#4 TiemposTercera Llamada

Se lo juro por IMMSA | Columna de Jorge Saldaña

Tercera Llamada

Bendito sea Dios Culto Público, en San Luis Potosí la buena fe aún existe y mueve montañas, diseña proyectos habitacionales, cambia usos de suelo, y hasta descontamina la tierra. Con decirle que con una buena dosis de la más pura de esta virtud la tierra intoxicada por Cadmio se convierte en unos años en tierra fértil, y las pilas de lixiviación de Zinc se transforman en hermosos y cristalinos lagos que enmarcan proyectos inmobiliarios de ensueño.

Para explicarme mejor, le comparto una breve muestra de cómo esta buena fe podría cambiar al mundo si lográramos subir más seguido a la cúspide del Sinaí potosino que nos mira en forma de las chimeneas hermanas de la Minera México.

Desde esa altura, las cosas en el mundo son algo como:

 

En la escuela:

 -A ver niños, voy a revisar la tarea

-Pero maestra si la hicimos todos

-¿Seguros? ¿Quién la revisó?

-Nosotros mismos maestra

-Ah bueno, entonces tienen 10

 

En el hospital:

 -¡Felicidades señora, es un niño!

-Pero doctor yo no estaba embarazada

-¿Cómo de que no? ¿Quién hizo la prueba de embarazo señora?

-Mi novio el que me abandonó me dijo que el examen resultó negativo

-Ah bueno, entonces debe ser un error. Ahorita nos deshacemos del niño

 

En la notaría:

-Señor notario quiero que me escriture este terreno

-Claro, debo revisar los antecedentes en el Registro Público y enviar edictos para…

-No hace falta señor notario, yo estoy seguro de que es mío

-Haberlo dicho antes, ahorita mismo le firmo el documento

 

En la Universidad:

 -Maestro, ya resolví todos los problemas matemáticos del mundo

-Increíble, muestrenos por favor las comprobaciones

-Sí las hice maestro y gracias a Dios todo bien así que no hace falta mostrarlas

-Ha entonces adelante a publicarlas y que le traigan su premio Nobel

-Caray pues muchas gracias

 

 En el antro:

-Venimos a revisar sus permisos de horario y medidas de protección civil

-Ah sí, ya hicimos todo lo que nos dijeron ¿eh? Ni es necesario que entren

-Uff excelente, nos hace mucho más fácil nuestro trabajo. Ya nos vamos y que se diviertan

-Gracias señores inspectores cuando quieran ya saben, con confianza

Se me ocurren algunos otros ejemplos Culto Público, pero creo que ya me entendió la idea.

 Igual de absurdo como las situaciones que le narro arriba es que la Minera México nos haya querido ver la cara durante más de 5 años en que nos agitó el dedo en la boca con un poco de atole de supuesto plan de “remediación” y que hoy se sabe, lo hicieron ellos mismos.

Algo como:

-Oye Minera ahí está contaminado

-Si fijate que si, pero ya lo voy a remediar

-Ok aquí te espero

-Listo Semarnat ya quedó de maravilla, yo hice las pruebas y todo esta a todo dar

-Entonces felicidades Minera, ¿cuándo empiezan a construir casas?

Así como lo lee, Culto Público. Los encargados de validar, dar muestras y hacer análisis de los trabajos que se supone estaban enfocados en reparar un poco el daño que los metales y semimetales pesados que durante años trasminaron en 600 hectáreas del poniente potosino fueron los propios interesados que hoy ven no una mina de cobre sino de oro al aprovecharse del crecimiento en la plusvalía que ganaron con la ubicación de sus terrenos.

En resumen Minera México fue juez y parte y por lo tanto la Semarnat se lava las manos a través de un oficio que llegó a manos de este aprendiz de reportero. En pocas palabras la dependencia no se hace responsable de los daños y contaminación que persista en el lugar simplemente porque los datos los proporcionó justamente la parte interesada en que saliera el estudio inmaculado.

Semarnat incluso advierte que los datos pueden ser “falsos o deficientes” como diciendo pues “allá ustedes si le creen” pero mientras tanto a nosotros no nos embarren del mole y sobre sus cabezas caiga el Arsénico, Cadmio y Vanadio con el que se pueden intoxicar sus potenciales compradores de lotes de terreno habitacional que pretenden construir.

Por cierto, un dato curioso: Desde 2003, cuando aún funcionaba la planta de Cobre, el Plan de Centro de Población otorgó la clasificación RE-CU, es decir un espacio recreativo y cultural. ¿Qué raro no? que una industria pesada esté instalada en espacios de recreación es tanto como que se permitiera que una planta de acero se instalara en el corazón del parque Tangamanga.

Pero no me haga caso. Debo ser yo un muy mal pensado Culto Público, porque ¿cómo no creerle a ciegas a una empresa tan noble como Minera México? Sí, la misma que derramó Sulfato de Cobre en Sonora en 2015 y que fue duramente multada tras revelarse que incumplió medio centenar de normas.

 Nombre, han de ser puras envidias contra don Germán Larrea que ha ganado su fortuna siendo muy buena persona. Es más, estoy casi seguro que aunque en otras partes del país y del mundo la Minera haya atentado en contra de su entorno y haya violado todo tipo de normas, nada ha de ser cierto y en todo caso San Luis debe ser la excepción.

 Bueno, con decirle que si la remediación de Chernobyl la hace Minera México y me venden un terrenito yo me voy a vivir para allá de segurito. Lo invito.

 Entre tanto ya me voy porque tengo que rezar el rosario y a cantar en misa. No crea que me voy a ir a la botana. Se lo juro por IMSSA.

 

Bemoles

Por poquito

Le debo confesar Culto Público que en el fondo de mi rojo corazón guardaba una leve esperanza de que el Gobierno del Estado no mandara las ternas para Fiscal Anticorrupción y Fiscal Electoral. Ni modo, si se mandaron y la actual legislatura será la que decida el nombre de los titulares de ambas fiscalías, manchando así los nombramientos, queriendo o no, del sello de nula credibilidad y hasta encono ciudadano que cargan los actuales diputados. Y es que cualquier nombramiento que hagan quedará en entredicho. Pobres Fiscales los que se ganen la rifa del tigre porque nadie les va a creer. #SeHubieranEsperado

Borrico

Pobre del diputado Jorge Luis Miranda Torres. Más allá de su mala suerte y pésima habilidad para hablar en público, pesa sobre el la mofa pública que se generalizó a nivel nacional gracias al programa ¡Que Importa¡ de Luis Videgaray y José Ramón Sancristobal que ya todos vimos. Queriendo salir al paso, el muy novato legislador concedió una entrevista al periodista Omar Niño y –hay que decirlo- no le fue del todo mal, sin embargo más tardó la entrevista que el diputado en hacer otro “Mirandazo” pidiendo a todos sus contactos “hacer comentarios positivos por fa” de la publicación de la charla. Qué bruto de veras. Su sueño de ser magnate que socializó al inicio de su carrera cada vez se aleja más, al menos se ve difícil que se convierta en magnate siendo político porque para la próxima, créame, ni de suplente del noveno regidor lo invitan. #Pobecito

 

También recomendamos: El plato en la caja del gato | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Así amanece el precio del dólar hoy 10 de noviembre

Siguiente Nota

Thor Ragnarok, la mejor comedia del año | Columna de Víctor Hernández