Estado

San Luis Potosí, un pantano para el sector empresarial

La inseguridad y la corrupción son señalados como principales fallas en el estado

Por La Orquesta

 

San Luis Potosí se encuentra en una zona geográfica privilegiada en lo que se refiere a su potencial como centro de inversión y de negocios. Su posición, a medio camino entre la Ciudad de México y Estados Unidos, vuelve al estado un sitio clave en cualquier cadena de producción. Sin embargo, una serie de situaciones han dificultado la explosión como eje articulador del comercio en México. Entre los obstáculos se que han acentuado en los últimos años destacan dos en particular: la inseguridad y la corrupción. Dos aspectos que si bien no han minado del todo el desarrollo, sí que son pendientes que hacen indispensable una revisión de la infraestructura gubernamental con el fin de potencializar la vertiente económica de la entidad.

 

LA CORRUPCIÓN

Para dar cuenta de la perspectiva entre el empresariado, basta echar un vistazo a algunos informes. Por ejemplo, un 36.9 por ciento de los socios de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) han sufrido de corrupción en trámites públicos durante el último año en San Luis Potosí, esto de acuerdo al estudio Data Coparmex. Se trata de un punto negativo que ha debilitado la confianza empresarial y un lastre del que el gobierno del estado no se ha logrado deshacer.

En mayo de 2016, dentro de su primer año de gestión, Juan Manuel Carreras había prometido acabar con dicha problemática. “Estamos con tanto esquema que se está realizando y tanto con que nos tenemos que comprometer, que lo que estamos haciendo es reducirlo, es casi imposible preverlo. Pero en el caso de San Luis, en todos los niveles de gobierno es un compromiso para que cualquier acto de corrupción sea eliminado en todos los niveles de la administración pública”.

Hasta el momento, la eliminación de la corrupción no ha sido posible y de hecho se ha ampliado de manera sostenida en altos y bajos niveles, desde el Congreso hasta las oficinas donde se realizan trámites burocráticos.

El ambiente generalizado de descomposición institucional quedó patente en la última Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) del Inegi, en donde San Luis Potosí, ya por encima de la media, entró de lleno en el top 10 de estados de la república con mayor percepción de frecuencia en corrupción. Del puesto 24 que se encontraba en 2014, pasó al lugar 9. De acuerdo a ese mismo informe, la corrupción es el factor que inhibe de manera más pronunciada el buen clima de negocios, lo cual viene derivado de índices provenientes del Foro Económico Mundial.

Para un gobierno como el de San Luis Potosí que ante distintas problemáticas (que van de la inseguridad a un transporte público deficiente) ha tenido en el crecimiento económico un argumento de defensa, el malestar de los empresarios y la percepción de corrupción dentro del estado son un foco de alerta, en especial si se toma en consideración que es vital tener un positivo ambiente de negocios para atraer inversión nacional y extranjera.

DESENCANTO EMPRESARIAL

De acuerdo al ya mencionado estudio Data Coparmex, solo el 31.1 por ciento de socios aprueban la gestión del gobierno carrerista. Que dos tercios de los afiliados no brinden su respaldo habla de una fractura y distanciamiento entre la administración pública y los inversores, estos últimos descentivados ya entre una atmósfera corrompida y asfixiante en exceso.

Hay otro dato que es de llamar la atención. Se trata del ránking Doing Business 2018 del Banco Mundial, donde San Luis Potosí apareció en el puesto 8 a nivel nacional en facilidad para aprender un negocio. Dicha posición, sin dudas positiva, se cae al analizar otra cifra ofrecida a continuación por ese mismo índice: San Luis Potosí ocupa el lugar 24 a nivel nacional en cumplimiento de contratos, una categoría que mide “el tiempo y el costo para resolver una disputa comercial a través de un tribunal de primera instancia local, así como el índice sobre la calidad de los procesos judiciales, el cual evalúa si cada una de las economías ha adoptado una serie de buenas prácticas que promueven la calidad y la eficiencia en el sistema judicial”. Es decir, algo se pierde en el camino para los inversores. Con el paso del tiempo van encontrando trabas y complicaciones de distintos tipos que acaban por desinflar el entusiasmo de su capital.

