#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

Respuestas rápidas sobre el Interapas | Columna de Jorge Saldaña

Tercera Llamada

 

Culto Público, hoy le traigo esta pequeña guía de respuestas rápidas a preguntas frecuentes respecto a la crisis financiera y política que enfrenta el Organismo Metropolitano de agua potable, al que todos conocemos como Interapas.

El tema es de primer orden. En la capital nos podrán reventar las llantas y la paciencia con los baches, darnos de dolores de cabeza con la inseguridad, revolvernos el estómago con la deficiencia en los servicios, pero cuando falte el agua (más de lo que ya hace falta en muchas colonias) y cuando la escasez sea generalizada, el estallido social no se deja esperar.

Creo que incluso es a esa desestabilización, o al riesgo inminente de la misma, a la que le apuestan las autoridades para conseguir lo que quieren. En pocas palabras es un chantaje social sin precedentes. Usar una necesidad vital y derecho inalienable al agua con fines mezquinos simplemente no tiene nombre.

Mire usted, desde el año 2010, el Interapas está comprometido financieramente con el banco Banorte derivado de un decreto (563) en el que se autorizó al organismo a garantizar los pagos de un crédito con la recaudación bimestral de las cuotas comerciales, industriales y domésticas de los casi 400 mil potosinos a los que nos llega recibo.

Es decir que gran parte de ese dinero que usted y yo vamos y pagamos a las cajas de Interapas en San Luis, Soledad y Cerro de San Pedro, va a parar a una sola cuenta que está ligada al banco. De ahí el banco se cobra mes con mes la misma cantidad de la que se haya dispuesto para pagar las obras de El Realito, el acueducto y los metros cúbicos de agua que manda la presa (no las que se reciben o se consumen, que cabe mencionar es por debajo del 40 por ciento de lo que en teoría podría llegar) y que en promedio son entre 12 y 20 millones de pesos al mes.

Así, desde el 2010 y hasta marzo del 2019, el Interapas depositó en esa cuenta el dinero de los potosinos para que el banco se cobrase, pero resulta Culto Público que un día, el pasado 5 de marzo, no se depositó ni un peso en esa cuenta, y como era de esperarse, el banco empezó a cobrar.

 

Aquí empiezan las preguntas frecuentes y respuestas rápidas para comprender mejor.

¿Por qué de un mes para otro no pudo cobrar el banco?

-La única explicación posible es que, por instrucciones de la autoridad, el dinero de la recaudación haya cambiado de destino, es decir, dejaron de depositar en la cuenta ligada al crédito y el dinero –se supone- debe estar en otra institución financiera.

 

¿Quién o quiénes podrían autorizar cambiar el dinero de cuenta para que el banco ya no pudiera hacer los cobros?

-Los únicos con esa capacidad son el alcalde de la capital y presidente de la junta de gobierno del organismo, Xavier Nava Palacios, o el director del mismo, Ricardo Purata.

 

Pero, ¿Se tiene o no se tiene el dinero para pagar?

-El alcalde asegura que el Interapas cayó en situación de impago porque ya no tiene dinero para seguir pagando las mensualidades al banco, sin embargo suena imposible de creer que de pronto los 372 mil contribuyentes hubieran dejado de pagar de un solo golpe. El dinero se recibió, pero no se depositó en la cuenta de la que se cobra el banco.

 

El alcalde asegura que durante más de tres años, la administración anterior “dejó de pagar” y por eso se “quebró” al Interapas ¿Es cierto?

-Es cierto solamente en parte. El ayuntamiento capitalino, durante varias administraciones, dejó de pagar el agua que consume al Interapas, y lo mismo hace el gobierno de Xavier Nava, que no presupuestó los pagos al organismo simplemente porque no están contemplados en la ley de egresos. A la fecha, ni San Luis, ni Soledad ni Cerro de San Pedro se han puesto al corriente con sus adeudos al Interapas.

 

¿Por eso se “quebró” financieramente al organismo y se dejó de pagar?

