Columna de Óscar Esquivel

¿Quién provoca el caos? o ¿ya estaba? | Columna de Óscar Esquivel

Cambiar la historia se puede.

Por Óscar Esquivel
Caminante369@yahoo.com

Teoría del caos, existen un sinnúmero de análisis sociológicos, filosóficos, tesis y hasta posturas de psicología de como vemos el futuro viviendo el presente inmerso en un caos, el escritor Manuel Vicent describe haciendo una reflexión, sobre qué hubiera sucedido si a Adolfo Hitler, en su clases de pintura tomadas en la academia de Bellas Artes de Viena, el profesor de arte en vez de destruir y denostar la pintura realizada por el entonces estudiante, hubiera sido más condescendiente mostrándole un mejor camino para mejorar, probablemente no hubieran muerto 60 millones de personas en la segunda guerra mundial. “Según la teoría del caos, una acción sutil como el vuelo de una mariposa puede desencadenar una catástrofe en cualquier lugar del planeta, pero también un acto irrelevante es capaz de salvar de una gran hecatombe a toda una nación”.


Si Don Porfirio Díaz como estadista de 30 años en el poder, con un colmillo retorcido como político, hubiera estrechado la mano y escuchando sentados en alguna cantina de la Ciudad de México a los hermanos Magón, Madero, Villa, Zapata, la Revolución Mexicana habría pasado como pacífica y no, un millón de muertos que dejo por el país, además un movimiento que pareciera fracasado, donde los herederos del poder no han sabido mantener lazos con las personas o grupos quienes reclaman justicia social y no solo con ellos, con sus allegados, los periodistas, la crítica, la intelectualidad y todo aquel progresista, prefieren el disimulo, a ofrecer la mano y los oídos para saber cómo y dónde están parados.


“Algún día llegarán al poder hombres de honor, de moralidad y de conciencia; algún día serán cumplidas las promesas. El pueblo cree… el pueblo espera… no hagamos ilusoria su postrera esperanza”. Ponciano Arriaga, potosino, pensador y luchador social, abogado, creador de la procuraduría de los pobres. Estas palabras son ondas, profundas cuando se trata de tener a los mejores hombres en el poder, protestan juramento de hacer guardar
 leyes, respetar las soberanía, y ejercer el poder con decoro, eficiencia y lealtad al pueblo que los eligió ¿dónde están?

esquivel
Aquí mismo, en nuestro estado, el poder se le otorgó a un hombre, al gobernador constitucional del estado y ¿que se ha hecho? fragmentar el gobierno, primero entre los cercanos, les dio manga ancha para hacer de su coto de poder lo que quieran y deseen, tres o cuatro que le hablan al oído distorsionando la verdad, después, poder amplio a sus
compromisos, aquellos que le ayudaron a llegar en los diversos cargos públicos en el pasado. En la historia presente… lealtad a su antecesor, no se puede administrar en caos con decisiones equívocas desde el inicio de la administración.


Queda de manifiesto la intromisión de grupos políticos en las grandes decisiones del actual gobernador, que han llevado a un malestar ciudadano, la consigna, desmantelar la poca esperanza que queda soñando, tener representantes autónomos en las diferentes áreas de justicia, desde el nombramiento, casi golpe de estado del procurador, hoy fiscal general a modo, y digo casi golpe de estado porque ninguna voz del Congreso se opuso.


La reciente ratificación de los magistrados para ocupar por cuatro años adicionales en sus cargos dentro del Tribunal Estatal de Justicia Administrativa, en clara fragancia a la ley, pero sobre todo, perdonarle a Marcelo de los Santos sus tropelías en multas por casi 8 mil millones de pesos, “apoyados por la mano que mece la cuna”.


Se esperan los nombramientos del fiscal Anticorrupción y fiscal para delitos electorales, apostaría que las ternas siempre tendrán un sello de algún grupo a quien se le verá comprometido a pagarles.


Queriendo ser un poco objetivo, en días pasados se armó un alboroto porque comenzó a circular que el PRI nacional quería remover a tres gobernadores, entre ellos el potosino.


La justificación: serían poco rentables para las elecciones del 2018 por los temas de ingobernabilidad y la inseguridad. En esa objetividad creo que Juan Manuel Carreras puede dar un viraje de 180 grados en la administración. Primero dejar de pensar que debe todo y a todos hay que pagarles, no sé qué, pero hay que pagar a como de lugar; segundo, dejar de pensar en solo administrar el caos y proponer soluciones conjuntas, en su eslogan “prosperemos juntos” lleva una connotación muy singular, prosperar es ir adelante, dejar atrás los vicios y hacer cosas nuevas y novedosas, no como hace 25 años, prosperar es mejorar en todos los sentidos, salud, educación, seguridad, poder estar en la posibilidad de generar empleos de calidad y dejar de vender al estado como maquilador.


Juntos, la otra palabra que debería ser la mejor tomada, hombro a hombro, ciudadanos con gobierno, cada quien su trabajo, para en ese momento alcanzar la prosperidad deseada. Al no hacerlo así, entonces creo estar equivocado y dejar que el destino le llegue y tenga que dar cuentas, momentos de decisiones, definiciones políticas traerán huracanes o vientos suaves… del gobernador depende.


No destruyamos lo que nos queda, con solo mirar dónde vivimos es justo soñar con un estado, una ciudad de paz y prosperando.

Nos saludamos pronto.

Nota Anterior

Unidad de Bioensayos de SLP, primera en el país en detectar este año presencia de zika

Siguiente Nota

Grandes voces triunfaron en la Noche de Oro del Unicanto 2017