DeportesRusia 2018

#Rusia2018 | Modric y Mandzukic: la acrobacia

Nadie se ha desgastado tanto por la victoria como Croacia en este Mundial

Por Carlos López Medrano

Croacia llegó fundida a la semifinal contra Inglaterra y fue ahí donde sacó la mejor versión de sí misma, lo cual le permitirá jugar contra Francia por la corona absoluta de Rusia 2018. La proeza llegó impulsada por la adversidad. Kieran Trippier puso un fuerte golpe en la mesa con un gol de tiro libre al minuto 5’, mismo que puso a los británicos con el mejor panorama posible. Croacia venía de jugar dos eliminatorias que se habían extendido por más de 120 minutos, por lo que tener que remontar se presentaba como una misión de extrema dificultad frente a un equipo de la Rosa que mostraba juventud, determinación y ligereza.

En cualquier caso la nave balcánica no solo no se hundió, sino que se creció ante la penuria, demostrando que estaban hechos de una pasta especial. Inglaterra intentó imponer su ritmo y sin embargo nunca logró aniquilar a la ola que tenía enfrente. Los croatas resistían y aguardaban por su momento, el cual finalmente llegó en el minuto 68’ cuando Perisic, que dio el partido de su vida, aprovechó un centro para meter el gol del empate. Ahí donde otros se hubiera arrugado, él metió la pierna y luchó hasta el último centímetro de esperanza que había. Este punto dio paso a lo mejor del partido.

El último cuarto fue un auténtico duelo a cara de perro entre dos equipos que lucharon con todo lo que les quedaba. La estampa fue inspiradora y se encuentra ya en la historia del deporte. Se dio el fenómeno de dos países que, además de ganar, estaban motivados por la idea de no perder. Por razones distintas, tanto croatas como ingleses vienen pueblos que llevan muy marcada la implicación de la derrota, lo que nadie en el terreno de juego estaba dispuesto a asumir.

Pese al cansancio, los croatas pelearon por el honor. Quisieron demostrar que su país, de apenas 4 millones de habitantes, pero de un gran legado tumultuoso propio de un pueblo cuyo destino se traza hace más de mil años, eran capaces de competirle a uno de los grandes imperios de la historia de la humanidad. Lograrlo fue posible gracias a la conjunción de tres astros como lo son Rakitic, Modric (posiblemente un top 15 de los mejores futbolistas de todos los tiempos) y Mandzukic, quien de manera especial se crece en episodios de bravura insólita. Fue precisamente él quien dio el gol del triunfo a Croacia en el tiempo extra.

Inglaterra intentó remontar: tuvo tiempo y disposición, pero las piernas ya pesaban y del otro lado había un conjunto que estaba emocionado e instalado de lleno en la hazaña que les correspondía. Ahora, con un día menos de descanso a cuestas, y con 90 minutos más de juego, se enfrentarán a los franceses. Si los croatas quieren ser campeones no les bastará con jugar bien ni darlo todo. Directamente tendrán que ponerse en modo Leyenda. Y lo mejor es que son capaces de hacerlo. Lo han demostrado en todo el Mundial.

También lee: #Rusia2018 | Vatreni; el fuego croata se enciende para la final del mundial

Nota Anterior

Eliminan dinero para gestorías y Desfassiux enfurece: "¡váyanse al carajo!"

Siguiente Nota

(AUDIO) “¿Por qué son tan culos?”, extorsiona Bautista a funcionario de Rioverde