DeportesDestacadasRusia 2018

#Rusia2018 | Francia es una fiesta

Les Bleus se alzaron como campeones del mundo tras vencer a Croacia en la final de Rusia 2018

Por: Carlos López Medrano

La selección francesa llegó a la cima del mundo tras vencer 4-2 a Croacia en la final de Rusia 2018. El partido fue un acontecimiento difícil de explicar; los croatas iniciaron de manera potente e intentaron imponer su juego. Fueron laboriosos, atrevidos y disciplinados. Pero del otro lado tenían a una máquina que podía derrumbar cualquier monumento sin pasar a la tercera marcha.

A eso había que sumar decisiones arbitrales polémicas y el cansancio físico, lo cual dio por consecuencia  un resultado contundente. Los golpes dados en el equipo galo llegaron en los momentos más precisos, aquellos que derrumbarían las aspiraciones de cualquier cuadro… excepto el de los croatas, que pese a todo, incluso cuando iban 4-1 abajo, lucharon con el mismo corazón que guardaron desde el primer minuto del Mundial.

La presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, abraza a Luka Modric tras lograr el subcampeonato

Croacia logró ganarse a la afición de los cinco continentes porque plantó cara y compensó una serie de limitaciones con un espíritu guerrero que durante los primeros 20 minutos puso en aprietos a los jóvenes franceses, mismos que acabaron por imponerse, como en actuaciones anteriores, una vez que se vieron necesitados de cumplir con su responsabilidad. Ese fue el mayor atributo del conjunto dirigido por Didier Deschamps, la capacidad para solventar cualquier reto a base de un talento natural. Durante toda la competencia dio la impresión de que los franceses ni siquiera tenían que esforzarse, fueron rácanos incluso, sin embargo les bastaba con espabilar por unos segundos para colapsar al contrario, los ilusos que apelaban a dar el partido de sus vidas como medio para conseguir el triunfo. Se podría decir que el destino fue cruel con los balcánicos (el futbol, de nuevo, tan parecido a la vida misma). Un autogol del gran Mandzukic (propiciado por un tiro libre que no se debió marcar) y un gol de penal cobrado por Griezmann fueron una losa que ni los rambos croatas pudieron componer.

Francia se fue invicta y eso es suficiente para desmontar a cualquiera que busque escatimar un solo gramo de sus méritos. Aunque se diga fácil, Mbappé, Griezmann, Pogba, Kante, Matuidi y compañía han logrado establecerse en la gloria, un éxito que por su juventud, promete convertirse en una fiesta prolongada, una verdadera belle époque.

@Bigmaud

También lee: #Rusia2018 | El día que el príncipe se convirtió en rey

Nota Anterior

El Papa no participará en reuniones por la paz en México: Vaticano

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 16 de julio para SLP