Serendipia

Rentar en SLP, casi imposible | Columna de Víctor Hernández

 

Por Víctor Hernández 

SERENDIPIA.

La vida en México puede ser muy emocionante y relativamente fácil, eso es lo que decimos todos cuando nos preguntan sobre el estilo de vida que tenemos, sin embargo esta situación es muy subjetiva al momento de comparar el estilo de vida con otros países.

Por ejemplo, el transporte público puede tener diferentes precios en el mismo país dependiendo de la zona y de la infraestructura local, además de los convenios que se tengan con los concesionarios en relación a la normativa existente en la ciudad de que se trate, en el caso de México y específicamente de San Luis Potosí, evidentemente este asunto es tan complejo por las deficiencias en la normativa como los intereses de las personas que otorgan las concesiones, aún así, considero que el transporte público local es relativamente barato dadas las condiciones.

Pero el título de este texto hace referencia a la búsqueda de un lugar para vivir en esta ciudad, cosa que pude comprobar en los últimos 3 meses, es muy difícil. Esta situación no es porque no existan opciones de vivienda para alquiler, más bien se trata de las incoherencias en torno a lo económico.

Le comparto, estimado lector, que recientemente decidí abandonar el nido familiar, no se asuste, no soy tan viejo como parezco, así que creo estar en tiempo. La búsqueda comenzó a través de las principales páginas de inmobiliarias en la entidad, ahí me encontré con el primer conflicto, el sueldo. Según los datos de la página OCC, los potosinos profesionistas contamos con un sueldo promedio de 8 mil pesos mensuales por lo que son pocas las opciones de vivienda que permitan sobrevivir con un sueldo de ese tipo.

En mi caso, busco un lugar que incluya servicios y que esté amueblado, sin contar con que pueda llegar fácilmente a mi trabajo, lo sé, parecen exigencias lógicas, sin embargo, aquellos lugares que las complen, salen demasiado caros y para un potosino promedio es imposible vivir en un lugar así.

Mi segunda opción, la que ha sido más entretenida, fue buscar en los grupos especializados en redes sociales, en estos se puede encontrar de todo, aparentemente son más personalizados ya que algunos de los administradores tienen una serie de reglas para poder publicar, en el mejor de los casos, se encuentran ofertas serias y supervisadas, pero desafortunadamente en la mayoría de los casos, hay ofertas que caen en lo absurdo.

Una característica bastante estresante de estas páginas de renta y venta de propiedades en redes sociales es el famoso “puntito para que no se pierda mi publicación”, francamente ese puntito no sirve de nada y hasta el momento no le encuentro sentido alguno, creo que solo fomenta la flojera de aquellos que publican una vez y no lo vuelven a hacer como si todos los posibles compradores supieran que existe una publicación, este medio tiene la desventaja de las redes sociales, la información caduca demasiado rápido así que hay que monitorear constantemente, además que existen vendedores muy graciosos que exageran en la privacidad de su información, aunque su objetivo es vender, aparentemente las características, precios, medios de contacto y demás datos son tan importantes que deben ser tratados por “inbox”.

Mi tercera opción, la más decepcionante, fue caminar por las calles cercanas a mi trabajo para “ver qué encuentro”, la mayoría de los departamentos en San Luis Potosí (que siempre están en renta) tienen precios que superan los 10 mil pesos por mes y pueden llegar hasta más de 25 mil pesos, eso significa que la persona que los rente deberá tener ingresos de al menos el doble de ese monto para poder sobrevivir en esos espacios “de lujo”.

Honestamente, creo que los potosinos, o por lo menos el promedio, no estamos en condiciones de vivir con las exigencias de los renteros locales, probablemente sea necesario reducir los precios de estas viviendas ya que de lo contrario seguirán disponibles por mucho tiempo.

Otro aspecto de esta problemática es precisamente el conjunto de factores que propician este estilo de vida tan cara en la capital potosina, por ejemplo, una gran cantidad de viviendas antiguas, han sido derrumbadas para ser convertidas en espacios de departamentos, pequeñas plazas comerciales o en pequeñas casas en un terreno fraccionado, esto se da por algo muy simple, San Luis Potosí es un lugar caro y con sueldos bajos, la gente busca sacar dinero de donde pueda para tener una vida digna.

Lo invito, querido lector, a que reflexione sobre esta situación, que juntos busquemos exigir a las autoridades mejores condiciones de vida, servicios más accesibles y sueldos más altos, mejores medios de transporte y mucho mejores vialidades, todo eso afecta a la calidad de vida de cualquier ciudad o país y de paso, si sabe de un lugar bueno, bonito y barato, me avisa. Puntito para que no se pierda este texto.

Nota Anterior

Soy inocente y no el único extorsionado por Flores y Cía., truena Crispín

Siguiente Nota

Gustavo Barrera López: Genio y figura | Artículo de Joel Hernández Vázquez