 95% y 100% de sus alumnos tiene planeado ingresar a la universidad.

El representante de la UASLP también lo confirma: “Hay mucho interés en las 100 carreras que actualmente ofrece la UASLP. Medicina es la más solicitada, le siguen las ingenierías y licenciaturas, pero en general todas tienen una demanda entre media y muy alta”.

“¡No estoy en la lista!”

Este domingo, la UASLP dio a conocer los resultados de su examen de admisión; para muchos este día es uno de los más emotivos, para bien o para mal, en sus trayectorias de vida, por lo que es común que la ansiedad los haga presas y de no encontrarse en el listado de admitidos la tristeza puede apoderarse de su ánimo, ante esto Ernesto Anguiano recomendó: “Más que recomendación, es un recordatorio de que todos tienen la libertad de preinscribirse las veces que quieran, he escuchado de chicos que intentan cinco veces a Medicina y hasta ese intento entran”.

También recomendamos: #Especial | La UASLP en números

Previous post

#Especial | La UASLP en números

Next post

Este es el pronóstico del clima para este domingo 16 de julio