Tercera Llamada

Radiografía contra la corrupción | Columna de Jorge Saldaña    

Tercera llamada

Ya se veía venir. El río está revuelto y es cuando se acercan por su ganancia los pescadores. Es cierto, algunos de buena fe, otros de regular esperanza y otros de la peor calaña.

¿Quién es por fin el llamado Frente Ciudadano Anticorrupción? (Ojo, no se atrevieron a ponerle Frente Cívico, porque equivaldría a evocar al del navismo, al valiente grupo que derrocó y puso de cabeza a los grupos que hoy se sienten dueños de esa bandera) la memoria local es más corta que la de la simpática pececilla Dory.

Es cierto, estamos hasta la madre. Es cierto, el llamado videoescándalo o la “ecuación de la corrupción” ofendió a todos a los que estuvimos expuestos al mismo nivel, pero no todos los que hoy “revientan” tienen los mismos intereses.

No dudo, Culto Público, que haya habido ciudadanos libres que empujados por el hartazgo generalizado hayan acudido ayer, otra vez como en Valles al Congreso del Estado, no obstante, también se dejaron ver todas las piezas de un tablero que debe entenderse en al menos tres dimensiones.

¿Qué esperaban los diputados de esta sesión si en la anterior en la llamada “puerta grande” de la Huasteca” permitieron que se suspendiera la sesión ordinaria?

En la imaginación colectiva de los buenos, malos y peores brincó la idea: “es el momento, ahorita podemos reventar lo que sea”… y lo hicieron y lo seguirán haciendo, convirtiendo ésto en el motor de la peor crisis política de la historia.

Manuel Barrera Guillén

Cualquier pretexto es bueno, unos gritaban para que pidieran licencia los diputados, cosa que ya se había pactado desde la semana pasada y que sin el uso de la tribuna ayer no hubiera sido posible oficializarlo.

Bueno, si ya pidieron licencia 3 de los 4 involucrados, pues falta el cuarto y hay que gritarle que se vaya, y cuando se vaya Barrera, alguien pedirá que se vaya Josefina, y alguien exigirá que se expulse a Vera, y fuera éste alguien se sentirá con el mismo derecho de pedir la licencia de algún otro diputado y ahí hasta la renuncia del gobernador. La bola de nieve ya empezó a dar vueltas.

Primero que se quiten el fuero para que puedan enfrentar a la justicia. Excelente, pero la propuesta, literalmente como la piden, está durmiendo el sueño de los justos y sin poder sesionar, no podrá ver la luz del periódico oficial.

Que sean los ciudadanos los que elijan al Fiscal Anticorrupción e integre como primeros expedientes el de los exdiputados (nótese que ya no piden lo mismo para el auditor Superior del Estado). Excelente propuesta también, pero no se puede lograr sin que antes voten los legisladores los últimos y más importantes artículos de la Ley Anticorrupción y mucho menos habrá Fiscal si no se tienen 18 votos a favor de la misma iniciativa.

Que se cancele Panavi, de acuerdo, pero no ocurrió en el Congreso que estaba calificando la posibilidad legal de la ampliación del término del contrato y que no necesariamente significaba ello una obligación a cumplir por el Ayuntamiento libre y soberano de la capital del Estado.

Panavi

Cabildo anuncia la cancelación del contrato con Panavi

La cancelación vino de donde tenía que venir, es decir del propio Cabildo y la explicación es muy sencilla, simplemente si los diputados en este momento no tienen mayor credibilidad que una moneda de a 3 con 50, mucho menos iban a tener la confianza ciudadana para aprobar o reprobar en su caso la calificación que solicitó el gobierno capitalino. Cualquier desenlace sobre el tema en este momento, se hubiera venido a menos al estar manchado por el sello de la duda y la vergüenza que ahora ponen los legisladores a cualquier cosa que tocan.

Así las cosas, la fracción del PRD del cabildo prefirió bajar la propuesta del Legislativo y de plano tumbar el contrato con la multimencionada Panavi, acción que además le quita una carga económica al municipio por 15 años (existe la creencia que la “aprobación” se trataba de una especie de contratación de deuda y que el gobierno de Gallardo hubiera obtenido como por arte de magia mil 500 millones de pesos cuando la realidad era todo lo contrario, es decir una deuda permanente para Gallardo y venideras administraciones).

