#4 TiemposColumna de Héctor MoránDeportes

¿Sale caro el 2×1? | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

Van pasadas nueve jornadas en el Ascenso MX y nuestro querido Atlético de San Luis no ve para dónde está jalando. Ya va un año y meses de que empezó esta aventura madrileña en extierras del Rey Luis IX de Francia, y como en anteriores escritos les he contado, los ahora rojiblancos no encuentran el rumbo, pero de absolutamente nada, ni del triunfo, pero cierto es que tampoco del fracaso. Simplemente se encuentra el barco de la navegación en mar abierto, sin rumbo, sin tener quién los guíe, pero cierto es que tampoco pareciera que tuvieran muchas ganas de llegar a algún lugar.

Después del cierre de torneo pasado, en donde se llegó a la jornada 10 con todo perdido, pero con la llegada de “San” Poncho Sosa se trazó el rumbo de la victoria, solo un ligero tropiezo dejó fuera a los nuestros de la liguilla, pero dejaba ver un próximo torneo muy prometedor. Ese torneo llegó y seguimos esperando esas últimas jornadas en donde se pudo hilar hasta seis juegos sin derrota y con un Alfonso Lastras más temible que nunca, tanto que hasta le pesó a Pachuca en aquel juego con triunfo de último minuto. Pero pareciera que los buenos tiempos se quedaron en el pasado.

Es cierto que el equipo está mejor que nunca si comparamos los números desde la llegada del Atlético de Madrid, pero aún no se ve ni una pizca de posibilidad en que se logre el objetivo en el torneo, el título, solo ese es el objetivo, algo más es fracaso y ellos lo saben (digo, son los que invierten dinero), pero pareciera que siguen subestimando a la liga aun después de ya un año de fracasos. ¿No me creen? Hay que fijarnos en los refuerzos europeos, parece que se trajeron la sobra de la sobra, no algo realmente importante o mínimo a alguien que le pongan de prueba el venir a México para luego saltar a Primera con el “Atleti”.

Ian González, Cadete y Borja González vienen de jugar en la 3era división de España. Matías Catalán de la segunda de Argentina, que es como una 3era división, ya ven que allá tienen 26 equipos en primera. Pedro Álvarez y Leandro Torres vienen desde tierras desconocidas, el primero de la liga de Tailandia y el segundo desde Bielorrusia… ¿estos son la clase de refuerzos que se traen para ascender a la Primera División?  

Es verdad que las divisiones inferiores de Europa son mucho más competitivas que las de acá, pero cuando llegó el presidente del Atlético de Madrid prometió un pronto ascenso, hasta se pensó que para lograrlo de una manera más rápida y fácil, se iban a anunciar la llegada de jugadores del primer equipo del Atleti, tampoco a Griezmann y compañía, obvio no, pero alguien que tuviera muy pocos minutos en el equipo o algún joven con talento para ir a disputar unos minutos en primera, pero antes tener minutos en México, algo como el caso de Unai Bilbao, que viene del primer equipo del Athletic de Bilbao a jugar al equipo, pero pareciera que buscan el ascenso desde un rezo y una veladora encendida, porque mientras los otros equipos (los líderes), vienen con jugadores ya probados en la Liga MX o con varios campeonatos en la división de plata, el Atlético de San Luis se refuerza con jugadores de la liga de Tombuctú.

No sé si sea malinchismo, desconocimiento de la liga o falta en la parte alta del organigrama del equipo, porque el año pasado vinieron extranjeros que no sirvieron, ahora se renueva la baraja de foráneos y vemos que nos venden atole con el dedo (excepto Ibáñez), pero eso sí, con boletos más caros que el año pasado, superando a algunos de los equipos de Primera.

Si van a venir a hacer negocio digan, no hay problema, yo como aficionado seguiré pagando el boleto, pero si vienen a decir que seremos Reyes de América actúen como verdaderos conquistadores y no pongan pretextos de que las canchas ajenas del Ascenso, en donde el promedio es de 3 mil aficionados, les terminan pesando, y la cancha local, el Lastras, en donde más de 10 mil se dan cita para verlos triunfar, no impone.

Digan bien a qué estamos jugando, porque están abriendo heridas que un 2×1 no pueden sanar.   

 

@H_Moraan

También lea: ¿Por qué Rocky sigue vigente después de casi medio siglo? | Columna de Héctor Morán

 

Nota Anterior

The crime exceeded the perception of insecurity in SLP

Siguiente Nota

365 días de matrimonio | Columna de Dalia García