DestacadasEstado

#SLP | En mayo, crecieron los homicidios en el interior del estado

Contrario al discurso oficial, la criminalidad se reparte en todo SLP y no solo en la capital y Soledad

Por Redacción

El pasado miércoles 16 de mayo, el cuerpo sin vida de un hombre fue hallado a 30 metros de profundidad en el tiro de una mina abandonada en el municipio de Villa de Ramos.

Quizá para la mayoría de los potosinos, el “macabro hallazgo”, como solía cabecear la nota roja hace algunos años para motivar el terror en los lectores, fue uno entre los múltiples que se han registrado a lo largo del año, pero para los habitantes de ese pequeño municipio del Altiplano Potosino era algo más: se trataba del cuerpo de un conocido empresario que según los testimonios, se distinguía por su labor altruista y cercanía con la gente, y que terminó, para su mala fortuna, siendo secuestrado y posteriormente asesinado por sus captores.

Este homicidio es uno más, visto a la luz de los números, pero es una tragedia si se mira un poco más de cerca. En ambos casos es el reflejo de la espiral de violencia que vive San Luis Potosí, y que ha se ha extendido desde la zona Centro, la capital del estado, hacia los municipios del interior.

Hasta hace unos meses, las autoridades estatales señalaban que la violencia homicida se concentraba en la Zona Metropolitana, sin embargo, este panorama empieza a cambiar, pues si bien la capital del estado y su zona conurbada siguen concentrando la mayor parte de los homicidios, en el resto de los municipios del estado, la incidencia también comienza a incrementar: 25 de los 36 homicidios cometidos entre el 1 y el 25 de mayo, han sido en municipios de las cuatro regiones del estado, mientras que en la Zona Metropolitana han ocurrido once, nueve en San Luis Potosí capital y dos en Soledad.

Ello no quiere decir que la Zona Metropolitana se haya vuelto pacífica de la noche a la mañana. De enero a abril, en San Luis Potosí capital se cometieron 58 asesinatos, tres de los cuales fueron feminicidios.

Mientras tanto, en Soledad, en el primer cuatrimestre del año se cometieron 20 asesinatos intencionales, entre ellos dos feminicidios, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Uno de los homicidios perpetrados en Matehuala, por el crimen organizado

Basado en la estadística oficial, esto quiere decir que el 48.75 por ciento de los homicidios han tenido lugar en una superficie geográfica de mil 724.09 km2 (extensión territorial de San Luis Potosí y Soledad) donde habitan 1 millón 27 mil 843 habitantes, es decir en un área que corresponde al 2.64 por ciento del territorio estatal, y donde vive el 37.8  por ciento de los potosinos.

En 2016, del total de homicidios dolosos, el 43.46 por ciento ocurrieron en la Zona Metropolitana, lo que indica que la proporción en lo que va de 2018 ha aumentado.

Pero volviendo la vista a los municipios del interior la violencia que se ha desatado en el mes que aún no termina, es imposible de ocultar. Tanto así que el vocero de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE) Armando Oviedo, ha tenido que reconocer en declaraciones a la prensa que ha habido un “repentino” incremento en los hechos de sangre.

Los 25 homicidios cometidos fuera de la Zona Metropolitana han tenido lugar en once municipios: siete en Matehuala, tres en Cerritos, dos en Ébano, dos en Charcas, dos en Villa de Zaragoza, dos en Ahualulco, dos en Ciudad Valles, dos en Villa de Arriaga, y uno en Rioverde, Villa de Ramos, y Tamasopo.

Tres de estos municipios corresponden al Altiplano: Matehuala, Charcas y Villa de Ramos y juntos concentran 25 homicidios en lo que va del año. En esta región, en total, se han cometido 38 homicidios. Los trece restantes han sido perpetrados: cuatro en Guadalcázar, dos en Moctezuma, dos en Santo Domingo, dos en Villa de Guadalupe y uno en Villa Hidalgo.

A nivel estatal los siete municipios con mayor incidencia de homicidios del 1 de enero al 26 de mayo son: San Luis Potosí capital con 67; Soledad de Graciano Sánchez con 22; Matehuala con 17; Ciudad Valles con 14, Rioverde con 6; y Villa de Arriaga y Villa de Reyes con 5 cada uno.

El problema es que varios de estos asesinatos no se tratan de los homicidios en riñas o por “viejas rencillas”, que cada tanto ocurren en los municipios potosinos, sino que representan hechos de alto impacto por la forma en la que han sido cometidos o por características que los enmarcan entre las atrocidades que cometen los grupos de la delincuencia organizada.

