#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

Se vale soñar | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

Tal vez el mejor partido desde el regreso del futbol a San Luis Potosí, tal vez en el mejor momento del torneo, 3-0 contundente en el partido de ida de la semifinal contra el Atlante. Pero aún queda mucha historia.

La anécdota queda para los más de 19 mil aficionados que nos dimos cita la noche de anoche en el Alfonso Lastras: un partido redondo, desde el escenario por enfrentar una semifinal, hasta la brillante forma de jugar en prácticamente todas las líneas del campo. Un equipo que parece ha encontrado el ritmo justo en el momento indicado.

Atlante no es un rival fácil: ha demostrado que en Cancún pueden sacar resultados; por eso este marcador de 3-0 no parece definitivo para el encuentro de vuelta, sobre todo recordando que con el empate global, los caribeños jugarían la final la siguiente semana.

Aún queda un camino complicado allá en el caribe: falta terminar la llave y pensar en lo más alto. Hoy se vale soñar pero hay que ser realistas, todo puede pasar.

Del otro lado, Juárez y Dorados jugarán mañana sábado la vuelta de su enfrentamiento. Los de Culiacán tienen la ventaja de 2-0 y visitarán al súper líder y gran favorito que solo necesita empatar el global para estar del otro lado. Pero pongamos escenarios: si Atlético de San Luis logra culminar esta semifinal el próximo domingo, estará jugando la final contra el ganador de la otra serie; si el rival fuese Juárez, los partidos se jugarían el próximo miércoles en el Alfonso Lastras y el sábado en la ciudad de la frontera, pero si el rival fuera Dorados, la final de vuelta se jugaría el próximo sábado en el Alfonso Lastras… ahora bien, también existe la otra alternativa: Atlante avanzando a la final.

Con este escenario Juárez cerraría en casa si derrota a Dorados, de otra forma dicho equipo jugaría la final de vuelta en la casa del Atlante. Todo puede pasar.

Sin embargo, hoy me detengo a pensar, se vale soñar, se vale pensar que el próximo sábado el Alfonso Lastras se puede llenar de fiesta para recibir a un invitado de honor: Diego Armando Maradona en la banca del visitante, y no solo eso, una final en búsqueda de la historia para ambos equipos; una final que olería a revancha de hace unos años, una final que ya no se puede volver a perder.

Hoy se vale soñar, 3-0 no es definitivo, pero tenemos que esperar a que la pelota ruede en ambos partidos, por lo pronto la final de ensueño se ve cada vez más cerca.

 

También lee: La historia de cómo los bajaron… de la liguilla | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Nota Anterior

SLP, el 2º estado donde más mujeres son violentadas por su pareja

Siguiente Nota

Confucio y el señor presidente | Óscar Esquivel