Columna de Adrián IbellesDeportes

Se acabó la fiesta | Columna de Adrián Ibelles

Playbook

 

Fueron nueve años grandiosos. No lo esperaban él, el coach Bill Belichick o el dueño del equipo Robert Kraft, pero se convirtió en una de las grandes estrellas del equipo. Tras nueve temporadas con los New England Patriots, el mítico ala cerrada Rob Gronkowski, acaba de decir adiós a la NFL.

Su retiro ya estaba insinuándose en los minutos posteriores al sexto campeonato de los Pats, tercero para Gronkowski. Los reporteros le felicitaban y luego lanzaban el dardo, ¿ha llegado la hora? Veremos, decía el imponente 87, que está próximo a cumplir 30 años.

La condición física del demoledor atacante de 1.98 m de estatura y 120 kg de peso, ya demostraba un gran deterioro, con constantes lesiones en rodillas, espalda, rodillas y sus tormentosas lesiones en el antebrazo izquierdo (recordar que fue el lugar de la fractura, que se infectaría y le obligaría a intervenirse en cuatro ocasiones en menos de siete meses, entre 2012 y 2013).

En su posición, hay pocos jugadores que fueran tan decisivos. A lo largo de 115 juegos de temporada regular (solo jugó completas las primeras dos temporadas) realizó 521 recepciones, para 7,861 yardas y 79 TD. En postemporada recibió 81 pases (18 en apariciones de Super Bowl), 1,163 yardas y 12 anotaciones.

Su último partido, el Super Bowl LIII, lo ganó aportando 6 recepciones y 87 yardas.

Robert James Gronkowski será recordado por décadas como una de las piezas fundamentales en la gran maquinaria de la dinastía de los Patriots. Lo recordaremos inmenso, con ese brazo casi biónico que protegía y le daba una imagen aún más temeraria. Su imagen entrando a la zona de anotación, azotando con brutalidad el ovoide en el suelo, será la que nos quede fresca por siempre.

Un gran ídolo se despide. Futuro miembro del Salón de la Fama, y uno de los mejores de su posición (yo lo pongo a la par de Tony Gonzalez), se retira cargado con logros, sufrimiento y un final muy feliz. Gran carrera, breve, pero legendaria para el inigualable Gronk.

@adrian_ibelles

También lea: Hasta luego, Santiago | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

“Muerte en Venecia”, Post Neorrealista | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Siguiente Nota

Asesinaron al periodista Omar Iván Camacho en Sinaloa