De México, política y otros sones

Sale Chong, entra Nuño | Columna de Edgar Santillana 

De México, política y otros sones

El río suena y suena fuerte, cada día que pasa aumenta la tensión respecto a las presidenciales de 2018, toda la atención está puesta en los suspirantes, y quienes más han llamado la atención en los últimos días son los del tricolor, en donde cada vez se refuerza más la idea de que el niño SEP será el abanderado.

En este espacio hemos hablado de la razones que nos encaminan a creer firmemente que será el Secretario Aurelio, quien se vista de verde, blanco y rojo para competir por la Presidencia de la República en 2018, y esta semana tenemos una más que agregar.

Y es que el pasado viernes, el Presidente Enrique Peña Nieto, convocó a una reunión de gabinete que dio mucho qué pensar y de qué hablar. Al parecer vendrán cambios en el Gabinete Federal para antes de que el mes de agosto termine, y hay uno que, de confirmarse, estaría terminando con los rumores y destapando al verdadero presidenciable del partido en el poder.

Se trata del ingreso de Aurelio Nuño Mayer como titular de la Segob, moviendo a su vez al actual Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a la SEDESOL. Esto no solo terminaría por confirmar el apoyo del Presidente al jóven Nuño para su futura candidatura, sino que estaría recortando ampliamente las oportunidades y posibilidades del chino Chong, quien a principios de la administración, y hasta hace poco tiempo, se mantenía como puntero de los priistas que pudieran suceder a Peña.

Y es que Osorio Chong fue un compañero leal e inseparable de Don Enrique desde el comienzo de todo, además de su experiencia y trayectoria. Sin embargo, al parecer Nuño supo bien ganarse el aprecio y favoritismo del Presidente, su cercanía comenzó cuando el ahora titular de la SEP estaba al frente de la jefatura de la Oficina de la Presidencia. Más aún como Secretario de Educación Pública, donde desde su nombramiento, Don Enrique pudo observar resultados en una de sus reformas, la educativa, con el logro de la correcta aplicación de la evaluación magisterial, el “estate quieto” a los revoltosos de la CNTE, y la reciente implementación del Nuevo Modelo Educativo.

Las cosas tal cual son, Nuño no ganó las oportunidades que se le presentan hoy por su cara bonita, acumuló suficientes méritos para ganarse el cobijo de Enrique como su favorito para que sea su sucesor, lo hizo como dijera la canción “pasito a pasito, suave, suavecito”, porque al parecer nadie se percató de ello ni lo veía venir.

Pero el Secretario Aurelio aún tiene pendientes en la SEP, que deberá resolver antes de abandonar el despacho de la educación, si no quiere que se conviertan en fantasmas que lo persigan en su muy posible candidatura, como el asunto de los maestros de Oaxaca que aún no está del todo resuelto.

Además del Presidente, Don Aurelio tiene ya el apoyo de fuertes personalidades políticas, entre los que destacan dos ex colaboradores, y operadores, del expresidente Carlos Salinas de Gortari. Por su parte, Meade ya se perfila como quien ocupe la gubernatura del Banco de México, en cuanto Agustín Carstens la deje el 30 de noviembre.

¿Ya la cachó? Con Osorio fuera de la Segob, sus posibilidades se desvanecen y con Meade persiguiendo el Banco de México, Don Aurelio tiene el camino libre para contender por el PRI en 2018. El único de los que habíamos colocado aquí como posible presidenciable, que pudiera seguir en la lucha, sería el ex rector Narro, pero no nos engañemos, frente a Nuño, lo mejor será que lo apoye y asegurar un lugar en el próximo gabinete.

Las piezas se movieron, algunas se descartaron, y hay una que se mueve a paso firme y decidido hacia Los Pinos. Habrá que esperar la confirmación de cada versión y teoría, pero desde ahora está claro, ya le tocó al nieto, y ahora viene otro niño.

@Santillana_Edg 

 

También recomendamos: Culpa del gobierno y de todos | Columna de Édgar Santillana

Nota Anterior

El caso de Noel Gallagher | Columna de Carlos López Medrano

Siguiente Nota

Pago de Ford: Demasiado bueno para ser verdad | Columna de Jorge Saldaña