Armando Oviedo Abrego, vocero de la SSPE

Un recuento

El mes inició con cuatro homicidios en la capital del estado: el primero de mayo, Día del Trabajo, el sicariato no descansó. Al día siguiente, la nota roja presentó los siguientes titulares: Muere baleado expolicía ministerial. Balean a un hombre en la colonia Providencia. Balean a un hombre en la colonia Imperio Azteca.

El día de la Santa Cruz, 3 de mayo, un joven murió baleado en una vulcanizadora.

Ese mismo día ejecutaron a dos hombres uno en Rioverde y otro en Villa de Zaragoza.

El 4, el cuerpo sin vida de una mujer fue hallado en un camino de terracería en Pozos.

El día 5 hallaron el cadáver maniatado de una mujer en Matehuala. El 6 hallaron el cadáver de un hombre en un camino de terracería. Ese mismo día, en este mismo municipio, ejecutaron a dos hombres en distintos hechos.

También el 6, dos escoltas murieron en Cerritos, en un ataque perpetrado contra el hombre que custodiaban, quien pudo huir de los asesinos.

El día 7 la violencia volvió a San Luis Potosí capital, cuando sujetos a bordo de una moto dispararon contra tres jóvenes en el Barrio de Tlaxcala, dando muerte a uno de ellos.

El 8 de mayo, el cuerpo de una mujer, al parecer decapitado o atacado por la fauna del lugar, fue hallado en la comunidad de Las Rusias, en Villa de Zaragoza. Este mismo día, un anciano fue asesinado a golpes en una tienda de Diconsa en la capital potosina, y en el Altiplano, otra vez en Matehuala hubo luto con la ejecución de un hombre.

El 11 de mayo, en Soledad, fue encontrado el cadáver de un hombre en un canalón de aguas negras de El Morro. En Cerritos, un taxista perdió la vida tras ser atacado con un arma blanca.

El 12 se reportó el hallazgo de un cuerpo incinerado en Villa de Arriaga. Al día siguiente, un albañil fue hallado muerto, probablemente tras ser atacado a machetazos.

Cadáver localizado en Ahualulco, el 24 de mayo

El 15, un agricultor quedó muerto por disparo de arma de fuego afuera de una cantina en Tamasopo; en Villa de Ramos encontraron el cadáver del empresario que había sido secuestrado unos días antes y por quien incluso su familia había pagado un rescate; en Villa de Zaragoza hallaron el cuerpo de un hombre sepultado entre piedras y en Matehuala, un cuerpo decapitado que al parecer pertenecía a una cabeza cercenada que había sido encontrada diez días antes.

La noche del 17, un trabajador de Pemex fue asesinado a balazos en Ébano; el 18 una jovencita menor de 17 años fue asesinada con un arma blanca en este mismo municipio.

El 19, apareció el cuerpo maniatado de un hombre, asesinado con arma blanca en Villa de Arriaga.

Para el 21 y el 22 de mayo, la muerte regresó a la capital, con el hallazgo de un hombre calcinado en Prolongación Salk y un encobijado en la colonia El Palmar, respectivamente.

Y es que la violencia aparece de repente. Charcas había permanecido tranquilo a lo largo del año, y de pronto el pasado 23 de mayo, encontraron el cuerpo de una pareja que había sido detenida robándose un carro, y que al salir de los separos, luego de que les pagaran la fianza, fueron levantados de las mismas puertas de la comandancia municipal, solo para ser ejecutados y dejados sus cadáveres en un despoblado.

En Ahualulco, tampoco había pasado nada, pero el pasado 24 de mayo, el cuerpo de un hombre encobijado y pendiendo de la rama de un árbol fue el acontecimiento que sacó a este municipio de la calma. Para rematar, el 25, una mujer propietaria de una tienda de abarrotes fue asesinada al interior de su propio negocio.

En Soledad, un hombre murió en el ataque a balazos a un taller mecánico.

Cabría preguntarse: ¿Cuánto tiempo es suficiente para que una estrategia de seguridad dé resultados? ¿Cuánto tiempo necesita un nuevo Secretario de Seguridad para dar respuestas por las que fue llamado a ocupar el cargo?

También recomendamos: Un muerto y 3 heridos en atentado vs brigadistas del PAN en SLP

Nota Anterior

Pronostican temperaturas de hasta 40 grados en SLP durante esta semana

Siguiente Nota

Convocan a debate entre jóvenes de los partidos en SLP