#4 TiemposColumna de Enrique Domínguez Gutiérrez

¿Quién es Nestora Salgado? | Columna de Enrique Domínguez

Cuentas claras

El pasado 20 de Mayo, en pleno debate José Antonio Meade, candidato a la presidencia por la coalición “Todos por México”, hizo una declaración llamando “secuestradora” a Nestora Salgado, una mención calumniosa y deleznable, generando con ello la exposición mediática de una persona que a lo largo de los años ha defendido con valentía la integridad de Olinalá y municipios aledaños en el estado de Guerrero a través de la policía comunitaria.

Ella ahora es candidata al Senado de la República por la vía plurinominal. Una representación que vele por los oprimidos y quienes viven en un completo deterioro en todos los ámbitos será vital.

En cuanto a su candidatura, Lorenzo Córdova, presidente del INE, señaló: “El INE revisó los requisitos de elegibilidad de todos los candidatos federales. Quien hoy tiene un registro es que ha pasado esa criba de legalidad de requisitos”.

Cuestionado sobre el proceso penal que presuntamente aún enfrenta la candidata de Morena, comentó que la suspensión de los derechos políticos de un mexicano opera cuando hay una sentencia ejecutoria que lo ordene o cuando hay una detención física que le impide hacer campaña, de acuerdo con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Nestora Salgado García es una defensora de derechos humanos y lideresa indígena del estado de Guerrero, donde ha trabajado por la protección de los derechos de los pueblos indígenas y, en particular, por su derecho a la autodeterminación.

“Antes de su arresto en 2013, la defensora de derechos humanos lideraba la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias: Policía Comunitaria (CRAC-PC) en el municipio de Olinalá, Guerrero. La policía comunitaria fue organizada y liderada por Nestora en un esfuerzo por combatir el incremento de violencia, ataques, corrupción política y violaciones de los derechos de los pueblos indígena. El gobernador de Guerrero había prometido apoyar a la policía comunitaria, antes de decidir eliminarla en noviembre de 2014”, reza un artículo de la Asociación para los Derechos de las Mujeres y el Desarrollo.

 

Nestora Salgado y el candidato Andrés Manuel López Obrador

“Nestora fue ilegal y arbitrariamente detenida el 21 de agosto de 2013 bajo los cargos falsos de secuestro agravado. Los cargos se originan de acciones tomadas por la defensora de derechos humanos en consonancia con su papel y deberes como integrante de la CRAC-PC”, dice también el artículo de la Asociación para los Derechos de las Mujeres y el Desarrollo que fue tomado para el presente texto.

“El 28 de enero de 2015, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió medidas cautelares en favor de Nestora Salgado. En su decisión, la CIDH consideró la fragilidad de la situación enfrentada por la defensora de derechos humanos en la prisión federal de máxima seguridad en Nayarit, así como los riesgos a su vida e integridad personal. La defensora de derechos humanos informó que no obtuvo la atención médica adecuada por el dolor crónico que padece hasta la fecha, como resultado de un accidente de coche sufrido previamente; y que estuvo sometida a malos tratos en el periodo en que se encontraba detenida”, continúa el artículo de la Asociación para los Derechos de las Mujeres y el Desarrollo.

La Asociación para los Derechos de las Mujeres y el Desarrollo añade que “Debido al fracaso del Estado en cumplir con las medidas cautelares emitidas por la CIDH, la defensora de derechos humanos empezó una huelga de hambre en mayo de 2015, resultando en un grave deterioro de su estado de salud”.

“El 29 de mayo de 2015, ya siendo declarada inocente de delincuencia organizada (el único delito federal en su contra), Nestora Salgado fue trasladada al Reclusorio Femenil de Santa Martha Acatitla, en la Ciudad de México, y luego fue enviada a la Torre médica de Tepepan, para que fuera atendida por un padecimiento de columna”, dice un artículo de Verificado.MX.

“Tres jueces de Guerrero determinaron su inocencia ante las acusaciones por los delitos que se le imputaron y, tras dos años y siete meses presa, Nestora Salgado fue liberada el 18 de marzo de 2016”, establece también el artículo de Verificado.MX.

Por otra parte, de acuerdo a la publicación de la revista Gatopardo, Leonel Rivero, abogado de Nestora Salgado dijo a Verificado 2018 que la exlideresa enfrentó siete procesos penales. De éstos, cinco están concluidos: el de delincuencia organizada y cuatro más por secuestro. En todos los casos fue declarada inocente. Los dos restantes siguen abiertos, explicó, porque el Ministerio Público interpuso dos recursos de apelación, en 2016, contra su liberación. Leonel Rivero, abogado de Salgado, dijo que “ya han pasado prácticamente dos años y no se han podido celebrar ni las audiencias (para concluir los procesos) porque, según las autoridades, ha sido imposible notificar a las víctimas”.

La defensa asegura que Salgado García no tiene ninguna orden de aprehensión pendiente. “La única manera en que pudiera revertirse esta situación es que dichas apelaciones sean declaradas procedentes, y aún en ese caso, el Ministerio Público no solicitaría nuevamente la aprehensión, ya que Nestora Salgado podría pelear esas resoluciones con un amparo indirecto e incluso podría contar con el recurso de revisión”.

Mientras Salgado García no sea detenida puede ser candidata y también senadora, así lo afirma Arturo Espinosa, director de Estrategia Electoral y especialista en derecho electoral. “De acuerdo con el artículo 38 fracción II de la Constitución Política advierte que los derechos electorales se suspenden por “estar sujetos a proceso criminal”, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ha interpretado que los derechos se suspenden hasta que las personas estén privadas de la libertad.

La calumnia, la exposición ante medios, difamando e intentando satanizar a una persona, resulta vil y despreciable, es una arbitrariedad lo que José Antonio Meade señaló en el pasado debate del 20 de mayo pasado, generando incluso riesgo a la integridad de Nestora Salgado y su familia.

El uso de los medios y las redes sociales deberá estar regida por una capacidad de análisis y posibles consecuencias.

También recomendamos: La verdad de la reforma energética | Columna de Enrique Domínguez

Nota Anterior

No llores, Karius | Columna de Adrián Ibelles

Siguiente Nota

El mayor fraude de la historia o… renacer del (de los) México(s) Profundo(s)* | Columna de Jorge Ramírez Pardo