-Eso es falso, una cosa es la deuda de los municipios con Interapas, y otra es el compromiso del Interapas con el Banco. Si el alcalde dice que la administración anterior no pagó el crédito es cierto, pero es porque no tenía por qué pagarlo, ni el anterior alcalde, ni él, tienen ese compromiso directo de pago.

 

¿Qué pasa si Interapas deja de pagar el crédito?

-Ya se dejó de pagar. El Interapas ya no está pagando las mensualidades al banco desde el pasado 5 de marzo. Lo que sigue es que el banco cobre tanto al organismo como a sus “avales” del crédito, que en este caso son los ayuntamientos de San Luis, Soledad y Cerro de San Pedro.

 

¿Y si tampoco pagan?

-No es un proceso simple, el banco hará sus cobros tanto a la parte deudora como a los avales, pero de no recibir respuesta puede acudir a las “garantías” que en este caso son las participaciones (recursos) federales de los tres municipios.

 

¿En cuánto tiempo afectaría el banco a las participaciones federales?

-El procedimiento jurídico para que eso ocurra puede tardar meses. Mientras tanto, el dinero recaudado se va sumando en una cuenta que nadie sabe cuál es y quién la maneja.

 

Mientras tanto, ¿dónde está el dinero que pagan los contribuyentes por su recibo?

-Nadie sabe. Ni el director del Interapas ni el alcalde han podido explicar el asunto.

 

¿Eso es legal?

-No. Si bien tienen autoridad sobre la administración del Organismo, no pueden cambiar el destino de los recursos cuando estos están comprometidos, podría catalogarse ésta decisión como un desvío, pues nadie sabe qué uso se le está dando a los 20 millones de pesos mensuales.

 

¿Por qué haría algo así el alcalde, que es tan bueno?

-No es tan bueno, ni tan honesto. De todo el proceso está enterado así como de sus consecuencias. El objetivo no es otro que “asustar” tanto a los ciudadanos como a las autoridades estatales y federales con la quiebra del organismo o la pérdida de recursos públicos.

 

¿Para qué?

-La Zona Metropolitana no se puede quedar sin agua. El estallido social sería inminente y ningún nivel de gobierno permitirá que un caso extremo de escasez se presente. La autoridad buscaría, otra vez, pero ahora con la amenaza del desabasto de su lado, que los diputados aumenten en un 40 por ciento las tarifas o el gobierno federal o estatal “rescaten” financieramente al municipio ya sea inyectando recursos provenientes de una deuda o asignando presupuesto fresco que le permita al Interpas cumplir con el servicio y al mismo tiempo con sus compromisos financieros.

 

¿Es entonces un chantaje?

-Podría ser. Parece chantaje, camina como chantaje y grazna como chantaje… aunque podría ser pato…

 

Pero el alcalde dice que sí va a pagar, pero que paguen primero los otros municipios…

-Eso dice el alcalde pero no tiene sentido lo que dice. No importa quién “pague” primero, una cosa es la deuda de cada ayuntamiento, y otra muy distinta el compromiso financiero de Interapas con el banco.

Seguramente ayudaría mucho contar con los recursos de los tres municipios sin importar quién paga primero o quién paga después. El orden de los factores no altera el producto.

 

¿Tengo que seguir pagando el recibo aunque el Interapas no esté pagando al banco?

Sí, Culto Público, tiene que pagar su recibo aunque no tenga agua o aunque se esté gestando un montaje social para que se haga la voluntad del presidente municipal de San Luis Potosí.

Hasta aquí por ahora, Culto Público. No se me olvida la lista de los inmuebles que el presidente municipal quiere subastar. Cada vez estoy más cerca de compartirla con usted.

 

@jfsh007

 

También lee: Van cuatro muertes maternas en SLP durante 2019

Nota Anterior

Van cuatro muertes maternas en SLP durante 2019

Siguiente Nota

Identidades de hombres homosexuales | Columna de Paúl Ibarra