Ya si les logran ganar en juicio a Panavi las penalizaciones, será harina de otro costal. Mientras tanto el Gallardismo se quitó esa monserga de encima porque además, en el revoltijo actual, la dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, mandó hacer, a través de Reporte Índigo, un material que liga de la manera más forzada y manipuladora el momento de crisis con el gobierno capitalino, para agarrar así, en el río revuelto, a su pescado candidato Xavier Nava a la presidencia municipal de SLP el próximo año.

Entre tanto, los motivos del Frente Ciudadano firmado por algunas cámaras empresariales de gran prestigio, junto a otras asociaciones que ni en su casa las conocen, se ha quedado impreso para dar validez comunitaria a cualquier linchamiento y petición, irónicamente ilegal.

Y es que pareciera que basta que un número importante de personas exija, sin vehículos ni ordenamientos jurídicos y legales, lo que le pegue en gana para que cualquiera de los tres poderes, funcionario, maestro o policía tenga que obedecer a una turba iracunda por el poder que se han tomado sintiendo el tibio respaldo de otro grupo de poder aún más grande acostumbrado a cumplir sus caprichos a su más puro antojo.

Manifestantes en la sesión del Congreso

Con esta crisis política (ya dejó de ser meramente legislativa) vino la oportunidad perfecta para ellos que quieren usar un “Frente Cívico” en contra de las instituciones, aunque se les olvida que al original Frente Cívico de los 90 tanto atacaron y casi destruyeron motivados por sus ansias de acceso a la política oficial alejada del sentir ciudadano. No es lo mismo la gimnasia que la magnesia aunque se parezca el nombre.

Sobre los mercenarios (eso son, no se hagan) disfrazados de comerciantes, a esos les vale cualquier motivo y -nadie lo dude- se sienten además dueños, padres, y fundadores del Frente Ciudadano. Sienten que los gritos desaforados contra los enemigos de sus patrones y patrocinadores, son suficientes para que lo que exigen sea legal.

Hay otros movimientos, esos sí, mucho más ciudadanos y coherentes, que también están en pie de lucha y más motivados que nunca porque al fin fueron escuchados y sus iniciativas “prendieron”. A ellos nuestra mayor admiración y respeto. Ojalá que no se “avoracen” no se “vuelen” ni “engolosinen” porque si el amor por San Luis es auténtico, es momento de mejorar instituciones, más que de destruirlas.

Las manifestaciones de taxistas, la inseguridad, las renuncias en la ASE, y los conflictos del Congreso, están siendo aprovechados por muchos y diversos intereses. Son caldo de cultivo tanto para la vacuna, como para la epidemia.

Ojalá que esta crisis que vivimos levante un poquito la vara de la calidad de los representantes y funcionarios que tenemos, pero transitemos dentro del Estado de Derecho. A veces el camino del cambio se parece al de la anarquía… y viceversa.

Bemoles

La salida de Oscar Bautista no es más que el tamaño del miedo que el llamado “Cochiloco” tuvo a la próxima venida del dirigente nacional priista, Enrique Ochoa, que le dio a escoger a Bautista una licencia tal como la solicitó o una corrida pública.

Por otro lado la licencia de Manuel Barrera toca otros códigos, pues es el poder ejecutivo lanzando al presidente del legislativo. Ahí simplemente no se puede y hay acuerdos no escritos de no intervención. En términos ajedrecísticos, el Partido Verde Nacional ya puso en el tablero la torre frente a la torre y ni quién se mueva. Si el gobernador atenta contra Barrera, allá en México reactivan el juicio político contra el gobernador en el peor momento de su administración, por lo tanto nadie parpadea.

 

También recomendamos: El Frente de papel | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Los Platillos presenta: El Barbón foodtruck y el gusto por comer de pie

Siguiente Nota

#Crónica | La vergüenza de San Luis