DestacadasEstado

SLP: información confusa, a medias y opaca sobre homicidios

No existen datos sobre asesinatos cometidos por el crimen organizado, por lo que no pueden trazarse estrategias para combatirlo.

Por: Redacción

San Luis Potosí fue el séptimo estado de país que mejor recaba su estadística sobre asesinatos, pero solo alcanzó una calificación reprobatoria de 5.625 puntos, de 10 posibles, en el Índice de Datos sobre Homicidios de la organización Economics and Peace.

El rubro de la “calidad de datos” que aportan las autoridades potosinas sobre los homicidios ocurridos en el estado obtuvieron una calificación de 6, y la “convergencia entre las fuentes”, que mide que los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública sean los mismos que registra el Inegi, fue de 7.5, mismo puntaje que obtuvieron 27 de las 32 entidades de la República.

De acuerdo a Economics and Peace, una importante carencia para San Luis Potosí -y en general todo el país- es la falta de estadística acerca de homicidios que presumiblemente fueron cometidos por el crimen organizado. De este modo, la falla en los protocolos estadísticos se vuelve una negligencia que impide formular planes de fondo para aminorar el problema.

En el rubro de “definición” San Luis Potosí solo tiene 5 de 10 como calificación. Ese indicador califica que los datos se registren víctima por víctima “y no a partir del número total de víctimas o el número total de casos de homicidio. Las muertes que se registran en los datos sobre homicidios deben incluir las muertes por agresión, las muertes por intervención policial, las muertes en guerras internacionales o la intervención militar, las  muertes en conflictos internos y disturbios civiles así como las muertes en legítima defensa. Los datos sobre homicidios no deben incluir suicidios, accidentes o muertes que no se hayan determinado como homicidios”.

En cuanto al “detalle de las informaciones”, la calificación de la entidad fue de 4.125, lo que coloca a la entidad como la peor calificada de los primeros nueve puestos del ránking. Esta categoría califica los detalles incluidos en los datos sobre homicidios, según el Protocolo de Bogotá: sexo de la víctima, edad de la víctima, arma de homicidios, sexo del presunto victimario, relación de la víctima y victimario, nacionalidad, escolaridad y estado civil de la víctima, fecha, hora y lugar de la agresión o el hallazgo del cadáver.

Además se necesita un móvil del homicidio, descripción de las circunstancias de la muerte, el domicilio de la víctima, número de víctimas mortales en la agresión, número de presuntos victimarios, si la agresión ocurrió en público o en privado, edad y nacionalidad del victimario y la fecha y hora del fallecimiento.

En “transparencia”, la calificación para San Luis Potosí es de 5.5. Para ese rubro, Economics and Peace explicó que “existen tres indicadores para los cuales los estados podrían recibir la mitad de los puntos posibles. ‘Acceso a cifras agregadas y acceso a cifras individuales’ evalúan si los gobiernos estatales ponen esta información a disposición del público o no. ‘Base de datos’ evalúa el formato en el que se proporciona la información. Muchos estados proporcionan datos de homicidio en documentos PDF en lugar de hacerlo en bases de datos editables, lo cual limita la facilidad de uso. Los datos deben proporcionarse en formato de hoja de cálculo. Se otorga un puntaje completo si los datos están disponibles en línea y se asigna la mitad de los puntos si los datos se proporcionan a través de una solicitud de información”.

En el rubro de transparencia, San Luis Potosí fue el único estado del país que proporcionó los datos en formato de base de datos, misma que incluía variables como el municipio, el mes y el tipo de lugar en el que ocurrió el homicidio.

San Luis Potosí también tuvo los niveles más altos de convergencia entre los datos del sistema de salud y los registros criminales, junto con los estados de Morelos, Nuevo León, Michoacán y Jalisco.

Según el estudio de Economics and Peace, “la información de alta calidad beneficia a la institución que la genera y a la sociedad en general. Mejores datos sobre homicidios deberían fortalecer la capacidad de la policía y funcionarios del poder judicial. La publicación de información pública completa y precisa crea confianza entre la población y
fomenta la responsabilidad”.

El texto además señala que “actualmente, las fuerzas de seguridad, los legisladores y los ciudadanos no pueden saber con precisión cuántos actos con violencia se derivan del crimen organizado y qué otras dinámicas producen violencia en el país. La eficacia y utilidad de las políticas públicas basadas en evidencia depende de la calidad de la evidencia misma”.

“La generación de evidencia de alta calidad tiene al menos cuatro retos en México: limitada capacidad y recursos, corrupción, crimen organizado, y el uso de fosas clandestinas. Al mismo tiempo, mejoras en la calidad de datos pueden reducir la seriedad de estos desafíos”, menciona el texto de Economics and Peace.

El estudio explica también “las tácticas policiales basadas en datos representan el mejor uso de la información y la tecnología moderna para mejorar la aplicación de la ley. Sin embargo, existen beneficios y riesgos particulares en su uso”.

 

 

ENTONADO 1

¿QUÉ ES EL PROTOCOLO DE BOGOTÁ?

Establecido en 2015, el Protocolo de Bogotá ofrece un marco para un alto nivel de “validez, confiabilidad y transparencia” en los datos sobre homicidios, aspectos que son vitales para la creación y evaluación de políticas públicas para la reducción de homicidios.

El protocolo proporciona una referencia técnica para las instituciones gubernamentales que producen datos sobre homicidios basados en certificados de defunción o investigaciones criminales. Los estándares fueron desarrollados por representantes de la academia, la sociedad civil y dependencias gubernamentales de 12 países de América Latina.

Imagen publicada por el diario británico The Guardian, donde se menciona que el número de homicidios por el crimen organizado en México duplicaría la cifra de bajas en Irak y Afghanistan

ENTONADO 2

Sin guerra contra el narco, SLP tendría 75% menos homicidios

Si no se hubiera realizado la guerra contra el narcotráfico, la fallida estrategia del gobierno federal de Felipe Calderón, con la que intentó restar poder al crimen organizado, los homicidios dolosos en San Luis Potosí se hubieran reducido en un 75 por ciento, de acuerdo a una proyección realizada por la organización Semáforo Delictivo, publicada en octubre del año pasado.

Durante 2016, la tasa de homicidios dolosos en la entidad fue de 11.02 asesinatos de ese tipo por cada 100 mil habitantes. Según la proyección realizada por Semáforo Delictivo, la tasa de homicidios dolosos para San Luis Potosí, de no haber existido la guerra contra el narco, habría sido de apenas 2.78 por cada 100 mil habitantes.

En 2016, según los reportes enviados por la Procuraduría General de Justicia del Estado al Sistema Nacional de Seguridad Pública, en San Luis Potosí ocurrieron 306 asesinatos dolosos.

De acuerdo con un cálculo realizado por La Orquesta, utilizando la proyección de tasa de homicidios de Semáforo Delictivo, si no hubiera existido la guerra contra el narcotráfico, el total de asesinatos dolosos en el estado durante 2016 habría sido de 77.

 

SOLO

“Trae los datos la fiscalía”, Armando Oviedo Ábrego, vocero de seguridad del estado, al ser cuestionado sobre el número de homicidios en junio de este año.

 

También lea: #NoPosSí | Homicidios en SLP son a causa del narcotráfico: Pineda

Nota Anterior

Balearon “El Cabaret” de la carretera 57

Siguiente Nota

Carreras took a reporter's cell phone to avoid an interview