#4 TiemposColumna de Daniel Tristán

Sea feliz en Facebook o muera en el intento | Columna de Daniel Tristán

LaguNotas Mentales


Querido lector, estos han sido días de enfermedad y reflexión para este su humilde servidor. Ahogado en un mar de mocos, flemas y depresión me di a la tarea de elaborar una pequeña recopilación de útiles consejos para no sufrir en Facebook, esperando que les sean de utilidad. No hay que amargarse de a gratis en estas fechas de turbulencia electoral y fiebre mundialista. Bien lo dice la frase de dominio público: “Haters gonna hate” pero si uno no le da tela al sastre de poco le sirven las tijeras… ¿qué no?


Problema: Tengo mucho miedo. Hay unos desconocidos extorsionándome con llamadas a mi celular. Dicen saber dónde vivo, dónde trabajo y el nombre de mi esposa e hijos.
Solución: Quite de su perfil su número de celular, lugar donde trabaja y el nombre de su esposa e hijos.

Problema: Intenté ver el partido de futbol en vivo por Facebook. La calidad de las transmisiones es pésima.
Solución: Destine un pequeño porcentaje de su sueldo mensual para pagar servicio de televisión por cable.

Problema: No puedo superar a mi exnovi@. Me duele mucho ver que sube fotos a Facebook saliendo con otras personas. Parece estar muy feliz sin mi y ya no sé qué hacer.
Solución: Borre a su exnovi@ de Facebook. Vaya al psicólogo para trabajar su autoestima.

Problema: Considero que la publicidad de algunas marcas en Facebook es racista o misógina. No puedo creer que la gente siga consumiendo esos productos. el simple hecho de mencionar la marca me repugna.
Solución: El cometido principal de la publicidad es posicionar una marca en el imaginario individual y de ahí escalar al imaginario colectivo y buscará hacerlo de la manera que sea. Al momento en que cierta publicidad le toca fibras sensibles por su contenido la marca ya logró el primer objetivo. Al momento en que usted comparte la publicidad en Facebook expresando su repudio ante la marca ya se ha logrado el segundo. El fin justifica los medios, ahora la marca está insertada no solo en su memoria, sino en la de todos sus amigos de Facebook que vieron su publicación llena de odio y repulsión. Conclusión, si no quiere que las marcas con publicidad racista o misógina se expandan, simplemente no comparta su publicidad.

Problema: México es la tierra de la impunidad, no hay justicia.
Solución: Haga sus denuncias ante las autoridades competentes. Denunciar en estados de Facebook no ayuda en nada.


Problema: Sufro de cyberbullying, todo el tiempo me están atacando por medio de comentarios o mensajes.
Solución: Facebook está diseñado para agregar como contacto a sus AMIGOS. Si alguien lo bullea por este medio no es su amigo, elimínelo de inmediato o deje de quejarse.

Problema: Es increíble cómo la gente se atreve a compartir noticias falsas en Facebook, solamente me confunden.
Solución: Infórmese exclusivamente en medios de credibilidad probada. La Orquesta o el New York Times, digo.

Problema: Sorprendí a mi hijo de 8 años viendo imágenes pornográficas en Facebook. No puede ser que exista gente tan inconsciente subiendo este tipo de material a la red social.
Solución: Asuma su rol como padre y prohíbale a su hijo de 8 años que tenga Facebook. Esta red social no acepta usuarios menores de edad.

Problema: Usuarios que no conozco constantemente me envían mensajes subidos de tono. Es bastante molesto lidiar con pervertidos que no sé ni quiénes son.
Solución: Evite subir fotos semidesnud@ cada 2 minutos. Deje de agregar desconocidos a su perfil.

Problema: Odio que la gente vuelva viral tantas pendejadas.

Solución: Si algo que circula en redes no es de su agrado simplemente ignórelo. Al quejarse de ese contenido en su perfil lo único que está logrando es intensificar la viralización del mismo.

Problema: Odio a la gente chismosa que sabe toda mi vida.

Solución: Deje de subir cada detalle de su vida a Facebook.

Problema: Es una falta de respeto que la gente se burle de mí y diga que me estoy aprovechando de la muerte de un ser querido para llamar la atención.
Solución: Préndale un montón de veladoras y récele con toda el alma a su difunto. Poner moños negros como fotos de perfil y dejarle comentarios de despedida al muerto en su muro de poco ayudará. Normalmente la gente después de muerta deja de revisar su Facebook.

Problema: Mi hijo creció siendo un inútil, no sabe hacer nada por estar en Facebook.
Solución: No permita que las redes sociales eduquen a su hijo, eso es labor suya y de la SEP.

Problema: Mi novia es muy celosa, quiere que le de mi contraseña de Facebook para asegurarse de que no le estoy siendo infiel.
Solución: Deje de mandarle besos y ponerle “me encanta” a las fotos de las hermanas, primas, tías, vecinas, amigas y compañeras de trabajo de su novia.

Problema: Estoy muy preocupado, recibí una notificación de la Policía Cibernética acusándome de pederasta.
Solución: Deje de intentar ligarse a niñas de 14 años en las redes.

Problema: La gente en San Luis es súper mamona. Te agregan a Facebook pero cuando los ves en persona no te hablan.
Solución: Si ya tomó la arriesgada decisión de aceptar solicitudes de amistad de desconocidos evite ponerles tantos filtros a sus fotos, tal vez así cuando la gente lo vea en persona le resulte más fácil reconocerlo.

¡Tan tán!

También recomendamos: Rebeldes de chocolate | Columna de Daniel Tristán

Nota Anterior

Los derechos sexuales y la emancipación con el cuerpo | Columna de Paul Ibarra

Siguiente Nota

27 niños potosinos se convirtieron en diputados por un día