#4 TiemposDesde mi clóset

¿Qué es la PrEP, y por qué es viable en San Luis Potosí? | Columna de Paúl Ibarra

Desde mi clóset


En la actualidad, la prevención del VIH está atravesando por un proceso de evolución que le permite a la ciudadanía tener una visión distinta de esta pandemia. La evidencia científica ha demostrado que el sida es una enfermedad crónico-degenerativa. Por lo que la esperanza de vida es como la de cualquier persona con un estilo de vida promedio.

En este sentido, la Profilaxis Pre Exposición, es un mecanismo probado, que, si se lleva a cabo con disciplina, tiene una efectividad total. Este es un medicamento que se consume sin tener el Virus de Inmunodeficiencia Humana. Luego de un treinta días de constante tratamiento, un individuo que se expone al VIH, tiene casi nulas posibilidades de adquirirlo.

Es importante señalar que una cosa es la exposición al virus, y otra llegar a adquirirlo. Por lo que este procedimiento profiláctico es una herramienta fundamental en la prevención combinada en diversos países del mundo. En México, existen algunos programas piloto, que están por dar cuenta de la viabilidad de la herramienta preventiva.

Al respecto, en San Luis Potosí, las autoridades sanitarias aún no han planificado la realización de un programa piloto que permita conocer el comportamiento de los hombres que tienen sexo con otros hombres, frente a este sistema de prevención. Sin embargo, durante 2018, la organización civil Red Diversificadores Sociales, llevó a cabo un estudio relativo a conocer la factibilidad de implementar un dispositivo como la PrEP en la zona metropolitana de San Luis Potosí.

Los datos indican que, de una muestra de 309 usuarios de los servicios del Centro de Detección, el 79.3% afirman que si estuviera disponible de forma gratuita, estarían dispuestos a tomar PrEP diariamente para reducir la probabilidad de contraer VIH. Sólo un 12% mostró una negativa para el uso de esta método profiláctico, y el 6.8% se mostró indeciso.

La importancia de generar acciones para el cambio de comportamiento es fundamental para reducir la brecha de transmisión del virus que provoca el sida. Es por ello que el uso de métodos preventivos de barrera es básico. Ya que, además de nulificar la exposición al VIH, reduce significativamente la transmisión de otras infecciones de transmisión sexual. Al respecto, la población objetivo se mostró activa al uso del condón, aun y con la ingesta de PrEP, ya que, del total, un 40% usaría condón de manera constante. Y sólo un 16% considera que usaría menos el condón si estuviera tomando las pastillas de PrEP.

Con base en los resultados del estudio, es factible que la Secretaría de Salud Estatal proyecte la implementación de un programa piloto, que, en coordinación con la sociedad civil, facilite el acceso a este mecanismo preventivo. Esto debido a que la infección por VIH no termina de controlarse. Ya que por lo menos un 30% de la población que tiene el virus no lo sabe, lo que potencia la posibilidad de nuevos casos. Es por ello que la prevención combinada es fundamental. La educación entre pares, el acceso a insumos como condones y lubricantes de calidad, la realización periódica de pruebas de detección y el acompañamiento, son herramientas básicas para lograr el 90-90-90.

 

También lea: Estigmas y VIH, 30 años de lucha constante | Columna de Paúl Ibarra  

Nota Anterior

¿Este año es el bueno? Leyendas de Cruz Azul opinan

Siguiente Nota

Grupo criminal robó caja fuerte en gasera de la Zona Industrial en SLP