DeportesRusia 2018

#Rusia2018 | De cómo Japón olvidó “el camino del guerrero”

El equipo del sol naciente clasificó como segundo lugar del Grupo H por criterio de desempate por fair play con Senegal

Por: Sebastián Escorza

Por primera vez en lo que va de Rusia 2018, la FIFA tuvo que acudir al criterio de desempate por fair play para definir la clasificación a octavos de final, pues al final de la tercera jornada del Grupo H, Japón y Senegal habían obtenido los mismos puntos, además de empatar con diferencia de goles, goles anotados y encuentro directo.

Debido a que Japón tuvo menos tarjetas amarillas que Senegal durante la fase de grupos, los nipones clasificaron como segundos de grupo, por detrás de Colombia que se llevó el liderato tras ganarle a Polonia y a Senegal en este último encuentro.

Resulta curioso que la escuadra asiática clasificara a octavos de final a través del juego limpio, cuando los últimos 10 minutos del partido entre Japón y Polonia demostraron todo menos eso… fair play.

Los Samuráis Azules, en Rusia 2018, olvidaron el bushidō, es decir, el código ético al cual los samuráis entregaban sus vidas, y que les exigía conducirse con lealtad y honor hasta la muerte. Quien fallara en mantener su honor, tenía que pagar con su vida.

Originalmente, el Camino del Guerrero se compone de siete virtudes: justicia, coraje, compasión, respeto, honestidad, honor y lealtad. En la Arena Volgogrado, los once samuráis en el campo, en complicidad con un equipo polaco que ya no se jugaba nada en el mundial, olvidaron lo deportivo.

Habrá quien diga que trasladar este código a la cancha resulta exagerado, pero mientras Japón y Polonia se dedicaban a pasear el esférico para hacer tiempo, en otro punto del país, en la Arena Samara, Los Leones de la Teranga dejaron todo en la cancha para hacer la hombrada y llegar a los octavos de final de la justa mundialista.

Mientras tanto, en Volgogrado, la afición se acabó en abucheos hacia los celestes, pues de una manera u otra, conseguían su clasificación desde la comodidad del mediocampo, sin llegadas, sin coraje, sin respeto y sin honor.

¿Debería la FIFA sancionar esta clase de conducta? Si bien, atendiendo al reglamento, los equipos no están incurriendo en alguna falta, resulta increíble pensar que en el máximo torneo de selecciones se vea esta forma de juego que los mismos aficionados reprueban y que va en detrimento del esfuerzo de otros seleccionados que verdaderamente pelean por un lugar en la siguiente ronda.

Ahora, esos once “guerreros” vestidos de azul se enfrentarán en octavos de final a Inglaterra o a Bélgica, dependiendo del resultado, y esperemos, por todos aquellos que nos apasiona este deporte, que en esta ocasión gane el futbol.

 

También lee: #Rusia2018 | ¡Vamos México! ¡Sí se puede!

Nota Anterior

Diez días, dos polos | Columna de El Mojado

Siguiente Nota

Morena podría ser sancionado por INE por usar fideicomisos para damnificados