#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

Simplemente San Luis | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

Hace unos días, un tweet lanzado por el equipo de basquetbol Santos de San Luis desató comentarios. En el mencionado tweet el equipo decía “tu ciudad, tu auditorio, tu equipo, tus colores, tu pasión”. Bajo las polémicas condiciones actuales, esto causó mucho alboroto.

Sí, es normal, un equipo va a buscar la identidad con su gente a partir de cualquier recurso y uno muy válido es buscarlo desde lo regional, lo propio y, ¿por qué no?, los colores.

Sin embargo, es por todos sabido el “problema” por el que atraviesa el equipo de futbol, Atlético de Madrid. En una maniobra fuera de lugar, pero con toda la justificación, decidió cambiar los colores del Atlético de San Luis, de dorado y azul a rojo y blanco.

Esta decisión ha provocado cierta división entre los aficionados que seguían a las anteriores franquicias, teniendo como argumento que ese equipo no representa el espíritu de la ciudad o del estado, que solo representa a la inversión española dueña de la mayoría del club. Y sí, tienen toda la razón, los colores y el equipo representan a la empresa que los adquirió, misma empresa que hace negocio con su marca, su equipo.

Ahora bien, la polémica se desata cuando otra entidad decide tomar los colores como parte de su discurso promocional, y ellos tienen todo el derecho de hacerlo, no por golpetear al Atlético de San Luis, sino por un mero concepto de lógica de mercado: “aprovecho lo que tengo”.

Más allá de los discursos que se puedan generar a favor o en contra de ambas empresas y la forma correcta o no en que llevan sus negocios, hay algo que no podemos perder de vista: el deporte profesional no representa ciudades, representa empresas, y su negocio es vender emociones (entre otros activos).

San Luis Potosí, es “San Luis” por donde queramos verlo, no importa si se llama Atlético o Santos, si juega básquetbol o fútbol, si está en una liga mala u otra más mala. Da lo mismo. Todos son equipos que engrandecen la oferta deportiva profesional en una ciudad que necesita eventos.

Los colores importan pero no determinan, identifican pero no ofenden; da casi lo mismo que se vistieran de cierta forma y sus dueños fueran chinos o de cualquier otro lugar. Al final tampoco serían un equipo que representara a San Luis Potosí.

Lo que es increíble es la aversión que cierto grupo de aficionados ha profesado: una rivalidad sin sentido solo por querer imponer su lógica, una terquedad que parece berrinche ante las expresiones de apoyo de otros aficionados. Es increíble que se llegue a insultar solo por ser hincha de este Atlético de San Luis. Es increíble que se ponga a competir el nivel de pertenencia entre Santos y Potosino FC o Atlético, solo por los colores. Es increíble que no puedan entender que hay que dejar vivir en paz a los iguales.

Nadie está obligado a seguir a un equipo y nadie está traicionando algo por decidir hacerlo o no, cada uno es libre de elegir y de participar, a su vez cualquiera es libre de no hacerlo. Todas las empresas pueden vestir a sus empleados del color que les apetezca y ellos deben sentirse identificados y comprometidos con la camiseta que les da trabajo.

Los tres equipos son San Luis. Tanto Atlético de San Luis, Club Santos de San Luis o Potosino FC, son equipos que participan en la ciudad, son parte de la muy necesaria agenda deportiva, son equipos a los que muchos podemos acompañar. No hace falta buscar rivalidades donde no existen, hace falta apoyar los esfuerzos de empresarios y deportistas, hace falta respetar la decisión del otro, ojalá se terminaran las divisiones, y ojalá pudiéramos nombrarlos simplemente San Luis.

@Nefrox

También lea: Aprender de ambos lados | Columna de Arturo Mena, “Nefrox”

Nota Anterior

Candidates from SLP invested money... to lose

Siguiente Nota

La felicidad ya no es del PRI | Columna de Óscar Esquivel