#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

Semana “Santa” potosina en disputa | Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

Luego de ancestral ejercicio tradicional, con carga ritual de predominio levítico, la denominada Semana Santa, se convirtió para la capital potosina en máximo imán turístico para jalonear clientela en ascenso.

Sin embargo, hay usos y gustos por encima de ello.

Para lugareños y turismo local, persisten costumbres y ritualidades populares sincréticas. Si bien surgidas de una catolicidad doliente, adoptaron elementos de identidad y hedonismo en diversión, cada vez más alejados de sentimientos culpíjenos/atávicos. En suma, se opaca la expiación, quedan la ritualidad y el juego. Son días de vacaciones y rentabilidad.

Hay también oferentes de puestas en escena de predominio artesanal (consabido es que las autoridades le apuestan a la diarrea de programación/amiguismo y no a calidades artísticas). De lo mejor, el ejercicio callejero escénico por la libre. 

Los administradores de presupuesto artesanalizado, se compiten y no alcanzan a forjar una suma de medianías. Hay carteleras con programa estatal y municipal. Esto es, suma de restas y contribución a identidades confusas en baja competencia. En la capital, reciclaje de imagen gallardista o navismo es sólo herencia involuntaria aprovechable.

                    ***

Sin embargo, más allá de lo oficial marchito, hay ejes y condiciones para apuntalar una semana de celebraciones luctuoso/festivas, como son:

La procesión del silencio, evento de fin de jornada durante el denominado Viernes Santo. Elegante parafernalia y montaje; expiatorio para algunos participantes. Desfile en grupos/cofradías de marchantes peregrinos durante 3 horas en un ejercicio escénico capaz de congregar, por excepción, a distintos sectores sociales. Escenificado en la ciudad mexicana más pletórica en clubes privados excluyentes por habitante y kilómetro cuadrado.  Los hombres con el rostro escondido en vestuarios oscilantes entre sádicos kukusklanescos y verdugos de inquisición. ¿Será el inconsciente?, porque las formas remiten ejercicios discriminatorios/vejatorios contumaces. A esta procesión le sucede lo mismo que a los numerosos como débiles museos en la ciudad, son de gran atractivo para quienes no los han visto nunca y de enorme sopor para lugareños cuando ya se vieron una vez, porque carecen de innovación. En ambos casos, la arquitectura juega un papel fundamental como escenario generador de una atmósfera como de película de época.

La procesión del silencio, a inspiración de la Sevilla en España, fue traída a San Luis Potosí por el, entonces torero en plenitud, Fermín Rivera Malabehar y su esposa, de origen peninsular ibero, María de los Ángeles Agüero Ereño.

Su recorrido tiene como punto de partida el templo del Carmen en la plaza de igual nombre. Iglesia, por cierto, en su modalidad barroca/churriguera de las mejor dotadas en esa modalidad. La plaza tiene en su perímetro, un conjunto arquitectónico, si bien ecléctico, armonioso en su diálogo con piezas neoclásicas. Con recorrido en diálogo por un perímetro de amables arquitecturas colonial y neoclásica.

La gastronomía potosina de unos lustros a la fecha, además de enchiladas potosinas, gordas de maíz quebrado horneadas con leña de mezquite, barbacoas, variedad de quesos,  tacos mineros y Camila; la oferta gastronómica local se ha impregnado/enriquecido con platillos huastecos, zacahuil, enchiladas, cecinas y bocoles; afirma guisos del altiplano árido, menos visibles, pero de recia personalidad, como el asado de boda; y frutos de cactáceas, palmito, tunas cardonas y diversas, garambullos, cabuches; bebidas sagradas, mezcal, colonche, aguamiel y pulque. Hay un postre inigualable, el queso de tuna.

Museos no interactivos. La capital potosina cuenta con una decena de museos de desigual oferta y calidad. De excepcional vitalidad, en este momento, es la Casa de la Cultura en la avenida Venustiano Carranza (oficialmente denominada museo) y el Museo Caja Real. Los hay que tienen valor por sus inmuebles (Teatro de la Paz, Museo de la Máscara) o acervos, pese a la inmovilidad y rigidez anacrónica de sus guiones museográficos. Tal sucede con los museos: Regional potosino, de historia/arqueología, y el escultórico Federico Silva, la exprisión convertida en Centro de las Artes, con un museo temporal armado con piezas prestadas por el legado Leonora Carrington.

El casco fundacional. Obvia apelar a un recorrido por el espacio reticular fundacional o Centro Histórico, dotado de cientos de fincas trastocados, pero numerosos monumentos, y tal cantidad en plazas y jardines, signada por el barón de Humboldt como “La ciudad de los jardines”.

El Parque. También de excepción y por encima de las temporalidades de mando, el Parque Tangamanga es el gran obsequio recreativo/emocional para los potosinos y visitantes.

En fin, hay escenario y fiesta por encima de las medianías de coyuntura.

                    ***

Fanfarrias afinadas

El Colegio de Bachilleres de San Luis Potosí celebra su 35 aniversario. Parte de la conmemoración comprende la realización de distintos certámenes. Las premiaciones de distintas categorías, se realizarán en el municipio de Xilitla entre el miércoles y jueves próximos, pero ya hay algunos adelantos.

En la categoría de poesía elaborada por trabajadores, el primer lugar fue para el maestro Alfonso Badillo Dimas, actual director del plantel de Cobach en Moctezuma. Aplausos para él, amigo y colaborador de este espacio de opinión.

 

Murmullos desafinados

No soplan buenos alientos para la designación de quien vaya a dirigir el Centro de las Artes. Dardos apuntan hacia timoratez en reciclaje.

 

BIO: Jorge Ramírez Pardo, enredarteslp@hotmail.com, periodista y cinematografista por la UNAM.

 

También lee: Gobernantes potosinos de pesadilla, sociedad activa | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Bloquean avenidas por marcha rumbo a Palacio de Gobierno en SLP

Siguiente Nota

Xavier Nava quebró al Interapas, acusa el PRD en SLP