ENTRE LO BUENO Y LO MALO

La tasa de crecimiento anual de la actividad económica en el sector formal es de 3.0 por ciento en San Luis Potosí, por encima de la media nacional que es de apenas un 1.2 por ciento. En días pasados, gobierno del estado presumió que San Luis Potosí ocupa el cuarto lugar nacional que recibe la mayor Inversión Extranjera Directa de origen alemana; una apuesta que al día de hoy representa el 12.7 por ciento del total de los capitales extranjeros acumulados por la entidad

De acuerdo a la Secretaría de Desarrollo Económico, en San Luis Potosí se encuentran instaladas 28 empresas manufacturas  de origen alemán, principalmente del sector automotriz que en conjunto generan alrededor de 16 mil 500 empleos directos, una cifra notable. Sin embargo, el rezago todavía es pronunciado, toda vez que aún el 30.1 por ciento de la población ocupada carece de un empleo formal y de ingresos suficientes para cubrir la línea de bienestar, lo anterior de acuerdo a las cifras de la propia Coparmex.

Otro factor a considerar es la Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas (ENCRIGE) del Inegi, cuyo último informe presentado, indica que San Luis Potosí está por encima de la media nacional en el número de casos donde el marco regulatorio representó un obstáculo para el logro de sus objetivos de negocios. La referencia es importante ya que dicho análisis encapsula una serie de parámetros para que dan cuenta de la situación: Cumplimiento de contratos, Evaluación de Servicios públicos básicos y de infraestructura, Experiencias con trámites, pagos y solicitudes de servicios y Percepción y experiencias de corrupción.

LA VULNERABILIDAD DE LAS PEQUEÑAS y MEDIANAS EMPRESAS

La adversidad no es solo para los grandes capitales (que a fin de cuenta encuentran forma de sortearla), sino que se ceba contra otro motor importante, el de los inversores modestos que con pequeñas y medianas empresas intentan encontrar un modo honesto de vida. El año pasado La Orquesta reportó que el robo a negocios aumentó más de 200 por ciento, mientras que con violencia, el incremento fue de 361 por ciento. Al riesgo que supone invertir un capital, hay que sumar la vulnerabilidad de la que no se salvan, sobre todo ellos, quienes se encuentran dentro de los márgenes de la ley.

En lo que se refiere a la vida nocturna, los antros y bares también se han visto expuestos a ataques por parte de la delincuencia, alguno de ellos de gravedad. En el periodo de un año entre enero de 2017 a enero de 2018 se reportaron al menos 15 ataques contra centros nocturnos en la capital potosina de acuerdo a lo registrado por la prensa local. El más delicado de ellos fue el realizado contra el Kharma Club, ocurrido el 26 de noviembre de 2017 en la calle Nereo Rodríguez Barragán, que dejó un saldo de dos personas fallecidas en una dinámica de violencia que no cesa. El lunes de esta semana un antro llamado Holly en la carretera San Luis Potosí-Rioverde fue baleado con el resultado de al menos tres heridos.

***

Entre corrupción y el ambiente de creciente inseguridad, el panorama en San Luis Potosí se encuentra en un punto clave que requiere una atención a varios niveles; la figura empresarial, a la que también hay que exigir cumplimiento de leyes y obligaciones, es uno de los impulsos de la economía y empleo de cualquier sociedad. Apuntalar una atención cercana a ellos es, por tanto, queda como una prioridad para el gobierno potosino.

También recomendamos: #SinAlbur | Dedazo en el PAN para elegir a candidatos

Nota Anterior

Gil Zuarth pide licencia al Senado... para dar clases en el ITAM

Siguiente Nota

#QueSiempreNo | Tekmol se reincorporará a su cargo como diputado