Columna de Héctor MoránDeportes

El rayo de Jamaica dice adiós | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

¿Y si les contara que vivimos en una era en donde los grandes héroes existen? La actual es una época en donde el mundo del cómic ha vuelto a estar de moda. Leer, ver y disfrutar de ellos es de interés público, pero el que los héroes vivan entre nosotros es algo que también sucede.

El sábado 5 de agosto dijo adiós a las pistas el hombre más veloz que ha pisado este planeta. Usain Bolt, a sus casi 31 años, corrió por última vez la prueba maestra del atletismo: los 100 metros planos. El Estadio Olímpico de Londres fue la sede de esta gran fiesta (nuevo estadio del West Ham, en donde jugará Chicharito), pero esta fiesta, desde el inicio, no pintaba nada bien.

Ese mismo día, en la mañana, Bolt fue superado en las semifinales por el estadounidense Christian Coleman, pero por su buen tiempo pasó a la final sin ningún problema. Para mí fue algo escalofriante ver al velocista jamaiquino ser vencido, aunque fiel a su estilo lanzaba una sonrisa confiada a todos sus fans que lo seguían alrededor del globo, para dejarnos entrever que lo bueno iba a pasar más tarde, pero no fue así.

Entre abucheos, mentadas de madre y uno que otro insulto racista, Justin Gatlin venció al héroe. Lo venció apenas por 3 centésimas, pero también lo derrotó a pesar de su historia (la de Gatlin), una historia manchada por el escándalo del dopaje. Por eso los insultos de los presentes, pero el peor insulto vino desde la presidencia de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, ya que Sebastian Coe mencionó ante la prensa que en la carrera de despedida de Bolt saliera victorioso una persona con doble sanción por doping no era el “guión ideal”.

Bolt fue derrotado, pero con una historia ya hecha. Triunfó Gatlin con un tiempo de 9.93, pero no destronó el récord de Bolt de 9.58 hecho en Berlín, con el cual revolucionó nuevamente el atletismo; algo parecido como lo que hizo Jim Hines en 1968, cuando se convirtió en el primer hombre en romper la barrera de los 10 segundos en los 100 metros planos. Por eso Bolt es único en la historia, hasta que llegue otro hombre y logre romper ese mítico tiempo. Ese día parece lejos.

@H_dmgz

También recomendamos: “No lo hagas Ney”, te lo pedía el futbol | Columna de Héctor Morán

Previous post

Fitch mejora la perspectiva crediticia del municipio 

Next post

De vuelta a la escuela | Columna de Adrián Ibelles